Tell Magazine

Columnas » Presta Oído

EDICIÓN | Diciembre 2015

La Voz

Por Marcelo Contreras
La Voz

La memoria popular antepone los nombres de Elvis Presley, The Beatles o Michael Jackson como los mayores artistas del siglo XX, pero es Frank Sinatra, nacido exactamente hace un siglo, el 12 de diciembre de 1915 en Hoboken, New Jersey, quien impuso antes una serie de hitos y marcas a imitar. Sinatra fue la primera estrella pop adolescente tal como hoy todavía comprendemos esa figura, capaz de embelesar un auditorio completo y, a la vez, enloquecerlo con su presencia. En el momento preciso dio el salto al cine y casi simultáneamente la prensa comenzó a seguir su vida privada. Los tabloides pasaron del amor al odio rápidamente. No le perdonaban que en plena II Guerra Mundial no fuera enlistado, aun cuando había una razón médica de peso, con uno de sus tímpanos perforados desde nacimiento.

Así como era la máxima estrella del entretenimiento estadounidense a mediados de los cuarenta, a fines de esa década había caído en el olvido. No vendía discos y sus películas fracasaban. Fue entonces que Sinatra encarnó el sueño americano: en medio del abatimiento, aprovechó una oportunidad única, como fue hacerse con uno de los roles del best seller De aquí a la eternidad (1953). No solo ganó el Oscar a mejor actor secundario, sino que impulsó un segundo aire en su carrera musical. Sus grabaciones para el sello Capitol en los años cincuenta se consideran como su mejor periodo, cuando logró acuñar una manera perfecta de combinar grandes orquestaciones, sus influencias jazz, y una capacidad interpretativa sobrecogedora. Sinatra cantaba historias de fácil identificación, con romances tormentosos, y una sensación de soledad permanente.

Todo lo que hizo después, incluyendo sus vinculaciones como el mundo político y el crimen organizado, sus campañas humanitarias antes que fuera una moda en Hollywood, y sus tempranas y fuertes convicciones sobre la tolerancia y el respeto racial, le convirtieron en un símbolo de lo que se puede conseguir cuando el talento y la determinación se conjugan.

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación3+3+4   =