Tell Magazine

Columnas » Brújula Porteña

EDICIÓN | Julio 2013

Perros, gatos, ratones y termitas

Por Carolina Arias Salgado, info@bazarlapasion.cl
Perros, gatos, ratones y termitas
Creo que de animales les he escrito un par de veces, recuerdo que hace meses les conté de Angela, una enfermera universitaria jubilada media burguesa que invierte toda su pensión en alimentar y cuidar perros.
Es que el tema de los animales en Valparaíso es mucho más que un tema en sí. Conozco personas que no visitan el puerto porque las calles están llenas de sus desechos por decirlo de manera elegante.
 
Estoy de acuerdo con que resulta algo desagradable manchar la suela de los zapatos. Pero convengamos que tampoco es terrible. Hace unas semanas una gringa se enamoró de un quiltro y a través de una increíble operación rastrillo, logró dar con el afortunado y ahora Chili Dog vive feliz moviendo la cola en Seattle, Estados Unidos. Historias como esas, en Valparaíso no son tan extrañas. Los porteños han aprendido a habitar en conjunto. Y a estas alturas los perros, gatos, ratones y termitas son tan patrimoniales como la arquitectura. Estos dos últimos muy a nuestro pesar; mención aparte, las colonias de termitas subterráneas que probablemente bajaron camufladas de algún navío español y, literalmente, colonizaron el subsuelo de Valparaíso.
 
Les cuento esto porque hace unos días leí en varios medios digitales, sobre la ordenanza municipal de Santiago que prohíbe alimentar animales callejeros so pena de doscientos mil pesos. What? Entiendo que todo aquel que posea una mascota tiene el deber de cuidarla y mantenerla en las mejores condiciones, es bastante lógico. Parte de la ordenanza habla de la “Protección y tenencia responsable de mascotas y animales de compañía” El no cumplir con el cuidado de animales propios me parece absolutamente multable, pero de ahí a sancionar por compartir el churrasco... Cruzo los dedos para que el alcalde porteño no se ilumine con la iniciativa santiaguina. Resulta que acá en Valpo (como le decimos) nos dedicamos a apadrinar animales.
 
Subiendo por la calle Ecuador en dirección hacia los cementerios y la ex cárcel, vivía Copito, sé que es un nombre más de conejo que de perro, pero cuando lo conocí ya tenía ese nombre. Copito, un perro del mundo por su variedad de razas, vivió desde cachorro en la misma calle, no tenía casa con techo, pero si un colchón de dos plazas y varias frazadas que eran cambiadas un par de veces al año. Era amo y señor del barrio, conocía a la perfección los pasos de cada uno de sus amigos de dos patas. Hace un par de semanas murió de viejo y su colchón fue remplazado por una foto gigante de Copito, donde además se leen los agradecimientos por tantos años de amor. También les puedo hablar de Julio, otro amigo que murió hace poco, Julio tenía Facebook, incluso fue candidato a alcalde, su deceso fue conocido en todos los diarios locales.
 
Valparaíso no es patrimonio solo por su arquitectura, Valparaíso es patrimonio por su idiosincrasia, porque tenemos una manera específica de vivir el día. Por la manera en que todos nos mezclamos y mimetizamos. Tenemos plagas de todo. Me encantaría que llegara un flautista y se llevara a los ratones y termitas. Pero como me dijo alguna vez la Ángela, uno no adopta a los animales, ellos te adoptan. Tengo varios padres.
 

Otras Columnas

Voy adelante
Presta Oído
Viejito paga más
Presta Oído
Casino Municipal Patrimonio y sustento de Viña del Mar
Archivo Histórico
Viva Chile
Nicolás Larrain
Vértigo
Cine Paralelo
Unas ricas vacaciones de invierno en Chile
Rodrigo Barañao
Poesía haiku y minimalismo japonés
Asia Dónde Vamos
La bella Italia
Look Urbano
Blanco en Invierno
Look Urbano
George Harrison: Living in the material world
Especial Inmobiliario
Los Puentes de Madison
Especial Inmobiliario
Leer
Monocitas
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación1+2+3   =