Tell Magazine

Columnas » Código Mujer

EDICIÓN | Julio 2013

SIDA... esa aterradora enfermedad

Por Karen Montalva, directora de codigomujer.com
SIDA... esa aterradora enfermedad

Hoy, no escuchamos mucho acerca del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), pero no porque lo ignoremos, deja de existir. 

Esta enfermedad sigue ahí, sigue presente, silenciosa. Una historia de anónimo dolor sigue escribiéndose para quienes la padecen. A este mundo me introdujo Annabella Arredondo Paz, describiéndome el escenario del SIDA hace dos décadas, cuando crecía como una enfermedad emergente: “me tocó ver muchísima discriminación y agresividad hacia los enfermos. la sociedad los apartaba cruelmente; eso me marcó...” recuerda.
 
Despedidos de sus trabajos, expulsados de sus vecindarios, rechazados por sus amigos... madres contagiadas por causa de los hábitos sexuales de sus parejas, ellas y los niños que han concebido con SIDA... enfrentando su realidad, solas, aisladas, sufriendo en silencio...
 
“En estos veinte años he visto que la discriminación ha disminuido, pero no ha desaparecido...”, señala hoy con pesar.
 
¿Qué fuerte, no?, qué triste y qué difícil tener que luchar con su enfermedad y como si fuera poco, con la fuerza de nuestra discriminación como sociedad. Quizás muchas de nosotras hemos observado situaciones de necesidad extrema, hemos sentido el sufrimiento de otros y se nos ha apretado el corazón... sin embargo y tomando en cuenta que como mujeres no nos es difícil empatizar con el dolor de otros, no puedo dejar de preguntar y preguntarme... ¿cuánto de este sentimiento se queda en sentimiento y cuánto se transforma en compromiso social real?, ¿cuánto se transforma en determinación por hacer algo por alguien que necesita?, ¿cuánto se transforma en agenda concreta para ayudar desinteresadamente a un otro?
 
Vivimos en un sistema en el que prima la preocupación y ocupación por el ‘yo’. Una sociedad que premia nuestro desempeño individual. Pareciera ser que el gran el foco y la urgencia está puesta el ‘lograr’ en ‘alcanzar’, pero nunca en el ‘dar’ y en el ‘contribuir’.
 
Definitivamente creo que tenemos tarea pendiente. No basta con conmo- vernos, con impactarnos y con comentar las necesidades y carencias. No basta con diagnosticar el problema, publicar socialmente nuestras opiniones y aun proponer soluciones, si no vamos a ser parte de las manos que ayudan, parte de quienes se movilizan mas allá de una publicación de ciento cuarenta caracteres, dejando tiempo concreto para servir.
 
Y sí, debo reconocer que conocer de la maravillosa vida y legado de Annabella Arredondo fue como un examen espontáneo a mi conciencia, un claro y delicado test a mi agenda social.
 

Otras Columnas

Voy adelante
Presta Oído
Viejito paga más
Presta Oído
Casino Municipal Patrimonio y sustento de Viña del Mar
Archivo Histórico
Viva Chile
Nicolás Larrain
Vértigo
Cine Paralelo
Unas ricas vacaciones de invierno en Chile
Rodrigo Barañao
Poesía haiku y minimalismo japonés
Asia Dónde Vamos
La bella Italia
Look Urbano
Blanco en Invierno
Look Urbano
George Harrison: Living in the material world
Especial Inmobiliario
Los Puentes de Madison
Especial Inmobiliario
Perros, gatos, ratones y termitas
Brújula Porteña
Leer
Monocitas
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación9+9+7   =