Tell Magazine

Entrevistas » Especial Colegios 2013

EDICIÓN | Junio 2013

Terror on line

Cyberbullying
Terror on line
Celulares con cámara, tablets, smartphones y notebooks son solo algunas de las “armas” que utilizan los ciberacosadores para atosigar y humillar a sus víctimas. En su mayoría niños y adolescentes que no superan los quince años, y que apoyados por sitios como Facebook, Youtube y WhatsApp sacan toda su agresividad. Un peligro latente que ha extendido el temido bullying de las aulas a la comodidad del hogar.
 

por María Inés Manzo C. / Ilustración María de los Ángeles Pradenas M.

El caso de Megan Meier es impactante, una niña de tan solo trece años de Missouri, Estados Unidos, quien se colgó en su habitación tras tener una fuerte discusión con un “novio falso” de MySpace. El novio, supuestamente de dieciséis años, había sido inventado por Lori Drew (48), una vecina que trataba de vengarse de las ofensas que Megan había dicho contra su propia hija. Megan y la hija de Lori Drew habían sido mejores amigas por años, hasta que se pelearon y se ofendieron mutuamente en su escuela y por Internet. En ese momento, el falso novio comenzó a enviar mensajes de alto calibre a Megan: “todos te odian y el mundo sería mucho mejor sin ti”, eran los diálogos más suaves que circulaban por la red.
 
Como esta historia, son muchos los casos de cyberbullying que ocurren diariamente en el mundo, una mala moda que se ha expandido entre niños, adolescente e incluso adultos que disfrutan dañando a sus compañeros de colegio, universidad o trabajo. Lo peor es que nadie está lejano a ello, y podría pasarle a un hijo o a un ser cercano. En octubre del año pasado, como muchos recordarán, una joven estudiante de catorce años se lanzó al vacío desde el séptimo piso de un edificio en Viña del Mar; afortunadamente cayó sobre un transeúnte, pero todo indica que fue una nueva víctima del ciberacoso. ¿De qué se trata esta horrible tendencia?, ¿es lo mismo que el bullying? Pablo De La Cerda, psicólogo y director del Centro de Atención Profesional de la Universidad Santo Tomás, Viña del Mar, nos explicó acerca del tema:
 
“El cyberbullying es el acoso, la amenaza y el generar situaciones que avergüencen a otros en el contexto de las telecomunicaciones y las redes sociales (tales como Facebook, Twitter, Youtube, mensajería de texto, mails u otros), que se da generalmente entre menores de edad. Por lo tanto, la principal diferencia entre el ciberbullying y el bullying radica en los valores y forma de acosar a la víctima. El primero se hace a espaldas de los otros, sin dejar huellas de quién fue, lo que ha permitido que se desarrollen actitudes más cobardes y desleales como suplantar la identidad. Resguarda a los agresores y genera que la gente que no se atrevía a molestar directamente ahora lo haga. Por eso cuando sufres bullying, puedes defenderte y muchas veces sabes quién te lo está haciendo. Si te rayan o rompen tus cosas puedes tener testigos o descubrir al agresor”, enfatiza el experto.
 
Según un estudio de Criteria Research para VTR (2010), donde se entrevistó a 1.365 estudiantes entre séptimo básico y cuarto medio, la violencia escolar es un fenómeno transversal a colegios, géneros y edades. Asimismo, revela que las agresiones son, en su gran mayoría verbales (sicológicas), y en menor medida físicas, aunque estas últimas llegan a extremos de mucha gravedad. Como una prolongación natural para las actuales generaciones altamente digitalizadas, las agresiones que comienzan en un entorno físico se extienden al ciberespacio, de manera que bullying y ciberbullying son fenómenos que se presentan de manera conjunta.
 
FUNDACIÓN PUNTO
 
Otro caso que revolucionó a los medios de comunicación fue la triste historia de la canadiense Amanda Todd, quien el 2012, y con tan solo catorce años, decidió poner fin a su vida, porque no aguantó más el acoso por Internet. Todo inició en lo que se suponía era una inocente sesión de chat y webcam con desconocidos, donde la elogiaban por su apariencia física. El problema es que uno de ellos, un sujeto de treinta y cuatro años, la convenció de hacer un topless y luego comenzó a chantajearla con propagar sus fotos desnuda.
 
En poco tiempo, la imagen estaba circulando en Internet y Todd tuvo que cambiarse de casa con su familia. Un año más tarde, el mismo sujeto creó un Facebook, con la foto del topless de Amanda de perfil, y la propagó por sus nuevos compañeros de escuela que empezaron a atacarla y burlarse. Después de varios incidentes (que incluyeron golpizas y otra nueva escuela), como un grito desesperado de ayuda publicó un video de nueve minutos en Youtube titulado My Story: struggling, bullying, suicide and self harm (Mi historia: lucha, acoso e intimidación, suicidio y automutilación), que narraba con unas tarjetas lo que le había pasado. Pero la ayuda nunca llegó y Amanda no aguantó la severa depresión que vivía.
 
Conmovido al conocer esta historia, el chileno Juan Goñi creó la Fundación Punto (www.fpunto.org), una organización sin fines de lucro que busca “juntar a profesionales, amigos, conocidos que tengan la misma pasión: nuestros hijos y la tecnología”, donde una de sus tareas es detener y educar acerca del ciberbullying, tanto a hijos, padres y profesores a través de importante material audiovisual y charlas.
 
Radicado hace diez años en Seattle, cuenta con un equipo de profesionales, tanto en Chile como en Estados Unidos, que están trabajando para tener representantes de la fundación en todo Latinoamérica. Especialista en el área digital, Goñi trabaja en una de las empresas de software más grandes del mundo, pero es su rol de padre el que lo motivó, junto a su esposa, a iniciar esta importante tarea.
 
“El acceso a Internet en Estados Unidos es parte de la canasta básica, el gran riesgo es que hoy no solo está el computador conectado, sino que Internet está en todos lados: en los teléfonos, los televisores, hasta en los Nintendo. El acceso que tienen los niños es tan grande que es imposible prohibírselos, es parte de nuestras vidas. Es un cambio social sumamente importante, porque pasamos de ver a un niño agresivo que en el patio del colegio se para y le dice a otro niño: “tú eres feo, tú eres gordo”, a esta otra actitud que es escondida, en cuatro paredes, donde puedes decir las cosas más brutales. El teclado te da la impunidad para sacar los aspectos negativos en todo el sentido de la palabra”, nos cuenta Goñi.
 
En Estados Unidos, si bien es una sociedad que valora y acepta a los inmigrantes y la diversidad, el ciberbullying se ha vuelto muy popular debido al concepto de libre expresión. Por ello, hay políticas muy grandes en torno a esto desde las escuelas públicas hasta el FBI. Constantemente se dan charlas semanales a los alumnos para no hacer ciber acoso, no dejarse acosar, cómo evitarlo y con quién contactarse para pedir ayuda. Lamentablemente, y como nos cuenta Goñi, “el problema es que a los quince años, en EE.UU., cerca del 60% de los niños ha sufrido ciberbullying de alguna manera. Y menos del 10% de los niños se lo ha dicho a sus padres”.
 
Parte del problema radica en que muchos niños y jóvenes no saben manejar correctamente las herramientas que da Internet. En el caso de Chile, y según el estudio La generación Interactiva en Iberoamérica: Niños y adolescentes ante las pantallas (2010), realizado por la Universidad de Navarra y la Fundación Telefónica, el 11% de los jóvenes chilenos, de entre diez a dieciocho años, reconoce haber utilizado el celular para hacer daño y el 8% declara haberse sentido perjudicado alguna vez por un mensaje, foto o video enviado a través del celular. Además, 47,3% de los menores entre cinco y nueve años tiene un perfil en Facebook (Radiografía del Chile Digital en el Bicentenario).
 
Al preguntarle cuál es la edad correcta para que nuestros hijos usen Internet y tengan tablets, notebooks, smartphones y más, Juan Goñi es claro: “mi recomendación es bastante radical: si tienen los medios, que los padres les entreguen las herramientas a la edad que puedan, pero de forma responsable. Que se metan con ellos a Internet, conversen y vean lo que los niños están haciendo. Yo trato de sentarme con mis hijos, al menos una vez a la semana. No hacerlo y bloquearle los sitios web solo va a conseguir que tu hijo se vaya a la casa del vecino, a la biblioteca del colegio, al cibercafé, use un celular y haga lo que quiera. La clave del éxito es lograr comunicación para entenderlos y poder llevarlos por el camino correcto. Saber qué es Vimeo, usar Google, cómo se usa Facebook y Twitter y qué no se debe comentar o publicar. Internet es uno solo, es el mismo para niños, políticos o un pedófilo”.

Herramientas para padres para evitar el ciberbullying (Fundación Punto):
-Tomar el teléfono de tu hijo y mirar los mensajes de texto y videos.
-Meterse al computador y revisar el historial, en qué páginas ha estado en las últimas dos semanas.
-Jamás crear perfiles falsos en Facebook para ser amigo de tu hijo; es mejor que él te invite.
-Hacerle entender a tu hijo que “actos en la vida digital tienen consecuencias en la vida práctica”.
-Lo más importante es que estos pasos deben ser previamente conversados con tu hijo y realizados en su presencia, para que entienda que no son con un afán de espiarlo.
 
¿PAÍS DE ACOSADORES?
 
Según La generación Interactiva en Ibero- américa, Chile es el país de Latinoamérica que presenta mayor número de ciberbullying. A esto se le suma lo que indica el estudio de Criteria Research para VTR (2010), ya que acerca de las razones que motivan el ciber acoso, el 17% de los alumnos declaró que es para sentirse superior al resto; un 15% por envidia; un 12% por divertirse y un 8% para llamar la atención.
 
Ante esto, el psicólogo Pablo De La Cerda concuerda en que los padres y la educación escolar tienen un rol fundamental en orientar, porque los medios de comunicación están más preocupados de entretener que de enseñar. “Un acosador puede comenzar por un tema emocional, si alguien le cae mal o le genera molestia por algún motivo; por conflicto de intereses deportivos o pololeos. Pero a nivel comunicacional, los medios nos entregan muchos antivalores. Desde las teleseries, la farándula y los reality shows, se fomenta constantemente la envidia, la competencia, el cinismo, la popularidad, el estatus y más. Antes los niños jugaban en el patio, se ejercitaba la sicomotricidad, pero hoy el computador y los juegos de video llaman a matar o morir. Por eso, desde la etapa pre escolar, es bueno que los niños disfruten de la familia, del compartir, potenciando un pilar importante que tiene que ver con los valores, intentando recibir y entregar amor”.
 
¿Cómo detectamos a un niño que es víctima de ciberbullying?
-Si el niño está callado o con semblante triste
-Baja las notas del colegio
-Si está evitando ciertas actividades tanto dentro como fuera del colegio.
-Si no quiere compartir lo que hace y se pasa conectado en Internet a escondidas. 
 

INFORMACIÓN DE INTERÉS:
Fundación Punto
www.fpunto.org
fundacion@fpunto.org
https://www.facebook.com/pages/Fundacion-Punto/220694868074509

VIDEOS RECOMENDADOS:
http://www.youtube.com/watch?v=M8dzxgYwhrI&feature=player_embedded
http://www.youtube.com/watch?v=DZ3TvHuqZhw
http://www.youtube.com/watch?v=Bu6I5Yy4NfM (caso Amanda Todd en español)

 

 

“...trato de sentarme con mis hijos al menos una vez a la semana. No hacerlo y bloquearle los sitios web solo va a conseguir que tu hijo se vaya a la casa del vecino, a la biblioteca del colegio, al cibercafé, use un celular y haga lo que quiera. La clave del éxito es lograr comunicación para entenderlos y poder llevarlos por el camino correcto. Saber qué es Vimeo, usar Google, cómo se usa Facebook y Twitter y qué no se debe comentar o publicar. Internet es uno solo, es el mismo para niños, políticos o un pedófilo”, Juan Goñi, fundador Fundación Punto.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación7+7+3   =