Tell Magazine

Entrevistas » Café con

EDICIÓN | Junio 2013

“Tengo alma nómade”

Millaray Viera, actriz y músico
“Tengo alma nómade”

M úsico de profesión, Millaray Viera (25) a su corta edad ha tenido una vida muy intensa. Si bien muchos la conocen como la hija de Gervasio y de la modelo Mónica Aguirre, por sus propios logros ha formado su carrera.

por María Inés Manzo C. / fotografía Vernon Villanueva B.

Indudablemente la herencia artística corre por sus venas, animó Música Libre (2001), firmó contrato con Elite Model (2003), protagonizó el exitoso musical El Mago de Oz (2004); y con tan solo dieciocho años partió sola a México a probar suerte. Allá vivió seis años, animó el programa musical Fama de Televisa, se casó con Álvaro López (vocalista de Los Bunkers), fue madre de Julieta (hoy de cuatro años) y se divorció. Hoy radicada en Chile, los proyectos no paran, pero confiesa que se han dado espontáneamente. En el verano le tocó nuevamente protagonizar un musical, esta vez fue Blanca Nieves, y está en medio de las grabaciones de su primera película: En la orilla, que relata la cruda historia de los suicidios de Tongoy entre 2007 y 2008.
 
¿Cómo llegaste a animar en México?
Por un casting (ríe); fue muy loco, llevaba solo un mes en México y necesitaba encontrar un trabajo para poder sobrevivir. En la televisión vi que estaban buscando el nuevo rostro de Televisa, mandé fotos y currículo y me llegó un número con el mil y tantos (ríe). Tuve que pasar muchas etapas. 
Hasta que me eligieron.
 
Comentaste que fue la oportunidad de no ser más la hija de...
En realidad nunca tuve demasiado rollo con eso, pero muchas veces eran otras personas las que me lo enrostraban. Ese tipo de comentarios te llevan a tener inseguridades y a cuestionarte en algún minuto. El haber logrado entrar a Televisa por mis méritos fue como una inyección de seguridad, me dio confianza y empecé a creer más en mí.
 
¿Cómo fue el desafío de haber sido mamá allá?
Difícil, siempre tener un hijo lejos de la familia es complicado por el lado afectivo y por lo práctico. Siento que esa experiencia me hizo crecer y me conectó mucho con mi hija desde un comienzo. Éramos las dos, con su papá también, pero la relación entre nosotras fue estrecha desde el principio.
 
¿Volverías a vivir fuera de Chile?
No cierro la posibilidad, me gusta estar acá, pero tengo alma de nómade, no aguanto mucho en un mismo lugar. Me gusta estar viajando y conocer otros lugares. Pero siempre cuando no afecte la vida de mi hija, ella está creando lazos y no quiero perjudicar su educación. Lo bueno es que la July es como yo (ríe), tenemos el mismo espíritu y sabe lo que es vivir en otro país desde chiquitita.
 
¿Te han ofrecido volver a la televisión?
Tengo un par de ofertas, pero nada cerrado.
 
¿Qué te dejó Blanca Nieves?
Estoy feliz de haber sido escogida para ese rol, porque participar en musicales es una experiencia maravillosa, muy compleja y difícil. Fue muy bonito volver a trabajar con el director Billy Bond (el mismo de El Mago de Oz) y su compañía. Además, fue muy especial llevarla a regiones y entregarla de manera gratuita a la gente que, generalmente, no tiene acceso o los medios para ir a este tipo de obras.
 
Ahora participarás en tu primera película...
Sí, esto es opuesto a lo que vengo haciendo y el cambio es brutal. Empezamos con la pre producción y lecturas de guión. Es otro desafío totalmente distinto, pero es muy atractivo.
 
¿Quién es Ana?
Mi personaje es muy sufrido. Es la novia de uno de los protagonistas y la única que no es de Tongoy y que llega al lugar con la esperanza de un mejor futuro, pero se encuentra con una realidad totalmente distinta. Uno tiene la visión del balneario, todo rico buena onda, pero cuando termina el verano es otra realidad. Hay mucha pobreza, droga y desesperanza entre los jóvenes.
 
¿Cómo enfrentaste este papel?
No comparto la decisión de estos jóvenes que se suicidaron, pero uno llega a comprender las circunstancias en que se encontraban cuando lo hicieron. Vivir el proceso de esta película ha sido bien fuerte; la historia, además, es real y es difícil no abstraerse de esa mirada, por eso está realizada con mucho respeto.
 
Vas a cantar el tema principal...
Sí, el tema se llama Mar adentro. Es muy raro, porque lo hice antes de que me llamaran para la película. Tiene mucho que ver, de manera metafórica, con el mar. Un día estábamos en mi casa con chicos de la producción, me puse a cantar unas canciones mías en el piano y me dijeron: ¡Esa tiene que ser la canción de la película!.
 

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación9+8+1   =