Tell Magazine

Entrevistas

EDICIÓN | Junio 2013

Batalla desde el corazón

Ana Stipicic, psicóloga y activista
Batalla desde el corazón

Un paraíso al fin del mundo transformado en una monstruosa mina de carbón. Una estancia ovejera en la que pasó sus años más felices, el lugar donde vive su hermano y la tierra que vio nacer y morir a su padre. Todo se conjuga en Alerta Isla Riesco, una iniciativa que se transformó en el leit motiv que hoy la tiene convertida en una de las más importantes voceras medioambientales.

 

 

Fotos Andrea Barceló y gentileza José Antonio de Pablo y Alerta Isla Riesco.

“Las rubias Stipicic revolucionaron el Congreso”. La primera vez que Ana se vio en el diario fue junto a su hermana, fotografiadas en los pasillos del Congreso, tratando de explicarle a los honorables los peligros de la construcción de minas de carbón en Isla Riesco, Región de Magallanes.Era abril del 2011 y la batalla estaba comenzando. Aunque llamaron la atención por su look y varios comentaban que más parecían modelos que activistas, lo que ellas hacían era en serio. Muy en serio.

Psicóloga y mamá de un niño de ocho años, Ana nació y creció en Punta Arenas. Durante varias generaciones, su familia pasó parte de su vida en la Estancia Anita Beatriz, una propiedad dedicada a la ganadería y que hoy, además, es el hogar de su hermano. Este paraíso del fin del mundo está situado en Isla Riesco, la cuarta isla más grande de Chile, donde conviven treinta estancias junto a ventisqueros, lagos, fiordos, valles, humedales, estepas y bosques milenarios. Más de la mitad de su territorio conforma la Reserva Nacional Alacalufe, donde habitan especies como el huemul, el puma yel cóndor, además de ciento treinta y seis especies de aves, ycolinda con el Parque Marino Francisco Coloane y su reserva ballenera.

Isla Riesco es, además, el lugar donde Ana disfrutó de su infancia, donde pasó los veranos y participó en esquirlas con toda su familia. Donde atesoró los momentos imborrables de su historia personal y el lugar en que, en febrero del 2006, murió su padre, después de sufrir un accidente en auto en la ruta hacia la estancia. Para Ana, Isla Riesco no es solo tierra y cielo limpio; es historia, su propia historia.

¿Por qué de un momento a otro se decidió explotar carbón en la zona? 
Para entender este proceso hay que hacer un poco de historia: Isla Riesco posee una de las reservas más grandes de carbón del país, pero se trata de un mineral de baja ley. De hecho, en su territorio existió la primera mina subterránea de carbón, Mina Elena, que proveyó de energía a Punta Arenas y al puerto. Pero este yacimiento fue cerrado y abandonado hace cien años.

¿Cuándo empezaron los primeros acercamientos de las empresas mineras?
Hace veinte años, ejecutivos de Copec se acercaron a hablar con mi papá con cierto interés. Pero él les demostró que no era viable. Pero todo se desencadenó durante el gobierno de Bachelet, cuando hubo un llamado a licitación del carbón, y justamente del carbón de la mitad de la isla que se encuentra habitada. El Estado es dueño del subsuelo, lo que obliga a los propietarios a vender sus tierras.

Es así como BHP ganó la licitación del primer proyectoy comenzó a realizar estudios de líneas de base. Copec Ultramar compró esos derechos y se hizo dueña de todo el proyecto, esto es, cinco minas de carbón a rajo abierto(Mina Invierno, Mina Río Eduardo, Mina Elena, Mina Oeste y Mina Adela) y más de veintiséis mil hectáreas que partirían Isla Riesco por la mitad.

¿En qué momento los habitantes de la isla dimensionaron lo que se venía?El 2010 apareció el Estudio de Impacto Ambiental y descubrimos que se trataba de la mayor mina de carbón a cielo abierto que se había hecho. Nos dimos cuenta de que iban a destruir la isla y nos pusimos a trabajar como locos. Hicimos la Organización Comunitaria para el Desarrollo Sustentable (OCDS), donde inscribimos a todos los ganaderos del lugar y comenzamos a hacer oposición. Buscamos mucha ayuda profesional, pero nos costó bastante que quisieran trabajar con nosotros, hasta que la Universidad de Valdivia y su Centro de Asesoría Ambiental, que venía saliendo del tema de los cisnes, empezó a colaborarnos. Ellos empezaron a hacer observaciones al estudio. Al final entregamos más de mil observaciones, el problema es que la ley no obliga a que las empresas ni las instituciones te escuchen. 

¿Cuándo decidiste hacerte cargo de la vocería de este tema?
A esas alturas, yo no era vocera ni pretendía serlo. Lo único que habíamos hecho era una reunión familiar, con mis dos hermanos y mi mamá, en que decidimos que íbamos a trabajar en esto, porque era nuestra tierra y porque nuestro padre lo habría hecho. Y lo hicimos a pesar de que nuestra estancia es la más pequeña de toda Isla Riesco. Como soy matea, las cosas se fueron dando para que yo tomara el mando, pero a esas alturas era todo bastante técnico, no había ninguna figuración pública.

 

MINA INVIERNO, TEMA NACIONAL

“Nos fue mal. El proyecto de Mina Invierno se aprobó casi sin ninguna observación y tuvimos que aceptar que el límite de nuestra propiedad quedara a solo tres kilómetros del rajo. Lo único que logramos fueron algunas recomendaciones de las autoridades para el control de la polución. Fue muy fuerte y, por lo mismo, decidimos que esto tenía que saberse en todo Chile, que teníamos que sacar este tema de Magallanes”, dice.

¿Cómo planearon la estrategia comunicacional?
No hubo una estrategia muy pensada. Sabíamos que el carbón que se produjera en Isla Riesco iba a usarse en las termoeléctricas, que curiosamente tienen parte de su propiedad en Copec Ultramar; así que nos contactamos con la gente de Los Robles, Ventana y Huasco, preparamos un guión, conseguimos amigos cineastas y actores que nos quisieran ayudar y viralizamos un video por las redes sociales. Y matamos: en una semana teníamos ciento veinte mil visitas y habíamos logrado sacar el tema de Magallanes.

Y comenzó tu vida como vocera medioambiental…
La verdad es que siempre pensé que el más adecuado para hacerse cargo del tema era mi hermano, que es el que vive en la isla, pero las cosas se fueron dando así. Tuvimos una audiencia de evaluación ambiental y empezó a seguirnos un equipo del programa Por qué en mi jardín de TVN, llegué a Santiago y me enteré que había una marcha por Isla Riesco en la que me invitaron a hablar frente a La Moneda. Fue acción y reacción pura.

Y en paralelo, ¿qué pasaba con tu vida personal y laboral?
Cuando todo esto empezó trabajaba en Abastible, en el área de Recursos Humanos. Al principio les dije que esto era una cruzada personal y que no influiría en mi trabajo, pero después tuve que renunciar, sentí que era lo correcto, no podía seguir ahí. El problema es que me fui sin nada más, me dediqué por entero a esto, me comí los ahorros y la familia tuvo que ayudarme. Me demoré dos años en conseguir trabajo; pasé de psicóloga a activista y eso puede asustar a muchos. Hoy hago clases, talleres… tuve que poner mis huevos en otras canastas.

Mina Invierno ya es una realidad. De hecho, hace algunas semanas hicieron el primer embarque de carbón… ¿qué queda ahora?
Aún hay un recurso en tribunales en contra de Mina Invierno. Sabemos que nuestras posibilidades son mínimas, pero por lo menos, después de un año sin acoger nuestra petición, en enero esta se activó, así que no la doy por perdida. Además, somos los vecinos más cercanos y eso nos obliga a tener un rol fiscalizador… ¡y ya están contaminando los ríos!

¿Es posible frenar los proyectos que vienen?
En teoría, vienen cuatro minas más. Pero ya sentamos un precedente. Hoy, con todo lo que se ha hecho, cualquier gobierno que apruebe, así como así, un proyecto de este tipo se arriesga a una tremenda impopularidad. Necesitamos que exista una evaluación conjunta para lo que se viene, estos cuatro yacimientos no pueden evaluarse por separado, porque su efecto será un todo.

De Alerta Isla Riesco a Hidroaysen, Greenpeace… te has ido transformando en un referente medio ambiental.
El grupo AMA (Acción Medio Ambiental), del que formamos parte, tiene un tema en común: la ley en Chile no funciona y falta una visión de largo plazo. El tema es si vamos a tener la fuerza para seguir, necesitamos más ayuda. El voluntariado es maravilloso pero dura un rato, y al final siempre quedamos los mismos cuatro o cinco trabajando. Tenemos que hacer una fundación, porque el carbón en tema en todo el mundo, pero no es tan simple… 

Pero siguen trabajando. Acaban de lanzar Moving Chile…
Sí, es una campaña inspirada en NatGeo y que busca mostrar los lugares de Chile que están corriendo un riesgo medioambiental (www.alertaislariesco.cl/movingchile), la idea es movilizar, crear conciencia, saber de qué estamos hablando. Y en eso estamos.
 

“Hicimos una reunión familiar, en que decidimos que íbamos a trabajar en esto, porque era nuestra tierra y porque nuestro padre lo habría hecho”.

 

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación5+2+3   =