Tell Magazine

Columnas » Archivo Histórico

EDICIÓN | Junio 2013

Carlos Ansaldo Godoy: Ejemplo patrimonial de la Ciudad Jardín

Por Emilio Toro Canessa, Profesor de Historia y Geografía. Investigador Archivo Histórico Patrimonial, Ilustre Municipalidad de Viña del Mar.
Carlos Ansaldo Godoy: Ejemplo patrimonial de la Ciudad Jardín

Carlos Ansaldo, descendiente de inmigrantes italianos, santiaguino de nacimiento, pero viñamarino de sentimientos. Este periodista es un digno ejemplo de mirada visionaria, ciudadano ilustre de Viña del Mar.

Hacia 1959, bajo la alcaldía del señor Gustavo Lorca, se encontraba ejerciendo como director del Departamento de Turismo y Relaciones Públicas de la I. Municipalidad de Viña del Mar. Periodo en el que surge el sueño del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar. Estos espectáculos nacen a fines de la década de los cincuenta en Europa, en países como Francia, España e Italia. El Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar se funda oficialmente en 1960, entre el 21 y 28 de febrero, transformándose en el evento tradicional más importante de Chile y uno de los más considerados a nivel internacional. 
 
Con su mirada visionaria y compromiso por la ciudad y sus habitantes, Carlos Ansaldo deja un legado que hoy es parte del ADN e imaginario de la ciudad. Sin duda, con su partida, Viña del Mar está de duelo; sin embargo, él nos ha dejado una herencia de vínculo y arraigo por la ciudad con uno de los símbolos más importante que posee. 
 
Este legado ha permanecido por más de medio siglo en Viña del Mar, como el Festival de la Canción Internacional y la mítica gaviota creada por Claudio Di Girolamo y Carlos Ansaldo, ambos portadores de una herencia italiana, que nos puede llevar a pensar que su inspiración haya venido del Festival de San Remo, que se desarrollaba en la provincia de Imperia, región de la Liguria.
 
Hoy su inspiración y sueño han cobrado vida e identidad propia, logrando consolidarse el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar como un sueño y proyecto hecho realidad, es como una gaviota que ha volado muy alto y una antorcha que proyecta e ilumina a Viña del Mar a nivel internacional. 
 
“Con su mirada visionaria y compromiso por la ciudad y sus habitantes, Carlos Ansaldo deja un legado que hoy es parte del ADN e imaginario de la ciudad”.
 

Otras Columnas

Dioses del metal
Presta Oído
Como la chilindrina
Presta Oído
Historias de la Marina
Nicolás Larrain
India, la joya británica
Asia Dónde Vamos
That thing you do!
Especial Inmobiliario
Footloose
Especial Inmobiliario
Gracias, don Arturo
Rodrigo Barañao
Asociatividad
Brújula Porteña
El "plan B”
Forward
La sonrisa
Monocitas
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación7+7+3   =