Tell Magazine

Columnas » Código Mujer

EDICIÓN | Marzo 2013

El eterno dilema

Por Karen Montalva, directora de codigomujer.com
El eterno dilema

CEO del contenido creativo de Cirque du Soleil, ha dirigido y canalizado la increíble fuerza creativa de los diseñadores, de los performers, de los artesanos y de los técnicos en cada uno de sus shows.

“El mayor riesgo que una mujer puede correr hoy día, es no correr ningún riesgo” (Lyn Heward, presidenta del contenido creativo de Cirque du Soleil).

¿Cuántas de nosotras estamos inmovilizadas bajo la creencia de que el trabajo excluye a la familia y el amor?, ¿o que el formar una familia no nos permitirá desarrollar nuestros sueños profesionales?
Una visión dicotómica y excluyente nos limita, nos cerca de barreras, nos mantiene en el eterno statu quo, nos llena de temores y nos restringe, sin permitirnos ver nuestro potencial… ver aquello que somos capaces de ser, de hacer y de lograr.

¿Cuántas de nosotras vivimos diariamente el desafío de balancear continuamente nuestros roles? Creo que muchas de nosotras nos hemos preguntado cómo logramos este ansiado balance y cómo alcanzamos y mantenemos un sano equilibrio haciendo todo aquello que amamos hacer. Esa es la disyuntiva eterna. El continuo conflicto de discriminar y asignar tiempo a aquello, que en ese minuto parece ser lo más importante. Como mujeres, queremos hacerlo todo bien y más.

Lyn Heward es de aquellas mujeres que a la hora de decidir no descartaron nada. Es casada y madre de dos hijos y, actualmente, la presidenta del contenido creativo del Cirque du Soleil. Ha dedicado su vida a su gran pasión: cultivar el talento en otros, ayudando a que miles de artistas, músicos, acróbatas y gimnastas desarrollen su máximo potencial. Durante más de veinticinco años, su influencia ha traspasado idiomas, culturas y miles de vidas.

Para Lyn lo realmente importante es “lograr un sano balance en la vida, entre el amor, la familia y el trabajo. Este es uno de los desafíos que las mujeres debemos enfrentar en el mundo que vivimos”, punto de vista con el que coincido plenamente.

Encontrar aquella sincronía, creo que es vital para nuestra vida, tan vital que aprender a equilibrarnos puede hacer la diferencia en cuán felices somos cuando hacemos lo que hacemos. Un gran paso es entender que tenemos toda la capacidad para brillar en nuestros diversos roles: la mujer como un individuo, la mujer como miembro de una unidad familiar y la mujer como una pionera en los negocios.

“Aquello que nos hace exitosas en este mundo, es el conjunto de cualidades traídas desde la vida personal y los desafíos que enfrentamos en nuestra vida laboral, nos fortalecen y volvemos a nuestras familias con ese increíble aprendizaje”, asegura Lyn.

Pensar inclusivamente es la gran oportunidad que tenemos. Que podemos llevar y traer desde y para nuestros diversos roles y “compartir la misma pasión por la crianza de nuestros hijos como por aquello que nos enciende y moviliza a crear y contribuir a la sociedad”.

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación4+3+4   =