Tell Magazine

Entrevistas » Cultura

EDICIÓN | Enero 2013

Joyas de la naturaleza

Rocco Napoli, orfebre
Joyas de la naturaleza

Por más de treinta años, este artista porteño ha cultivado su amor por el diseño y manufactura de joyas artesanales, creando hermosas piezas en su propio taller en el Cerro Concepción, donde en su galería-tienda, también exhibe las obras de otros exponentes de este oficio.
   
 

Por Maureen Berger H. / Fotografías Vernon Villanueva B.

“Mi trabajo es una interpretación de la naturaleza. Desde mis inicios he observado, con fascinación, la diversidad de las formas existentes, la sinuosidad en animales y plantas, las formas geométricas de los cristales y criaturas microscópicas”, comenta Rocco Napoli (45), quien dio sus primeros pasos en la orfebrería cuando tenía solo trece años.

Aunque Rocco, quien nació en Valparaíso, ha vivido en Viña del Mar, Quilpué, Villa Alemana, e incluso Japón, se identifica como porteño ciento por ciento. “Comencé tempranamente, cuando mis padres me inscribieron en el Curso de Diseño y Manufactura de Joyas Artesanales de la Casa de la Cultura de Viña del Mar. Lo dictaba Eliana Quevedo Rivera, orfebre y ceramista egresada de la Escuela de Bellas Artes de Viña del Mar, quien me invitó a continuar aprendiendo técnicas de joyería en su taller del Cerro Placeres, el TALLER 410”.

Aquellos diez años en los que asistió a este taller fueron muy importantes en la vida de Rocco. Bajo la tutela de Eliana, aprendió técnicas de vaciado en cera perdida y laminado y luego de su fallecimiento, en 1990, su hermano Sergio decidió continuar con el taller y las clases de orfebrería. De esta forma, todos siguieron trabajando y Rocco, junto a Edgardo Vergara, se hizo cargo de enseñar a los alumnos más jóvenes, entre ellos  Patricio Parada, gran orfebre, hoy radicado en Milán.

¿Qué otros estudios influyeron en tu formación?
Mis estudios de pedagogía en artes plásticas en la Universidad de Playa Ancha, donde seguí la especialidad de escultura con Lucy Lafuente. Siempre estuve interesado en profundizar en las técnicas del trabajo de los metales, por eso, en 2005, tomé un curso de fundición artística en la Universidad de Chile y, en 1999, gracias a la beca del Ministerio de Cultura del Japón, Monbukagakusho, viajé a dicho país para especializarme en moldes de fundición y pátinas tradicionales. Estuve en la Universidad Nacional de Bellas Artes y Música de Tokio con los maestros Keinosuke Totsu y Akio Hashimoto. Desde mi regreso del Japón, en 2006, mi dedicación es exclusiva a la orfebrería.


VACIADO EN CERA

En su obra, el aspecto técnico es fundamental, pues el método de elaboración que ha escogido es el vaciado en cera perdida, el cual, debido a su etapa inicial de modelado en cera, permite mayor libertad de creación, mayor volumen y determina formas y texturas naturales: “la joya se crea en la mano, con los dedos y usando herramienta básicas como una espátula y un mechero”, especificó el artista, y agregó: “después de treinta años aprendiendo, he logrado desarrollar algunas técnicas propias de modelado y texturas que contribuyen a la apariencia orgánica de las joyas que elaboro”.

Para trabajar utiliza plata de ley 950 y diversas piedras semipreciosas de preferencia chilenas. Para asegurar la mayor pureza de la aleación 950, emplea plata granalla fina y cobre electrolítico. “Prácticamente todas las joyas son de una pieza, pues son elaboradas por el método de vaciado y no requieren soldadura, por lo que al reciclar el metal se mantiene la calidad de la aleación 950. En cuanto a las piedras, actualmente se encuentra gran variedad en el mercado, pero prefiero las que son lapidadas en forma artesanal, especialmente si se trata de piedras de uso poco frecuente en joyería, como algunos minerales coloridos de nombre desconocido. También utilizo aleaciones de cobre y bronce por el colorido que permiten sus pátinas”. Todo esto se ve reflejado en la creación de anillos, brazaletes, collares, aros y también algunos objetos escultóricos no utilitarios en pequeño formato.

¿Qué sientes cuando la obra está lista?
Sorpresa, que surge tras ver materializado en objeto algo tan abstracto como una idea propia. Debido a mi formación como orfebre, es decir como artesano en metales, las obras que me dan mayor satisfacción al verlas terminadas son las que más trabajo y sudor me han dado, aquellas que implicaron superar mayores dificultades técnicas. Como algunas esculturas vaciadas en bronce y acero que hice en Tokio por medio de los métodos de moldes de barro y papel Washi, que tardé un semestre completo en terminar.


GALERÍA ORFEBRES

En calle Papudo del Cerro Concepción de Valparaíso, Rocco reúne a varios artistas de la orfebrería y otras disciplinas, que venden sus obras en Galería Orfebres y son parte de exposiciones. “Quisiera destacar las expo-ventas colectivas 8 Orfebres y 12 Orfebres y la más reciente Una joya una fragancia en septiembre pasado. Además, del 10 de enero al 2 de febrero presentaremos Encajes de luz, exposición de lámparas y joyas del artista chileno Patricio Parada Glavich, hoy radicado en Italia.

¿Cómo ha sido trabajar con tus pares?
Fantástico, Galería Orfebres es un espacio de exposición permanente y venta de joyas de autor, donde actualmente doce orfebres de la región de Valparaíso presentamos nuestras  creaciones. Este proyecto ha tenido un crecimiento natural y orgánico, a partir de mi pequeño taller individual con sala de ventas instalado inicialmente en calle Urriola. Para crecer, la opción era trasladar taller y tienda a un espacio más amplio, pero ¿cómo hacerlo interesante al público teniendo una producción limitada a piezas únicas? Tomé el camino menos comercial de invitar a destacados orfebres locales a exponer sus creaciones en igualdad de condiciones que las mías. El resultado es una diversidad en materiales y diseños que la gente encuentra en esta galería; en cada joya se expresa la personalidad y originalidad del orfebre creador.

¿Está en tus planes exportar tus obras?
Hice algunos intentos por exportar a través de una comercializadora, pero estas empresas, como también las iniciativas del Estado, se inclinan por el concepto de producción en serie para disminuir los costos y alcanzar precios competitivos. No está entre mis metas montar una fábrica artesanal, sino mantenerme creando joyas originales y llegar a un público más exclusivo. Sé que hay interés y público para ello.


“Prefiero las piedras de uso poco frecuente en joyería, como algunos minerales coloridos de nombre desconocido”.

 

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación5+2+6   =