Warning: mysql_result() [function.mysql-result]: Unable to jump to row 0 on MySQL result index 8 in /home/tell69/public_html/magazine/contenidos.php on line 104

Warning: mysql_result() [function.mysql-result]: Unable to jump to row 0 on MySQL result index 9 in /home/tell69/public_html/magazine/contenidos.php on line 106
Tell Magazine - Lujo de exportación
Tell Magazine

Entrevistas » Mundo Empresarial

EDICIÓN | Diciembre 2012

Lujo de exportación

Paulina Robson, diseñadora y empresaria
Lujo de exportación

Es el objeto fetiche femenino por excelencia. La causante de la fama de varias marcas de diseño e, incluso, protagonista de películas y series como Sex and the city. Hoy existe la posibilidad de que una marca chilena de carteras se encuentre al lado de las Louis Vuitton y Hermès. Paulina Robson lo hará posible.

Por Monserrat Quezada L. / fotografías Sonja San Martín D.

Mirar más alto. Eso fue lo que hizo esta diseñadora industrial de DUOC UC toda su vida. Por eso, cuando todavía era estudiante, en sus proyectos incluía la palabra glamour como componente fundamental y por eso, en vez de trabajar con materiales como madera y lana, que era lo que comúnmente utilizaban sus profesores y compañeros, Paulina Robson incluía oro.

El glamour también estuvo presente en su paso por el Municipal como bailarina de ballet: “Practico desde los cuatro años, por lo que a los quince me fui a vivir donde unos tíos a Santiago para seguir mi sueño. Pero al tercer año me di cuenta de que era un mundo muy obsesivo y competitivo que no me dejaba tiempo para mí”. Así que, aprovechando que le había picado el bichito del diseño, Paulina decidió matricularse en Diseño Industrial en la Universidad del Biobío y volver a Concepción. “En un principio pensé en Diseño de Vestuario, pero me di cuenta de que era muy limitado”.

Una vez licenciada, se fue de intercambio a Italia. “Me adjudiqué una beca para irme al Politecnico di Milano por un semestre, donde tomé ramos relacionados con moda y pude satisfacer ese gusto. Llegué a Chile con esa sensibilidad más desarrollada”.

Una vez acá, algunos roces con sus docentes desembocaron en que reprobara el proyecto de título. “Siempre fui de las mejores notas, pero a los profesores no les gustaba el curso que yo le quería dar a mis trabajos. Yo era de la idea de ir más allá de lo que ellos esperaban, por lo que siempre intentaba vincularme con empresas que respaldaran mis ideas, tratando de salir al mundo real, y utilizando materiales distintos”.

Así, decidió buscar otro lugar donde concluir sus estudios y llegó a DUOC UC, cuya filosofía sí se alineaba con lo que ella quería. “Me convalidaron muchos ramos, así que tuve que hacer un año y medio de asignaturas más el proyecto de título”. Esta vez, desde un comienzo Paulina se enfocó en la moda: “Hice una línea de tecno accesorios de Gacel, como estuches para ipod, una cartera para llevar el computador más escondido, etc. Para la tesis, decidí trabajar con el mismo perfil: una mujer vanguardista, moderna, profesional, que viaja y se compra cosas para ella y busca algo original. Con eso, trabajé en una línea de maletería para Head que ahora lo veo como el punto de partida para las carteras, que es mi gran proyecto”.

 

MODA POR UNA CAUSA

Una vez titulada, Robson se dedicó a dos emprendimientos, uno propio y otro ajeno, que no prosperaron, pero también desarrolló un tema que le apasiona: la ayuda social. “Siempre me ha llamado la atención el tema del hambre, me motiva mucho, no puedo creer que exista y siempre quise destinar parte de mi sueldo a esta causa, pero como me metí a emprendimientos, el cheque a fin de mes nunca llegaba. Por eso, estuve trabajando con fashion for a cause”.

Esa iniciativa consistió en la creación de unas flores de género como un versátil accesorio femenino (servía como pinche para el pelo, prendedor, etc.), que eran creadas por los beneficiarios de COANIL. “Les dábamos oportunidad de desarrollo laboral a personas que comúnmente no lo tienen”. Además, el ciento por ciento de las utilidades eran destinadas al problema del hambre. “En un principio lo hacía a través de World Vision, pero después encontré la World Food Program, cuyo método me gustó más, porque consiste en que le entregan la comida a los niños en el colegio, obligándolos, de esa manera, a asistir a clases. Se crea un círculo virtuoso. También tienen un programa para las niñas, que consiste en que a ellas les entregan su ración, más otra para la familia. Así, se les da una motivación especial a los papás para que manden a sus hijas al colegio, en vez de obligarlas a que se queden en la casa realizando labores domésticas”.

 

CARTERAS

Pero Paulina Robson se dio cuenta de que, para poder ayudar, primero debía auto sustentarse. Por eso, y habiendo cursado un máster en dirección comercial y marketing y un MBA en el IEDE, decidió lanzarse con su proyecto de vida: las carteras.

Esta idea surgió de manera natural: “Ya había estado trabajando en esto en la universidad, por lo que simplemente seguí esa línea. Decidí apostar por el cuero de salmón porque es espectacular, no solo por su estética que le hace el peso al pitón y otros animales exóticos, sino que también porque responde al tema de la sustentabilidad. Es un subproducto de la industria alimentaria, es un desecho industrial, por lo que le estás dando valor agregado a algo destinado a la basura. Llevo dos años desarrollando el producto, la imagen, buscando financiamiento para lanzarme con todo. La idea es que seamos un Hermès chileno. Sé que suena ambicioso, pero todos comenzaron de alguna manera”.

El producto son carteras de diseño clásico, contemporáneo, una línea timeless pensada para utilizarse en cualquier época. Son colores sobrios con forros contrastantes y hebillas bañadas en oro de veinticuatro quilates.

El punto de partida fue la adjudicación de la octava convocatoria de Innova Biobío el año 2010. “Con eso obtuve el capital para empezar todo; compré materiales, desarrollé muestras y material de difusión”. Este año ha estado más enfocado al tema comercial, con miras al mercado extranjero. “Nunca he pensado en vender en Chile, quizás solo a turistas, porque, conociendo al chileno, sé que si tienen la posibilidad, van a elegir una Dolce & Gabbana con el logo visible, antes que la de una compatriota desconocida hasta el momento. No estamos listos para ese tipo de pensamiento. En cambio afuera, ya tienen la Hermès y la Channel, y están buscando cosas distintas. Les encanta la idea de un diseñador latinoamericano, que más encima tenga esta veta sustentable. Resulta muy atractivo y es mucho más amplio el mercado”.

Eso lo sabe porque este año se adjudicó un concurso de industrias de PROCHILE. “Eso significó un apoyo para ir a los mercados de Los Ángeles y Nueva York, donde tuve conversaciones con agencias de relaciones públicas que es la manera de poder entrar. Estas empresas son las que marcan las pautas en diseño y se consiguen que las celebridades aparezcan con tus productos en revistas o eventos. Fue una misión de prospección, es decir, de ir a ver cómo podría ser el recibimiento. Como la respuesta fue muy positiva, ahora quiero postular a la etapa de penetración”.                      

El plan es lanzarse, el 2013, en boutiques de nicho en las ciudades mencionadas.  “Conversé con Henri Bendel, que es una de las tiendas de lujo más reconocidas de Nueva York. Les gustó el producto y la idea es hacer un trunk show —o evento de lanzamiento— en marzo. Si se concreta, sería entrar por la puerta grande. Tal vez no es el mejor negocio, porque las comisiones son tremendas, pero te sirve como una gran vitrina”.

Paulina quiere complementarlo con venta online, recibiendo pedidos de cualquier parte del mundo en su página web. Además, tiene puntos de venta en el Hotel W y en el Noi, “más que nada pensando en turistas y para tener presencia en el país”.

Como plan, la idea es presentar otra misión de prospección a Rusia y Dubái el próximo año, “que es un mercado que me interesa porque invierten mucho en lujo. Incluso tengo pensado hacer una línea especial para esos mercados con más brillo, obviamente respetando la línea de diseño y buen gusto pero agregándole más valor”.

Paulina la tiene clara: “Quiero crear diseño de calidad hecho en Chile. Muchas veces se peca de pobre al crear un producto sin agregarle todo el valor que podría tener. Lo que hace el país es exportar materia prima de buena calidad para después comprar el producto terminado, pero yo creo que es mejor hacer el proceso completo y así generar empleo y utilidades que se queden acá”.

“Afuera ya tienen la Hermès y la Channel, y están buscando cosas distintas. Les encanta la idea de un diseñador latinoamericano, que más encima tenga esta veta sustentable. Resulta muy atractivo y es mucho más amplio el mercado”.

 

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación4+4+2   =