Tell Magazine

Columnas » Archivo Histórico

EDICIÓN | Octubre 2012

LOS MUNICIPIOS DEL DESIERTO

Por Floreal Recabarren Rojas
LOS MUNICIPIOS DEL DESIERTO

En el territorio del Desierto de Atacama, el primer municipio se estableció en Cobija y  se constituyó sin el beneplácito del gobierno, tanto así que el propio Presidente de Bolivia, ordenó que “como  en esa capital se ha establecido un Consejo Municipal sin darse parte oficial de este acto….ruego que a vuelta de correo (se explique) la remisión  expresada”.

El acelerado poblamiento del Despoblado de Atacama (Antofagasta) y el inicio del ciclo salitrero de Tarapacá derivaron en la necesidad de establecer una institución que ordenara y dirigiera la vida ciudadana, lo que significaba, en el fondo, establecer municipios. Su nacimiento tuvo un doble origen: o fueron establecido por la autoridad nacional o se organizaron por voluntad de los vecinos. En Iquique fue el gobierno peruano quién ordenó su constitución y funcionó de acuerdo a la legislación peruana.

Los dos últimos municipios surgidos antes de la Guerra del Pacífico, el de Antofagasta y  Caracoles nacieron por la voluntad de sus vecinos y para solucionar problemas que agobiaban a las comunidades. En el primer caso, tuvo como meta perseguir y derrotar el bandidaje

MUNICIOS AUTONOMOS Y PODEROSOS:

La Constitución boliviana de 1868 estableció un reglamento de Municipalidades. Allí se instituyó que en las capitales de provincia habría un Consejo Municipal elegido popularmente y de renovación bianual. En cambio en los cantones se designaban agentes organizados en Junta Municipal. Sus integrantes eran llamados munícipes y duraban un año en sus funciones. Eran dirigidas por un Presidente y se omitía llamarlo alcalde.

Le legislación municipal de Bolivia entregaba más autonomía y poderes que los que tenían los municipios chilenos. Si bien en ambos a casos tenían un origen popular, los chilenos eran presididos por los gobernadores, se les autorizaba cuatro reuniones anuales. Las extraordinarias las citaba el representante  del gobierno cuya autoridad  era tan poderosa que podían anular los acuerdos de sesiones municipales.
El municipio de Antofagasta que funcionaba de conforme a la legislación boliviana, podía dictar reglamentos, fijar tributos y cumplir funciones judiciales. El primer encuentro que la Junta Municipal tuvo con la empresa salitrera fue por negarse al pago de tributos de alumbrado público Se sancionó al administrador Jorge Hicks a pena de cárcel.

La mayoría de los servicios públicos quedaron en manos de la Junta Municipal. Esto explica por qué Antofagasta tuvo un cementerio laico, cerca de diez años antes que se promulgara la ley en Chile.

¿QUIEN MANDA EN LOS MUNICIPIOS?

En Iquique tuvo una corta existencia: 1876-1879. Su único Alcalde fue Benigno Posada. Cuando las tropas chilenas se apoderaron de Tarapacá, el Almirante Patricio Lynch nombró en el cargo al cónsul francés Eduardo Lapeyrousss. Le sucedieron otros  extranjeros avecindado en el puerto.

En Antofagasta durante el período del Municipio boliviano, sólo un vecino de esa nacionalidad presidió por tres meses la Presidencia de la Junta: Abdón Ondarza. Todos los otros fueron chilenos.

El primer municipio antofagastino, elegido el 25 de enero de 1872, estuvo integrado por seis chilenos y tres extranjeros: los alemanes Luis Lichtenstein y Ernesto Wolmac y el inglés Eduardo Foster. Solo en 1891 con la aprobación de las leyes de Comuna Autónoma, los municipios chilenos adquieren el poder y la autonomía  que gozaban los bolivianos.

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación1+9+5   =