Tell Magazine

Columnas » Astronomía

EDICIÓN | Octubre 2012

El absurdo cambio de hora en el país

Autor: Arturo Gómez M., Astrofotógrafo del Observatorio Interamericano Cerro Tololo
El absurdo cambio de hora en el país

Hoy en día, "dicen" nuestras autoridades, que hay un ahorro energético. Cosa que pongo en duda, ya que los que se levantaban con un poco de luz, ahora tienen que encender sus lámparas, ya que lo hacen aún en la obscuridad. Los únicos que están contentos son los más flojos, que se levantan más tarde y que tienen, al atardecer, un poco más de luz natural.

El cambio de hora en nuestro país es un tema de conversación de cada año. Muchos se alegran y otros lo rechazan. Pero aquí hay un asunto muy importante que, quizás, la gran mayoría no conoce y que trataremos de explicar.

Nuestra tierra está dividida en veinticuatro secciones, llamadas husos horarios, lo que corresponde a veinticuatro meridianos equidistantes y que equivalen a una amplitud de quince grados, es decir, una hora de reloj. Ahora bien, el punto de partida se hace desde el meridiano de Greenwich.

Chile Continental, por suerte, tiene su territorio de norte a sur y no, como otros países que, por su extensión, tienen, a veces, cuatro horarios diferentes en la misma nación.

A Chile le corresponde, geográficamente, el huso horario -5, pero los gobernantes de hace muchos años atrás, decidieron dejarlo en el huso horario -4. Horario que usamos siempre, hasta que, en una crisis energética, fue necesario hacer un esfuerzo a nivel país y cambiarlo, "momentáneamente", al huso horario -3. Este cambio se produjo en el gobierno de Eduardo Frei Montalva, padre del ex presidente, Eduardo Frei. Pero la diferencia, en aquellos años, con el huso horario -3, para ahorrar energía eléctrica fue con tutti, si la comparamos con lo que hacemos ahora.

En esos años no había tantos elementos electrónicos en nuestras casas, no teníamos el sistema de televisión por cable o satelital. Los postes de alumbrado público en las ciudades, se encendían poste por medio y las tiendas apagaban sus luces durante toda la noche. Además, los canales de televisión terminaban sus transmisiones mucho antes de medianoche. El voltaje de doscientos veinte en las casas fue disminuido de ese valor, es decir, el cambio ¡sí se notó!, con el esfuerzo nacional.

Hoy en día, "dicen" nuestras autoridades, que hay un ahorro energético. Cosa que pongo en duda, ya que los que se levantaban con un poco de luz, ahora tienen que encender sus lámparas, ya que lo hacen aún en la obscuridad. Los únicos que están contentos son los más flojos, que se levantan más tarde y que tienen, al atardecer, un poco más de luz natural.

Pero el punto es que, nuestras autoridades, piensan que con el cambio al huso horario -3 se arregla todo.

La tierra, en su desplazamiento alrededor del sol y por su inclinación del eje terrestre en veintitrés coma cuatro grados, hace que, durante el año, nuestro planeta nos proporcione luz natural, tanto en las mañanas como en las tardes, y que nosotros ¡No! seamos los dueños de decidir cuándo la queremos.

A partir del equinoccio de primavera, en septiembre, la luz natural se extenderá cada vez más en nuestro territorio y el cambio de hora y el ahorro de energía, ya no tendrán validez alguna. La parte negativa de este cambio al huso horario -3 es que nuestra juventud comienza sus carretes después de medianoche, ya que a las diez de la noche aún tenemos claridad en los cielos.

Ojalá que volvamos, algún día, a ser obedientes con lo que la tierra y la madre naturaleza nos entregan y a no manipular, nosotros, los ciclos normales de nuestras vidas.

Un ¡sí! al huso horario -4  y un ¡no! al absurdo cambio al -3.

“La tierra, en su desplazamiento alrededor del sol y por su inclinación del eje terrestre en veintitrés coma cuatro grados, hace que, durante el año, nuestro planeta nos proporcione luz natural, tanto en las mañanas como en las tardes, y que nosotros ¡No! seamos los dueños de decidir cuándo la queremos”.

 

Otras Columnas

Voy a dormir afuera
Presta Oído
Verano interminable
Presta Oído
TIEMPO DE APRENDER
Pilar Sordo
¿Pa`onde va la moto, ah?
Nicolás Larrain
APERITIVOS O PICOTEOS
Rodrigo Barañao
China: salto (o asalto) a la diplomacia del Mar del Sur
Asia Dónde Vamos
Viña Casas del Bosque, carmenère reserva
Wine & Gourmet
THE BIRDS
Especial Inmobiliario
THE RED HOT CHILI PEPPERS PHENOMENON
Especial Inmobiliario
TRES ACTOS
Forward
Reconstrucción desde el alma
Amalia Cubillos
LOS MUNICIPIOS DEL DESIERTO
Archivo Histórico
Chinchorros milenarios: Su presencia en la Costa Norte
Patrimonio Iquique
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación5+1+4   =