Tell Magazine

Entrevistas

EDICIÓN | Agosto 2012

Dios y el Universo

Padre Juan Bautista Picetti, fundador del observatorio Cerro Mayu
Dios y el Universo

Soñó con que su colegio tuviera su propio observatorio y lo logró. Acercó la ciencia a los alumnos del Seminario Conciliar de La Serena, y tiene el museo–laboratorio más completo del país. Lejos, el mayor mérito de este sacerdote italiano fue lograr algo que parecía imposible: compatibilizar la religión y la ciencia.

por Daniela Collao Velas / Fotografía Patricio Salfate Traslaviña.

Si hay alguien que sabe de ciencias es él. Es su pasión y se nota. Formó el museo de física más completo del país, con muchos objetos y experimentos traídos desde Italia, que conoce de pies a cabeza. El 2007, fue galardonado por la Universidad Católica de Chile, con el premio “Michael Faraday”, por su gran aporte a la física y a la astronomía. Prueba de lo último, es la instalación del observatorio Cerro Mayu, a veinticinco kilómetros de La Serena, en el corazón del Valle de Elqui.

Antiguos teléfonos, ampolletas, un sismógrafo, telescopios y hasta un aparato que muestra la fisonomía de un átomo son algunas de sus colecciones que exhibe, demostrando el gran cariño que tiene por la ciencia y su pasión al enseñarla.

Es italiano, el último de siete hermanos, y pertenece a una familia muy afectada por los embates de la Segunda Guerra Mundial. “Uno de mis hermanos era soldado y murió combatiendo”, manifiesta.

A temprana edad se ordenó sacerdote, pertenece a la orden Barnavita; sin embargo, la naturaleza, sus procesos y fenómenos, nunca dejaron de inquietarlo. Tanto así, que bordea los noventa años y continúa haciendo clases en el colegio Seminario Conciliar de La Serena.

Habla de astros, constelaciones, gravedad, universo y galaxias, como quien conversa con un amigo. Asegura que todo lo que nos rodea “es obra y gracia de Dios”.

“Una forma de dar las gracias es aprovechar lo que la naturaleza nos da. Somos privilegiados por todo lo que Dios puso a nuestro alrededor y, por lo mismo, dudo que pueda existir otra humanidad como la nuestra”.

Se refiere a extraterrestres, ¿cuál es su posición respecto a ese tema?
Sí, creo que pueda existir vida, pero como la nuestra… es difícil. De hecho, Stephen Hawking lo dice cuando se refiere al principio antrópico, es decir, el centro es el hombre; el mundo es así, porque el hombre es así. Hay una correspondencia total entre el entorno y los humanos.

¿Cómo nace el Tololito?
Teníamos la inquietud de que los estudiantes tuvieran conocimiento de nuestra naturaleza, más allá de la tierra. Para eso, necesitábamos un telescopio, y en una oportunidad que fui a Italia, traje uno de cuatro pulgadas, pero le pusimos de todo para hacerlo más complejo. Pasó el tiempo y para el corso del colegio, faltaba una cúpula para un disco volador, entonces la hicimos y ganamos el primer lugar.

¿Había mucha inquietud entre los niños?
Sí, harta, ellos querían comprender el universo. Así es que el año setenta y dos adquirimos un telescopio de ocho pulgadas que el observatorio Tololo alcanzó a perfeccionar. Lo bueno de ese es que explica cómo funcionan los grandes telescopios. Lo teníamos instalado en una terraza en el mismo colegio y así estuvimos muchos años, pero no nos dimos cuenta de que la luz no dejaba hacer observaciones. La contaminación lumínica era cada vez más fuerte.

¿Qué alternativas había para continuar con la actividad astronómica?
Nos pusimos a buscar la forma para continuar con esto, y pensamos que en el Valle de Elqui podíamos encontrar algún lugar que fuera el adecuado. Hablamos con don Aldo Olivier para que nos facilitara algún terreno entre medio de sus cultivos de viñas y papayas, y él nos dijo que buscáramos donde quisiéramos. Llegamos hasta este lugar, donde no llegaba la luz y tampoco lo iba a hacer en los próximos años.

Era el lugar ideal para emplazarlo…
Sí, porque pensamos también en el futuro. No había asentamientos humanos cerca, y tenía una vista especial al valle. Además, no estaba tan retirado de la ciudad y las luces no llegaban. Este es un lugar ajeno a todo tipo de contaminación…

PRIVILEGIOS DEL CIELO

Tiene la ventaja de que puede contemplar los cielos más limpios del mundo. El Cerro Mayu, que en idioma indígena significa Vía Láctea o Río de Luz, fue fundado el 2006 y, el edificio, que tiene una vista privilegiada del valle transversal, contiene una capilla y un observatorio, reuniendo dos mundos que normalmente son divergentes: ciencia y religión. Esto se grafica en su interior, donde hay una sala de exposiciones y, en frente, un altar para ceremonias litúrgicas.

Con ese terreno, ¿ya lo tenían todo para su propio observatorio?

Sí, y recibimos harto reconocimiento porque nos acompañaron muchas autoridades y también astrónomos, quienes apoyan nuestra actividad científica y compartimos conocimientos. Mas de mil quinientos jóvenes del país lo conocen, y profesionales, incluso de la Nasa y de la Universidad de Oxford. Pero, sin duda, lo maravilloso de todo esto es que, además, vienen muchas personas de organizaciones, de juntas de vecinos o adultos mayores que me comentan que nunca habían visto algo así. Una de las mejores experiencias de vida que me ha dejado todo esto es la amistad que sostengo con astrónomos que trabajaron en Chile, pero que ahora están en el extranjero.

No es solo para los estudiantes entonces, ¿también pretenden fomentar el gusto por la astronomía entre la comunidad?

Sí, de todos modos, pero nos gustaría tener más medios para que llegue más gente hasta este lugar y poderlos recibir mejor, entregarles un entorno más adecuado.

¿Qué proyectos de mayor trascendencia se desarrollan en Cerro Mayu?

Desde la Universidad de Tucson, Texas, nos encargaron observar el movimiento de un mini cuázar, o fuente astronómica, que emite una singular luminosidad. Nos encargaron un telescopio, que tiene una cúpula que no es circular como las otras, sino que tiene una especie de techo. Tiene una cámara fotográfica que permite tener una visión remota del universo, no la observación directa como se realizaba antiguamente. Eso le da un carácter más científico al trabajo que realizamos… lo bueno es que, además, tiene las condiciones para que tanto aficionados, como personas con mayor conocimiento, puedan venir.

¿Han formado en el colegio profesionales de la física o de la astronomía producto de toda esta infraestructura que tienen a la mano?

Sí, hay cuatro ex alumnos que ahora están doctorándose en astronomía, en Brasil, Estados Unidos y Francia. Uno de ellos trabaja en la Nasa. También tenemos otros que están estudiando astronomía. Hay una mujer, que era de otro colegio, pero que quiso unirse al grupo nuestro y ahora también entró a estudiar física con mención en astronomía.

¿Cómo se siente con esos resultados?

Muy satisfecho, siempre me ha interesado la ciencia y enseñarla. Hay un párrafo en un libro de Einstein que cita a la Biblia. Dice “a Dios lo encuentras afuera de la puerta, siempre que la ciencia te la abra”, esto quiere decir que él estará al otro lado, pero necesitas a la ciencia para darte cuenta dónde está. 

En ese sentido, ¿cómo es posible compatibilizar dos áreas que son tan opuestas, que tienen una visión tan divergente, por ejemplo, acerca de la creación del universo?

Nunca he pensado que sean contrarias. La teoría del big bang, se refiere a la creación tal como lo dice la Biblia. Finalmente, todo el mundo se creó, de la forma en que la ciencia lo dice, pero porque Dios así lo quiso. El otro día miraba una planta, por ejemplo, y pensaba cómo se creó, también tuvo su big bang, y el resultado fue maravilloso, para que el hombre lo aprovechara. Por eso, uno se siente privilegiado con la fe, porque si uno no cree en Dios, pierde la razón de vivir.

Ya creó un observatorio, ¿le quedan mayores ambiciones?

Me gustaría que fuese más acogedor para que las personas pudieran venir de día y de noche. Que tuviese áreas verdes y además un quiosco, para que los niños puedan comer algo y puedan pasar un día completo acá. Incluso, ya le tengo el nombre: Anticucho Zodiacal.

 

“Una forma de dar las gracias es aprovechar lo que la naturaleza nos da. Somos privilegiados por todo lo que Dios puso a nuestro alrededor, y por lo mismo dudo que pueda existir otra humanidad como la nuestra”

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación5+3+4   =