Tell Magazine

Entrevistas » Especial de Minería

EDICIÓN | Agosto 2012

Las claves del sueldo de Chile

Hernán de Solminihac, Ministro de Minería
Las claves del sueldo de Chile

En el mes de la minería y pensando en los miles de hombres y mujeres que trabajan para hacer aún más grande esta actividad, el Ministro de Minería se refiere a la situación actual de la industria, su crecimiento, desarrollo sustentable, participación femenina y nuevas oportunidades para miles de chilenos.

Por Mónica Stipicic H. / Fotografía Andrea Barceló

Entre las frías paredes del Ministerio de Minería, la oficina de Hernán de Solminihac parece un oasis. Los rayos de sol se cuelan por entre las persianas y el ministro se presenta como un hombre cercano, de risa fácil y muy claro para explicar conceptos que podrían parecer complejos, pero que, bajo su mirada, adquieren un tono más amable. “Acercar la minería a la gente” es la frase que se lee en varias partes y es el eslogan que el ministro parece tener grabado a fuego.

“Chile es un país minero, así lo dicen todos los indicadores. Cerca del setenta de las exportaciones y el quince por ciento del PIB provienen de la minería, el sector económico que más aporta al presupuesto de la nación. Obviamente, todavía nos falta hacer que la gente la valore aún más y ese es un desafío pendiente para la industria y para el gobierno”, explica.

¿Cómo puede posicionar a la industria minera en la opinión pública?
Tenemos cuatro ejes de trabajo y uno de ellos es acercar la minería a la gente. Lo que queremos es dar a conocer las características de la industria, el aporte que hace al país y presentarla como un potencial desarrollo de las personas. Hay muchos puestos de trabajo disponibles y es importante que las personas los conozcan y puedan participar de los procesos.

Lograr que los niños chilenos, cuando sean grandes, sueñen con “ser mineros”…
Exactamente. Para eso estamos trabajando con niños, colegios, universidades y con las familias, las dueñas de casa. Hoy día, la presencia de las mujeres en la minería es bastante baja —alrededor de un siete por ciento—, por lo que tenemos espacio para crecer con su participación.

¿Cuáles son los espacios que existen para incorporarlas?
Antes había muchos mitos, pero hoy se están rompiendo, porque las barreras que existían para la participación de la mujer en la minería ya no existen. Hoy pueden integrarse a muchas etapas de la cadena productiva, ya no solo en el área administrativa, sino también en el manejo de grandes camiones, laboratorio, seguridad. Con la tecnología actual, el esfuerzo físico ya no es tan necesario… es cosa de que se capaciten y se atrevan. Muchas veces hemos hablado de este tema en las faenas y hay dos conclusiones que se repiten: que el desempeño que hace la mujer es muy bueno, porque es eficiente y cuidadosa; y que el trabajo en equipo y el ambiente mejora sustancialmente.

¿Existen políticas que fomenten la vinculación entre universidades y empresas, para la preparación de profesionales especializados en la industria? Parece ser que hay más demanda que oferta, porque incluso se están “importando”…
Ahí tenemos otro de nuestros ejes de trabajo, que se relaciona con la inversión. Dentro de ese punto se enmarca la educación. Estamos haciendo un trabajo conjunto con los ministerios de Educación, Trabajo y Minería, además de las empresas e instituciones educacionales, para determinar cuáles son los requerimientos de las mineras, tanto en cantidad como en competencias. Nuestra estimación es que se van a necesitar unas setenta y cinco mil personas en los próximos ocho o diez años, considerando los cien mil millones de dólares en proyectos. Alrededor del ochenta por ciento de las necesidades son para empleados en mantención y operación de equipos y un veinte por ciento de profesionales más específicos. Como ya tenemos clara la necesidad, estamos buscando los mecanismos para satisfacerla, recomendando ajustes o creando nuevas carreras.

¿Los jóvenes han demostrado interés?
Durante Expomin se lanzó una página web en que se ofrecían dos mil puestos de trabajo. Solo en una semana ya había veinte mil postulantes, de los cuales un treinta y cinco por ciento eran mujeres y un número importante de gente de regiones no mineras, lo que demostraba que la movilidad tampoco es un problema.

PEQUEÑOS Y MEDIANOS

“Hay un eje de trabajo muy importante para nosotros, que es tener una pequeña y mediana minería pujante. Para lograrlo, estamos empeñados en regularizar sus faenas, fundamentalmente porque así podemos ayudarlas y asegurar una tasa de accidentabilidad más baja”.

¿Cómo se ha avanzado en esa tarea?
No hay estadísticas muy claras, porque cada vez que avanzamos descubrimos nuevas faenas. Todavía nos falta bastante y, por lo mismo, el llamado es a los pequeños mineros, para que se acerquen a las Seremis correspondientes y pidan nuestra ayuda. Tenemos recursos, esto no les va a costar dinero, solo hay que entregar la documentación pertinente. Otro aspecto importante para nosotros es la capacitación. Llevamos dos años muy enfocados en seguridad; lo que queremos es lograr, por lo menos, un monitor de seguridad en cada faena pequeña. Este año hemos reforzado eso y hemos capacitado en cosas específicas, como manejo de explosivos. La tercera etapa tiene que ver con la productividad, con ayudarlos en sus planes de producción, detectar y determinar la mejor forma de hacer la explotación. Y también con equipamiento: camiones, perforadores y camionetas para hacer más eficiente su trabajo.

¿Cree que las regiones mineras reciben un porcentaje justo de los ingresos que generan al país? Hay muchos alcaldes que demandan mayores entradas.
De alguna forma estamos respondiendo. Este es el primer gobierno que se hace cargo de esa inquietud, por ejemplo, enviando al Congreso el proyecto de FONDENOR. Obviamente, las expectativas de algunas comunas superan lo que podemos entregarles, pero sí hay respuestas a esas inquietudes. Algunas comunas van a recibir más del doble de lo que tienen hoy, lo que implica un tremendo aporte en desarrollo de infraestructura. Y tampoco hay que olvidar que, en este último tiempo, han crecido considerablemente los fondos regionales y que cada comuna puede participar para obtener nuevos recursos.

¿Y qué pasa con los contratistas?
Para nosotros, la industria minera son las minas y todo su entorno. Estamos trabajando en un programa llamado “proveedores de clase mundial”, que busca que estos no solo desarrollen nuevos procesos para la industria nacional, sino que también sean capaces de exportarlos. Yo siempre hago una analogía: “la minería es a Chile como la industria aeroespacial es a EE.UU.”. Es decir, tenemos que lograr que los desarrollos en minería puedan trasladarse a otras industrias, como lo hicieron en el mercado espacial con productos específicos que, de a poco, han ido pasando al uso cotidiano. Eso es lo que pretendemos; que se genere innovación aplicable a otras industrias, por ejemplo, en eficiencia energética o uso de agua.

¿Es el cluster el gran tema de estos tiempos?
Esto está íntimamente ligado al cluster. Nuestra idea es desarrollarlo en cada región, asociándonos con las mineras y los proveedores. Estamos trabajando con concursos de innovación, en que esperamos poder incentivar a los pequeños emprendedores para que entren a la industria minera, para que sus talentos se pongan al servicio del país.

EMPRESAS RESPONSABLES

“Hay un tercer eje relacionado con la seguridad y el medioambiente. Y estamos haciendo varias cosas, como por ejemplo, la ley de cierre de faenas, que se aprobó el año pasado y debería entrar en vigencia en noviembre, y que obligará a todas las minas que tengan cierto nivel de producción a definir un plan de cierre, que garantice los mecanismos para contar con los recursos necesarios al momento de cerrar”.

El desarrollo sustentable es el gran tema de estos tiempos.
Exactamente, y hace un par de años el gobierno está implementando una nueva institucionalidad ambiental. Como ministerio participamos de ella y todos los proyectos deben respetarla. Esta nueva institucionalidad garantiza el equilibrio entre el medioambiente y el desarrollo del país.

¿Estamos preparados para responder a las demandas energéticas de los nuevos proyectos mineros?
En ese sentido tenemos varios desafíos. La energía y el agua son dos muy importantes. Pero si resolvemos el primero, el segundo también se soluciona, porque no hay más fuentes de agua que no sean del mar. El tema energético hay que trabajarlo en conjunto con todos los entes involucrados. Hace un tiempo, el presidente lanzó la estrategia energética para el país en los próximos años, con seis puntos de trabajo —eficiencia, avance en el desarrollo de energías renovables, potenciar las energías tradicionales, mejora de la conectividad, regulación del mercado eléctrico e interconexión regional—, que una vez resueltos debieran solucionar las principales necesidades de energía.

¿Qué lugar tiene la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en los nuevos proyectos?
Nosotros promovemos que la relación con las comunidades parta desde el origen del proyecto, que vayan relacionándose, entendiendo sus necesidades y atendiendo, de la forma más adecuada posible, la relación con la comunidad.

Hay quienes dicen que las empresas mineras viven con varios años de anticipación, ¿cómo se enmarca eso en un país cortoplacista?
La minería piensa en el largo plazo. Cualquier inversión que se empiece hoy probablemente verá resultados en varios años, aunque el horizonte de vida de un yacimiento también es muy largo… Sin ir más lejos, Chuquicamata y El Teniente tienen casi cien años y, en ambas, acabamos de encontrarles cincuenta más. Esa es la mirada permanente, la industria minera lo tiene internalizado y parte importante de esta tarea de acercar la minería a la gente, pasa por transmitir que se trata de una industria estable.

 

 

“Las barreras que existían para la participación de la mujer en la minería ya no existen. Hoy pueden participar en muchas etapas de la cadena productiva”.

“Esperamos poder incentivar a los pequeños emprendedores para que entren a la industria minera, para que sus talentos se pongan al servicio del país”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación4+8+6   =