Tell Magazine

Entrevistas

EDICIÓN | Abril 2012

Mi talismán es la gente

Rosana, cantautora española
Mi talismán es la gente

Desde Lunas rotas (1996) ha regalado —como ella misma lo describe— latidos de música a todo el mundo, resumidos en canciones contenidas en sus discos que la definen como una artista incansable. Así quedó demostrado en su reciente visita a Chile, como jurado del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, donde interpretó sus éxitos y promocionó Buenos días mundo, su más reciente entrega.

Por Maureen Berger H. / Fotografías Vernon Villanueva B.

Lanzarote es una isla española, que se caracteriza por que todas sus casas son blancas, la gastronomía es exquisita (especialmente la gran variedad de papas), sus playas cálidas  y la gente se demuestra muy cariñosa con el turista que les visita todo el año. Así es como vi hace unos años atrás la tierra natal de Rosana Arbelo, quien creció en una familia humilde entre ocho hermanos, pero que desde pequeña, cinco años, demostró sus dotes artísticas y conexión con instrumentos como la guitarra, el piano y la batería.

¿Recuerdas el primer tema que compusiste a los ocho años?
Sí, perfecto. Me acuerdo que nos llevaron con el colegio a visitar un asilo de ancianos en  Navidad y yo me fui triste. Me pareció que hay algunas soledades que no se explican y compuse una canción al respecto. Ahora —hablándolo contigo— me doy cuenta dónde surge ese punto optimista que me ha marcado de alguna manera en toda mi carrera...     

¿Sigues interpretando tantos instrumentos como en tus inicios?
Sí, me gustan todos. La batería es muy divertida, el piano es entrañable, pero me quedo con la guitarra, porque fue el primer instrumento que me regaló mi padre y es el que está más pegado al corazón de la gente. Traduce muy bien lo que uno tiene dentro y se acopla como una extensión del cuerpo. Los únicos que aún me falta dominar, pero no pienso morir con esa espinita, son los instrumentos de viento, como trompeta, saxo, etc.

NI TAN GRANDE NI PEQUEÑA

A los veinte años, Rosana se trasladó a Madrid donde estudióarmonía y guitarra. Con el tiempo, el dúo español Azúcar Moreno grabó el tema Ladrón de amores compuesto por Rosana y más tarde, en 1994, una canción de su autoría, Fuego y miel, cantada por Esmeralda Grao, ganó el primer puesto en el premio del Festival de Benidorm; a partir de entonces sus composiciones empezaron a interesar a muchos artistas. Así fue que, a principios de 1996, y animada por sus amigos, decidió cantar ella misma sus propias composiciones y consiguió un contrato discográfico.

Rosana debutó en el mercado musical, en junio de 1996, con el álbum  Lunas rotas, logrando un notable éxito y disco de diamante en menos de un año. Incluía el tema El talismán, el mayor éxito de España de ese año, le siguieron singles como A fuego lento, Sin miedo, y Si tú no estás. Esta producción se publicó en más de treinta países, entre ellos México, Brasil, EE. UU.,Francia,  Alemania, Japón y  Corea del Sur. Incluso el director Quentin Tarantino utilizó dos de sus canciones -Lunas rotas y El talismán- en su película Curdled. Desde entonces, este álbum ha vendido más de tres millones de copias a nivel nacional e internacional, convirtiendo a Rosana en la artista española con más ventas de la década de los años noventa en España.

¿Qué significó para ti el dúo Azúcar Moreno?
Muchísimo, tal como Emanuel y otros artistas que fueron la voz de mis emociones por muchos años, cuando me dedicaba, única y exclusivamente, a componer.

¿Por qué te decidiste a cantar tus temas tan tarde, recién a los treinta años?
Yo no tenía ganas de dedicarme a la música como cantante, siempre me vi en la cara B, no sobre el escenario. Pero los amigos y la familia se pusieron “muy pesados” (ríe) y me insistieron para que grabara aunque fuera para ellos. En 1996, decidí componer un supuesto álbum para mí que se llamó Lunas rotas… pero el destino quiso otra cosa.    

¿Te dio susto empezar en algo que habías evitado por años?
Nunca, para mí el escenario se convirtió, desde el principio, en un lugar grato. Ocurre que  me apasiona estar con la gente, entonces desde el primer momento descubrí que los conciertos eran una excusa para encontrarme con las personas y, además, verlos sonreír. Me gusta el aplauso, pero me quedo con sus sonrisas. Instantes antes de subir a cantar, más que nervios, me da ansiedad y unas enormes ganas de estar con ese público que siento como mis amigos.  

¿Cuál es tu talismán?
Precisamente ellos, mi gente, mis amigos, la familia, el público y los seguidores son mi talismán. Un abrazo de los míos es fantástico, no tiene precio y es mi único amuleto presente antes de un show.

En los años noventa llegaste a ser la artista española con más ventas en España ¿Qué se siente llegar tan alto?
Yo procuro prestarle poca atención a esa parte, a lo que vendo o no, porque soy consciente de que si lo hago, acabo creyéndomelo. Además, cuando pasó todo eso, mis amigos y familiares cuidaron mucho de recordarme quién era y de dónde venía. Ellos me dijeron algo muy cierto: “ni ahora eres tan grande como dicen y si un día no tienes éxito, no serás tan pequeña como te digan. Pásatelo bien y vive la música, porque en definitiva es lo que más te gusta hacer”. Eso no se me ha olvidado nunca, atesoro mucho esas palabras.   

PAÍSES CONSENTIDOS

A finales de 1998, Rosana continuó realizando giras por Europa y Latinoamérica y
publicó ese mismo año su disco Luna nueva. Su primer single Los domingos en el cielo, una canción alegre y positiva, ocupó el primer lugar en las radios nacionales aunque por poco tiempo; le siguió el segundo single Contigo. En febrero de 1999, Rosana actuó en el Festival Internacional de Viña del Mar.

En septiembre del 2001 salió a la venta su disco Rosana, donde experimenta nuevos ritmos, intentando ofrecer un estilo más rockero, producto directo de haber nacido en las Islas Canarias, donde los géneros musicales se funden. Su primer sencillo Pa' ti no estoy, se posicionó rápidamente en el gusto del público, gracias a su mensaje positivo y al estilo alegre de la canción. Tal como Donde ya no te tengo y Hoy. También incluyó una versión de su tema Mil y una noches acompañada de mariachis, esto en agradecimiento a su público mexicano, donde la cantante afirmó que: "México es mi niño bonito, ya que me ha dejado saborear, paso a paso, mi carrera artística; allí cada disco ha ido funcionando un poco mejor".

¿Qué recuerdas de tu visita a Viña en 1999 y por qué tardaste tanto en regresar al festival?
En 1999 fue muy bonito compartir mi música en un lugar que es respetado por tradición y no había regresado antes porque hasta ahora no se había dado la invitación. Este año vine en calidad de jurado, pero igual me di el gusto de subir al escenario a interpretar algunos temas desde Lunas rotas hasta Buenos días Mundo.  
 
Sí México es “tu niño bonito”, ¿qué representa Chile para ti?
Debo corregirme, México es uno de mis consentidos porque ha estado ahí conmigo desde 1996, tal como Argentina, España, Italia, Alemania y Chile. Son lugares que recuerdo de una manera muy especial. No olvido cuando canté por primera vez en el Estadio Nacional, fue un concierto precioso que jamás olvido. De hecho, cuando vengo a Chile siempre pienso que el mar, el color y la luz de mis tierras en Lanzarote, se parecen mucho a Viña del Mar.

Versiones de tus temas se escuchan incluso en China, ¿has pensado cantar en otros idiomas, como inglés?
No aún. En Alemania, Italia e Inglaterra canto mis temas en español. Sí existen versiones de mis canciones en otros idiomas, como el chino. Ahora, si me tocara cantar en un idioma en el que yo sea capaz de soñar, sí lo haría, porque para aprenderme algo de memoria, que no puedo interpretar con el corazón, no me atrae en nada. Inicialmente, el inglés nunca ha estado en mis planes, porque no lo domino bien. Pero nunca se sabe qué pasará mañana.  
   
¿Se vienen más conciertos en Chile este año?
Sí, el 10 y 11 de mayo estaré cantando en el Teatro Nescafé de Las Artes de Santiago.

ESCRITORA: MATERIAL SENSIBLE

En 2003, Rosana lanzó su primer libro Material sensible: Canciones y Poemas, una selección de pensamientos, poemas, canciones escritas para otros artistas, otras interpretadas por ella y algunas inéditas. Vendió más de veinticinco mil ejemplares, todo un récord para un libro de poesía. Carlos Tena, crítico de la música española, calificó a la cantautora como “una poetisa que sabe hacer canciones o una cantante que sabe hacer poemas… una novia del mar”.

¿Qué eres más poeta o cantante?
Él dijo eso porque me quiere mucho (ríe). Pero lo que realmente soy es una persona a quien le encanta hacer música, canciones y compartirlas con el mundo y que tiene, afortunadamente, gente que piensa cosas tan bonitas como esa, ¡eso es lo que creo! (ríe).

¿Viene otro libro?
Inicialmente no está previsto, pero podría ocurrir. Yo nunca digo que no a nada. Siempre pienso que si algo nace de verdad, desde dentro, todo puede ser.

En diciembre de 2003, la cantautora publicó Marca registrada, cuyo primer single fue No habrá Dios. Luego se cambió a Warner Music, sello a través de la cual lanzó su quinto trabajo Magia (2005), donde destacan temas como Aquel corazón, Soñaré y Carta urgente.

En 2009, salió a la venta A las buenas y a las malas. En palabras de la canaria, se trata de su trabajo «más eléctrico, más directo, más pop-rock de arriba a abajo, más uniforme y menos latino». Trece canciones en las que continúa plasmando una visión optimista de la vida.

BUENOS DÍAS MUNDO

Después de componer y colaborar con músicos del panorama español, Rosana regresó, a fines del 2011, a la escena musical con un nuevo trabajo discográfico llamado Buenos días, Mundo!, título que ella eligió, ya que llevaba tiempo queriendo que el mundo “sueñe despierto”. Esta nueva producción reúne trece canciones inéditas, en las que la cantautora apuesta por un estilo más cercano al rock, pero sin olvidar su esencia pop tan característica.

El primer sencillo Mi trozo de cielo, una canción llena de esperanza que habla de lo que vive el mundo actualmente, ocupó los primeros lugares en las radios españolas y se mantuvo dentro de los Top10 en las listas de Latinoamérica. Como parte de la promoción de este disco, Rosana inició una nueva gira de conciertos por España y el mundo que está en plena realización.

Pero no todo es paz en la vida de Rosana, pues hace unos días un perito determinó que la cantante española habría plagiado con su tema Soñaré la canción Uruguay te queremos ver campeón, de los músicos uruguayos Alberto Triunfo y Roberto Da Silva.
Según la firma de abogados representantes de la acusación, el perito al que la jueza que lleva el caso, Dora Szafir, encargó el análisis de ambos temas, el músico, compositor, director de orquesta y pianista Raúl Medina, señaló que "queda muy claro que hay una gran similitud entre los dos estribillos".

La acusación de plagio contra Rosana se remonta al año 2005, cuando al oír el tema incluido por la cantante canaria en el disco Magia, Triunfo y Da Silva se pusieron en contacto con ella para exigirle explicaciones por lo que consideraban un plagio de su popular tema. Tras dos años de conversaciones infructuosas, en 2007 el asunto pasó a la justicia y la propia cantante, que nunca antes había recibido una acusación de plagio, viajó a Montevideo para defender su inocencia ante la justicia. Entonces, indicó que las notas de la discordia eran "de dominio público" y estaban "en otros millones de canciones", en concreto, en las "miles" de versiones del tema The First Noel, un villancico europeo que "data del siglo XIII" y que ha sido interpretado por cantantes como Elvis Presley y Frank Sinatra.

Ante la imposibilidad de que las partes se pusieran de acuerdo, la jueza Szafir ordenó a un primer perito, el músico Coriún Aharonián, que analizara el tema. Ahora, con el dictamen de Medina, la jueza deberá resolver el caso en una audiencia futura con fecha todavía por definir.

¿Cómo tomas el tema de la acusación de plagio?
 Cuando sabes que eres inocente, obviamente que duele. No es amable que jueguen con mi carrera en este sentido, pero  el tema está en el juzgado que es donde tiene que estar y de momento no se sabe nada. Yo no pienso hacer un juicio en paralelo, confío en la ley y aquí estoy, segura de mi verdad.

 

“Yo no tenía ganas de dedicarme a la música como cantante, siempre me vi en la cara B, no sobre el escenario. Pero los amigos y la familia me insistieron para que grabara aunque fuera para ellos”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación9+9+1   =