Tell Magazine

Entrevistas » Deporte

EDICIÓN | Abril 2012

La suerte y la técnica

Cristóbal Beltramín, golfista
La suerte y la técnica

Estas son dos de las necesidades básicas para ser un golfista de lujo. O por lo menos así lo explica el rancagüino Cristóbal Beltramín, quien ha viajado por el mundo como golfista profesional y que no tiene dudas que el factor suerte, más una buena técnica y concentración, son los tres eslabones que permiten que un jugador sea mejor que otro. En estas páginas nos cuenta todos sus secretos.

Por María José Pescador D. / Fotografías Danny Bolívar U.

Tiene veintitrés años, más de cien trofeos y medallas que repletan su pieza. Estudió en el colegio La Cruz hasta tercero medio, porque el último año decidió hacerlo en el Athletic Study Center de Santiago. Una escuela preparada para darles facilidades a los deportistas de elite de Chile. “La gracia que tiene es que puedes terminar tus estudios escolares con clases de nueve de la mañana a doce del medio día. Entonces te dejan libre toda la tarde para entrenar”.<br /> <br /> Esta decisión la tomó porque su objetivo principal era irse a Estados Unidos a estudiar y jugar. Mientras estuvo en la universidad en USA —un año— se mantuvo como número uno en el ranking, lo que lo hizo viajar a distintos campeonatos regularmente, e incluso ver jugar a Tiger Woods, el mejor del mundo. Pero la soledad hizo que su calidad deportiva bajara y, por lo tanto, que el golf dejara de ser una prioridad, por lo que decidió volver a Chile.<br /> <br /> Antes de esta tremenda experiencia, Benjamín cuenta que empezó a jugar golf a los ocho años, cuando sus papás lo mandaban castigado —porque, según él mismo dice, era un malandrín— a la casa de su abuela a las Brisas de Santo Domingo. “Como tuve que irme para allá, y no tenía nada que hacer, jugaba golf con ella todos los días. Así mejoré cada día más y a los doce años entré a una gira en la categoría infantil, donde jugué un par de campeonatos y quedé para ir a un torneo en Estados Unidos; en ese momento comencé a tomar en serio el tema”.<br /> <br /> De esta manera, Cristóbal cuenta que empezó a escalar en el ranking, lo que hizo que la Federación de Golf lo mandara de viaje a distintos países. Y ahí empezaron los sacrificios que son mayores en la etapa formativa. “Porque después, cuando ya eres un deportista bueno, las cosas se facilitan más. Pero antes nunca fui a una fiesta porque al día siguiente tenía práctica, no podía jugar fútbol, que me encanta, porque me podía lesionar…pero si no me hubiese gustado este deporte, no me habría sacrificado tanto”.<br /> En la etapa juvenil y como amateur, entre los trece y dieciocho años, Cristóbal estuvo siempre entre los dos primeros lugares del ranking nacional. Ganó muchos campeonatos nacionales, tantos que no los recuerda todos, además de otros en el extranjero: campeonatos sudamericanos en Argentina, Uruguay, Colombia, Venezuela, Perú, México, y en Copa Andes (en Chile), el torneo más importante del país, además de varios otros en Estados Unidos.<br /> <br /> <strong>LA PAUSA</strong><br /> <br /> Al llegar a Chile, Cristóbal decidió que quería estudiar ingeniería comercial, lo que es un tema para todo deportista de nuestro país. Primero, porque la elección de dedicarse por completo, en este caso al golf, es muy difícil, ya que las posibilidades de vivir de aquello son impredecibles. Por lo mismo, la mayoría decide estudiar, trabajar, y dejar la práctica a un lado, por algo que sí les va a permitir mantenerse durante toda la vida.<br /> De esta forma, Beltramín dejó el golf, no por completo, durante al menos tres años. Igualmente jugó, y ya como profesional, tres campeonatos en el país, de los cuales quedó entre los primeros lugares. “Si pudiera, claro que me gustaría vivir del golf, vivir de lo a uno le gusta, en vez de estar en una oficina todo el día, pero no es real”. Aunque hoy Cristóbal, a pesar de que está terminando sus estudios y además trabaja, está jugando mucho más y mejor, lo que ha hecho que consiga un auspiciador, logro nada fácil.<br /> <br /> Novadvice es la empresa que lo ayuda en el golf. “En verano del 2010, me encontré con un amigo que me contó que estaba trabajando en esta empresa. Sin pensar en otra cosa, le mandé mi currículo para ver la posibilidad de integrarme a la compañía, y me contrataron como part time. Hasta que empecé mi propia empresa de consultoría —Captica Consultores— en “metodologías de aprendizaje”, junto a un profesor de la universidad y otro alumno. “Nos está yendo excelente, pero en agosto del año pasado me saturé trabajando en dos partes; además, estaba en la selección de fútbol, que me encanta, de la universidad y, por otro lado, estudiando y el golf… por lo que decidí salir de Novadvice. Mi amigo, en ese momento, me dijo que cuando empezara a jugar más, le avisara porque ellos me auspiciarían felices”.<br /> <br /> <strong>LA VUELTA</strong><br /> <br /> Así fue que, en enero de este año, Cristóbal se tomó vacaciones en su empresa y decidió empezar a jugar de forma más seria. Novadvice, tal como le había prometido, lo auspicia hasta hoy, y en el home de su página web —www.nodadvice.com— está el seguimiento de todos los campeonatos en los que ha participado Cristóbal desde que ellos lo patrocinan. Hasta este momento, Beltramín lleva ocho torneos jugados como profesional: Cachagua, Marbella, Viña, Quintay, Las Brisas de Santo Domingo, la Serena, La Posada en Concepción, y el Internacional de los Lirios en Rancagua.<br /> En el torneo de La Posada Cristóbal cuenta que quedó cuarto, empatando con Felipe Aguilar (número uno del golf chileno). Esto quiere decir que Beltramín realizó el mismo número de golpes en una vuelta. <br /> <br /> <strong>¿La diferencia entre amateur y profesional?</strong><br /> El amateur puede llevarse él los palos, en cambio, el profesional debe tener un caddie que le lleve los palos, las inscripciones son más caras y cuando juegas de forma profesional, ganas plata, es como un trabajo. <br /> <br /> <strong>¿Cómo llegas a ser profesional?</strong><br /> Solamente te inscribes como tal, no necesitas nada más. Obviamente, tienes que tener las condiciones y ser un poco reconocido en el medio. Pero como es más caro, si no hubiese tenido el apoyo de mi auspiciador, pienso que hoy no estaría aquí, porque no tenía los recursos y porque tampoco pensé que me iba a ir tan bien.<br /> <br /> <strong>¿El secreto para ser un buen golfista?</strong><br /> La consistencia. Eso quiere decir que si el torneo dura un fin de semana completo, la idea es que todos los días hagas la misma cantidad de golpes. El problema de este deporte es que solo una mala jugada, puede costarte el quedar fuera del corte, (es decir dentro de los mejores). Eso es lo raro del golf, que un jugador que no es muy bueno, puede llegar a ganarle a uno que es buenísimo. Eso ocurre poco, pero sucede y no significa que se haya superado; sin más tuvo un mejor día y mejor suerte que su oponente. El golf se termina el último día del campeonato, antes puedes estar número uno, pero un día fallas y quedaste décimo...<br /> <br /> En el último campeonato en el que participó, el Tour of America de Club de Golf los Lirios en Rancagua, jugaron ochenta profesionales, los mejores de Sudamérica, y Cristóbal empezó en segundo lugar y terminó séptimo, nada mal para haber vuelto a jugar de forma más seria hace pocos meses, tener poco entrenamiento, y haber superado a más de setenta profesionales. Eso es algo que no se da con todos los jugadores.<br /> <br /> Por lo mismo, tiene decidido continuar practicando. Su meta para la temporada 2012, es llegar a estar entre los quince del ranking de Chile, para así no tener que jugar las clasificaciones para los distintos campeonatos. “Creo que lo voy a lograr, no puedo ir a las clasificaciones porque siempre son en la mañana y a esa hora estoy estudiando…”.<br /> <br /> <strong>¿Alguna queja o consejo que quieras hacer público?</strong><br /> Sí. Primero, que las universidades que no apoyan a sus deportistas, lo hagan. En la mía, por ejemplo, ni siquiera saben que juego golf, y la vez que pedí permiso para ir a un clasificatorio, fue un cacho, al final no pude. Y segundo, que de todas las grandes empresas de la región alguna ayude a los buenos y excelentes jugadores de la zona. El deporte sí es una inversión, y pienso que los empresarios lo ven como una pérdida de dinero. No se dan cuenta de las cosas positivas, como que su marca esté en distintos países del mundo. Cuando tenía quince años, me contactaron de Titleist —entre las mejores marcas de productos de golf del mundo—, y me auspiciaron desde Estados Unidos, a mí, que vivo en Rancagua, Chile; alguien me vio, y me llamaron, ellos me buscaron. Chile debiera cuidar y creer más en los buenos deportistas.<br /> <br /> <em><strong>“El deporte sí es una inversión, y pienso que los empresarios lo ven como una pérdida de dinero. No ven las cosas positivas, como que su marca esté en distintos países del mundo”.</strong></em>

 

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación5+9+7   =