Tell Magazine

Entrevistas

EDICIÓN | Abril 2012

El desafío verde

Stella Li, vicepresidenta mundial BYD Auto
El desafío verde

¿Cómo una mujer pudo haber llegado tan alto en el negocio de los automóviles? Muy simple: porque la empresa para la cual trabaja no es una fábrica de autos cualquiera, es una compañía que se preocupa por el medio ambiente, llevando taxis y buses eléctricos a todos los rincones del mundo, incluido Chile en un futuro cercano.

Por Cecilia Corbalán L. / fotografía Simone Ducó.

Sólo estuvo veinticuatro horas en nuestro país, pero su visita no pasó inadvertida. Stella Li, la vicepresidenta a nivel mundial de BYD Auto, estuvo en Santiago de Chile reuniéndose con autoridades gubernamentales, empresarios y medios de comunicación para transmitir su mensaje: “BYD es, y seguirá siendo, uno de los líderes a nivel mundial en el desarrollo de tecnologías automotrices no contaminantes, gracias a nuestra vasta experiencia de más de diez años en la producción de baterías recargables para la telefonía móvil. Esto nos ha permitido posicionarnos como una de las compañías más importantes en la producción de automóviles amigables con el medioambiente (eléctricos e híbridos) en todo el mundo”.

Con estos objetivos claros, BYD ha logrado cifras de crecimiento incomparables. En el año 1995, cuando inicia su funcionamiento, la compañía contaba con veinte empleados y con una inversión inicial de trescientos cincuenta mil dólares. Hoy BYD posee ciento veinte mil trabajadores y ochenta billones de dólares al año en ingresos.
Entre su amplio registro de reconocimientos a nivel mundial, BYD cuenta con la participación de Warren Buffett, el inversionista más influyente del planeta, que en el año 2008 decide sumarse a la compañía a través de la compra del diez por ciento del capital accionario de BYD.

En el ámbito de sus desarrollos tecnológicos, en mayo de 2010, la prestigiosa revista BusinessWeek reconoce a BYD como la empresa tecnológica de mejor desempeño en su ranking "Tech 100", superando a gigantes como Apple, Amazon y Google, entre otros.

Así también, destaca la alianza entre Daimler AG y BYD Company que se unen para la creación de un proyecto conjunto: el desarrollo de una nueva generación de automóviles eléctricos, que combina la tecnología de Daimler en el campo de la estructura de vehículos cero emisiones con la seguridad y la excelencia de las baterías recargables de BYD.

¿Y cuál es el secreto del éxito?
BYD comenzó con la fabricación de pilas recargables, nos convertimos en los principales productores de pilas en el mundo. Luego, gracias a nuestro conocimiento en materia de baterías recargables, decidimos ingresar a la elaboración de vehículos eléctricos por el uso eficiente que puede tener un auto usando baterías y, como BYD se destaca por realizar un trabajo serio y riguroso, decidimos ingresar nosotros mismos a la fabricación de vehículos. A diferencia de otros productores que se abastecen de terceros para las baterías, BYD tiene todo incluido en su proceso productivo.” ?

PRÓXIMOS DESAFÍOS

Para Stella Li, el trabajo no es solo una forma de ganarse la vida. Para ella es un gran desafío: “Amo el trabajo porque cambiamos la vida de las personas, nos preocupamos de limpiar el planeta, es un gran desafío en el desarrollo de los países”.
Hoy los vehículos eléctricos para el transporte público están comenzando a operar en algunos países. En China ya fueron lanzados al mercado. En Finlandia comenzarán a funcionar a mediados de este año y, en América Latina, los países más avanzados son Colombia y Brasil. Ambos países, explica Stella Li, están incluidos en el proyecto C40 de la Fundación Clinton que, a nivel global, está promoviendo el uso de energías renovables y eficientes y que busca impulsar diversas acciones concretas para mitigar el calentamiento global en cuarenta ciudades del mundo, en donde uno de los focos es el sector del transporte. Así, Stella Li ha estado involucrada en reuniones con las autoridades para analizar la viabilidad de integrar vehículos de tecnología limpia a sus actuales flotas de transporte público.  En estos proyectos hay financiamiento del Banco Mundial a tasas muy preferenciales, lo que hace que sean más viables.

Lamentablemente, Chile no está incluido en el C40 de la Fundación Clinton. Es por eso que nuestro país no está tan avanzado como Stella Li quisiera. Sin embargo, para ella esto no es un problema. Durante su visita a Chile se reunió con personeros del Ministerio de Transportes y del Ministerio de Medio Ambiente. Con este último, BYD está participando en una mesa de trabajo que tiene como misión generar planes y proyectos para incentivar el uso de energías limpias, particularmente en el ámbito del transporte: “El gobierno chileno está comprometido en diseñar políticas que promuevan la introducción de estos productos. Por ejemplo, en el Transantiago se piensa incluir incentivos para la introducción de tecnología de vehículos verdes. Una de las ideas es que se podría extender los contratos a aquellas empresas que inviertan en vehículos con energía limpia, eficiente y moderna. En el caso de los vehículos tipo taxi se podría dar la oportunidad de que quienes usen esta energía limpia no tengan que pagar por la licencia”.

Los planes de BYD son que este año se puedan iniciar los proyectos en Chile porque la tecnología está disponible hoy. El problema es cómo incentivar que los privados puedan comprar esta tecnología, ya que los vehículos no son baratos.

VENTAJAS PARA EL TRANSPORTE PÚBLICO

BYD está focalizada, principalmente, en el transporte público, en buses y taxis, porque es ahí donde se manifiesta con mayor claridad el beneficio de este tipo de productos, explica Stella Li: “Un bus, por ejemplo, contamina treinta veces lo que contamina un auto, por lo tanto, es evidente que, para un país, es más significativo invertir en cambiar los buses. Lo mismo ocurre con los taxis, que contaminan mucho más que un vehículo particular, pues están todo el día circulando. Es por eso que BYD tiene sus energías puestas en conseguir que los gobiernos inviertan en vehículos eléctricos”. Por otra parte, señala Li, los costos de operación de un bus eléctrico son más bajos, gasta menos en energía, menos en mantención, por ende, el pasajero terminará pagando menos por usar estos vehículos. Esta es la explicación de por qué el transporte público es la forma más expedita de introducir esta tecnología.

Además, en términos de rendimiento, el vehículo eléctrico, porque está enfocado en el transporte público, tiene un rango de operación mucho mayor en términos de kilómetros. “El modelo K9 es el primer bus 100% eléctrico creado por BYD. El bus incorpora la revolucionaria tecnología de la batería Fe, desarrollada íntegramente por BYD y un sistema inteligente de regulación de energía. Asimismo, el K9 está dotado con un sistema de almacenamiento solar que permite acumular la energía que absorben los paneles posicionados a lo largo de su techo, los que además, permiten reducir aún más la emisión de contaminantes. Este bus de 12 metros de largo puede recorrer 250 kms sólo con la carga eléctrica y necesita de tan solo 3.5 horas para recuperarla completamente”, señala Stella Li.

Por todas estas razones, Stella Li está dispuesta a sacrificarse, a pesar de tener dos hijos pequeños que la esperan en casa: “BYD aspira a cambiar la vida de las personas, ese es nuestro desafío. No solo buscamos desarrollar tecnología limpia y ecológica para el mercado automotor, sino además entregar soluciones prácticas y tangibles en la mejora de la calidad de vida de las grandes urbes del mundo, sus habitantes y el planeta”.

“…los costos de operación de un bus eléctrico son más bajos, gasta menos en energía, menos en mantención, por ende, el pasajero terminará pagando menos por usar estos vehículos”.

 

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación6+8+3   =