Tell Magazine

Entrevistas

EDICIÓN | Agosto 2011

Felicidad a la orden

David Fischman
Felicidad a la orden

De profesión ingeniero civil, graduado como Summa Cum Laude en el Georgia Institute of Technology, es best seller en libros de liderazgo y cultura empresarial. Con ocho títulos a su haber, cada una de sus publicaciones, más allá de dar recetas para ser un mejor gerente, nos enseña a ser mejores personas, más humanas y por ende, más felices.

Por Eduardo Guggiana y Claudia Zazzali C. / Fotografías Andrés Gutiérrez.

De nombre, facha y profesiones bien gringas, al encontrarnos con David Fischman, lo primero que sorprende es saber que nació en Lima, Perú, donde actualmente reside junto a su esposa y dos hijas. Y este dato no es menor, porque permite entender cómo la emocionalidad ha ido apoderándose de cada uno de los aspectos de su vida y sus labores diarias, contagiando a cientos de seguidores de su obra, alrededor del mundo. Ya sabe lo que dicen: los latinos tenemos una forma distinta de ver las cosas, incluso, las frías estructuras de los negocios.

Hace ejercicios todos los días, contra viento y marea; practica lo que predica pues dentro de sus principales trabajos, destaca la labor que hace por las Aldeas Infantiles SOS, entidad de la que es embajador en el mundo.

Hoy, gracias a Enandes 2011, está en Chile con su taller "La alta rentabilidad de la felicidad", donde nos enseña cómo potenciar nuestros talentos para ponerlos al servicio de nuestra vida diaria y de esta forma, ser cada día más felices.

¿En qué momento de tu vida descubriste tu talento para comunicar?
Es una larga historia, que cuento en uno de mis libros El Secreto de las Siete Semillas donde confieso parte de mi vida personal. Yo soy ingeniero, tengo una maestría en administración de Empresas y en general cumplía con todos los patrones, era un tipo muy duro, con una formación ingenieril muy estricta. En el libro el personaje se llama Ignacio y es un ejecutivo neurótico, egocéntrico, muy racional, desbalanceado y como consecuencia, totalmente infeliz también. En general su vida transcurre sin manejo de las emociones y menos de la comunicación.

Qué agotadora vida la de Ignacio...
Por supuesto y ocurre que se estrella contra la pared este ejecutivo y comienza un proceso de mejora personal. Yo hice quince años de sicoanálisis, llevo dieciséis años de meditación y luego de toda esta experiencia, con la que nutrí al personaje, creo que me he convertido en una persona normal.

¿Más cercano a la felicidad?
Mucho más cercano. Aunque en este ciclo de charlas no toqué directamente el punto de la meditación, debo decir que esta acción, la de meditar, es una estrategia totalmente probada científicamente que entrega felicidad. Qué es meditación: poner la mente en blanco. Dejar de pensar. No mucha gente lo conoce, pero cuando el hombre deja de pensar por unos minutos, genera un efecto fisiológico en el cuerpo que proporciona paz. Y este estado es casi hermano de la felicidad.

Tú hablas sobre buscar el propio talento y direccionarlo hacia la felicidad ¿es muy difícil descubrir cuál es nuestra principal fortaleza?
Para nada. Hoy en día hay muchas herramientas disponibles. De hecho en mi website www.davidfischman.com hay un test donde uno se evalúa y se perfilan tus diez talentos más relevantes. Y así como esta, hay muchísimas herramientas de autoconocimiento en la web. Pero lo importante es que cada uno sienta que está trabajando esos talentos. Cuando la persona solo trabaja por tener un sueldo, generalmente termina sufriendo. Lo bonito es encontrar un trabajo donde se puedan vivir los talentos.

¿Cuál es el secreto de la felicidad?
El secreto de la felicidad es que ya dejó de ser un secreto. Y es que hoy en día, después de más o menos veinte años de la aparición de la sicología positiva, las principales universidades del mundo, como Harvard, Princeton y otras del mismo prestigio, han estudiado de forma rigurosa y científica el tema de la felicidad. Es muy fácil leer o estudiar lo que nos da y lo que no nos da felicidad.

¿Algunos ejemplos?
Lo que no da felicidad duradera por ejemplo, es pensar que vas a alcanzar tus metas materiales o de circunstancias. Comprar un televisor, un auto, una casa, te da un chispazo momentáneo de alegría y pronto vuelves a tu estado anterior. Lo que aumenta tu felicidad son una serie de estrategias que son tan antiguas que incluso están descritas en la Biblia. Por ejemplo, la gratitud.

¿Cómo así?
Una simple estrategia como escribir las tres cosas por las que te sientes agradecido o agradecida de haber vivido durante el día, justo antes de acostarte. Quizás tuviste un día maravilloso junto a tu familia, pero si es que no reflexionas al respecto, quizás esa felicidad pasa y no la extraes para ti y pasa simplemente. Yo trabajo esto todo el tiempo y por ejemplo hoy, pensaba sobre la tremenda satisfacción y regocijo que me entregó hacer estos talleres. Hay tanta gente linda que se me ha acercado para decirme que le ha servido, que he contribuido en su vida. Y eso hace que sea trascendente hacerlo y por supuesto, me entrega felicidad.

Casi siempre uno se olvida de agradecer...
Y además da felicidad ser más positivo. Porque qué fácil es ser negativo, encontrar lo que no funciona, lo que está mal. Estamos acostumbrados a eso, pero ser feliz es tener más emociones positivas que negativas, pero tienes que trabajar en ello. Otra clave para alcanzar la felicidad es saborear el presente. Mucha gente está pensando en el futuro: yo voy a ser cuándo tal cosa, cuándo tal otra, pero se olvida del día en que está viviendo. También nos hace felices hacer deportes. Yo trato de hacer deportes todos los días, incluso cuando me he levantado casi de madrugada a trabajar. El deporte te renueva la energía.

Mmmm parece que por ahí estamos fallando...
Está comprobado que las endorfinas que se liberan practicando deportes son muy positivas para el cuerpo humano. Yo estaba agotado, hice una hora de ejercicios y ahora me siento muy bien. Además, te da felicidad reírse de la vida, reírse de uno mismo, no tomar todo tan en serio. A mí me toca viajar por muchos países y debo decir que en Chile se toman todo demasiado en serio.

¿Es difícil lograr esto?
Es que aquí en Chile son un poco extremos en este sentido. Tienen que reírse más. Y no me refiero a que estén todo el día contándose chistes, sino más bien reírse de las cosas cotidianas y dejar de sufrir por lo que puede suceder a cada minuto: meterse en un taco, no encontrar estacionamiento, que se atrasó el almuerzo. Son tonteras que no alteran nuestro desempeño y que solo pueden hacerte pasar un mal rato. Quedarse en la negatividad no te sirve de nada; aprender de los errores que cometes es lo que te sirve.

¿Y la vida social?
La gente querida, tus amigos y tu familia, aquellos que te dan una red que te ampara, te dan felicidad. Un matrimonio bien llevado es un secreto. Así como en las empresas se exigen competencias para permanecer en la empresa, para mantener una relación estable también hay que desarrollar ciertas competencias. Y es que hay dos tipos de amores, el pasional y de compañía. Para el amor pasional no hay que tener ninguna capacidad especial, es natural, sale por instinto. Sin embargo, para permanecer en compañía hay que saber manejar desacuerdos.

Pero eso no es nada fácil
Porque tampoco es fácil la convivencia. Las parejas tienen conflictos, piensan distinto y eso es normal, es humano. Cómo manejan esas diferencias termina siendo crucial para el bienestar de la relación. Quienes caen en los criticismos como tú eres un egoísta, un desconsiderado, una irrespetuosa, atacan a la persona, no a la conducta. En cambio cuando se dice: no me gusta que seas impuntual, no me gusta que no te preocupes de los detalles, la actitud de quien recibe la crítica es diferente. Una forma de ser feliz en una relación es manejar los problemas para que no escalen a gritos, sarcasmos, críticas que destruyen un matrimonio. Un matrimonio funciona bien cuando por cada diálogo negativo se tienen cinco diálogos positivos.

¿Alguna sugerencia para nuestro día a día?
Puedo recomendar un poderoso ejercicio de la sicología positiva y es que todas las noches las personas, antes de dormir, cerremos los ojos y pensemos en un acto de bondad que hayamos hecho durante el día. Muchas veces nos encontraremos que no hemos hecho nada. Por lo tanto al próximo día nos esforzaremos en hacer por lo menos uno. Les puedo asegurar que al recordarlo, se sentirán felices y eso les impulsará a seguir haciendo buenas cosas por los demás, acto que nos da mucha felicidad. Eso, más escribir las tres cosas lindas que nos ocurrieron en la jornada y por las que estamos agradecidos, nos darán pensamientos positivos para cerrar el día. Eso para acostarse.

¿Y para levantarse?
Antes que cualquier cosa, hay que procurar dormir bien. Es un hecho que quienes no descansan lo suficiente, tienden a ser más infelices. En cambio si duermes bien, ya tienes muchas posibilidades de andar en un buen pie. Una vez en pie, lo primero es asumir que ser feliz es una decisión. Las tendencias del ser humano son hacia la infelicidad, hacia la negatividad, hacia la ingratitud, hacia el egoísmo. En cambio cuando conscientemente uno de dice: yo elijo ser feliz hoy día, las cosas cambian radicalmente.

¿Así de fácil?
Por supuesto, la voluntad humana es muy poderosa y podemos hacer que lo nos rodea sea mucho más positivo. Debemos hacernos cargo de nuestras vidas y lo podemos hacer de manera muy simple. Podemos hacer actos de bondad, buscarle un propósito a nuestra vida, realizar cosas trascendentes por otras personas. Esto sin duda se relaciona con la espiritualidad y cómo me relaciono con esa energía unificadora que algunos llamamos Dios y que muchos pueden llamar de otras formas. Lo cierto es que cuando logramos entrar en sintonía con ese todo, podemos ser cada vez más felices.

"Comprar un televisor, un auto, una casa, te da un chispazo momentáneo de alegría y pronto vuelves a tu estado anterior. Lo que aumenta tu felicidad son una serie de estrategias que son tan antiguas que incluso están descritas en la Biblia. Por ejemplo, la gratitud".

 

 

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación6+6+2   =