Tell Magazine

Columnas » Archivo Histórico

EDICIÓN | Agosto 2011

Festival Internacional de la Canción de Viña Del Mar

Lorena Brassea Pizarro, Prof. Historia y Geografía, Archivo Histórico Patrimonial
Festival Internacional de la Canción de Viña Del Mar

El primer Festival de la Canción, realizado en la ciudad fue en febrero de 1960. Su origen está asociado con la Feria de Viña del Mar que se desarrollaba en el parque del Palacio Vergara, y su real importancia no era más que complementar este evento veraniego en la comuna.

Este festival, creado durante la alcaldía de Gustavo Lorca Rojas, por iniciativa del periodista Carlos Ansaldo, formaba parte de la propuesta de organizar varios festivales durante el año en Viña del Mar, de verano, invierno y primavera, los que incluirían diversas actividades de índole artística, cultural y deportiva, en las que se agrupaban eventos privados y otros organizados por la municipalidad.

La Feria de Viña del Mar, parte de estos eventos de verano, incluía stands con entidades de beneficencia, una exposición de flores y una tarima de tres por cuatro metros, instalada en el pasto al lado del Palacio Vergara. En este escenario es donde se organizó, por primera vez, el festival, de básicas condiciones técnicas y sin ningún tipo de diseño. Además, el público se sentaba donde quería o podía, en sillas plegables o en el mismo césped. Ese año se presentaron noventa y un canciones, con temas que versaban sobre Viña del Mar, como exigían las bases del concurso. La canción ganadora se tituló como la ciudad, <em>Viña del Mar</em>, y fue compuesta por José Goles y Manuel Lira.

Por el éxito alcanzado, los días del evento se alargaron de cinco a diez y se separó el festival del resto de las actividades de la feria. Consecuentemente, se abrió un concurso con nuevas condiciones; ahora la competencia se dividiría entre folklore e internacional. Para el segundo festival, el escenario fue traslado hacia el oriente del palacio, donde existía una plaza de juegos infantiles, al sur del actual proscenio. Un poco más sofisticado, éste contaba ahora con una concha acústica de cholguán y ángulos Dexión, estos últimos donados por una empresa a la municipalidad. Las acomodaciones continuaron siendo las sillas plegables y el suelo del parque.

Este escenario se mantuvo hasta el año 1964. En esa fecha se aprobó la propuesta del alcalde Lorca, que consistía en un teatro al aire libre. El proyecto fue encomendado al arquitecto Hernando López y el trabajo se elaboró en tres etapas: en la primera se construyeron las plataformas del proscenio y los muros laterales. En la segunda etapa, concretizada unos años más tarde, se levantaron las graderías. Finalmente, la techumbre que simulaba el vuelo de una gaviota, forma tan tradicional reconocida por varias décadas como parte representativa de la figura del festival.

Por la Quinta Vergara pasaron importantes artistas y su diseño se convirtió en uno de los temas fundamentales del certamen cuando se inauguraba cada año, captando la expectación  ante lo que expresarían los escenógrafos a cargo cada año. Los estilos han sido diversos, desde las formas abstractas que representan atmósferas futuristas, a diseños realistas que rememoran antiguas zonas de la ciudad.

En la actualidad, el escenario fue reemplazado por una estructura más futurista y adaptada a los requerimientos de la transmisión televisiva.

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación9+5+8   =