Tell Magazine

Columnas » Astronomía

EDICIÓN | Agosto 2011

Chascarros astronómicos

Arturo Gómez, astrofotógrafo Observatorio Cerro Tololo.
Chascarros astronómicos

Es común ver, en la televisión, muchas situaciones que complican a más de una persona con chascarros no deseados. Los observatorios astronómicos no están libres de esas situaciones, en donde estamos acostumbrados a que todo salga perfecto. En los relatos, a continuación, se omitirán los nombres de las personas, para evitar que se rían de ellos. </br></br> 1) Era un día muy especial y todo estaba preparado para ese momento: la inauguración del telescopio más perfecto del mundo. (Siempre se dice eso, cuando se inaugura un nuevo instrumento, es como decir el "auto del año", nuevo y perfecto). Después de los discursos y de los brindis, se invita a uno de los directores a hacer "un paseo" dentro del telescopio, que era muy grande (el telescopio, no el director). Entra a un sector del telescopio, que se llama "foco primario" y que está ubicado en la parte superior y más alta del telescopio, y el paseo comienza... ¡Oh! se veía cómo "volaba" nuestra distinguida visita para uno y otro lado dentro de la cúpula. Y de pronto... el telescopio dejó de moverse y entraron los frenos de seguridad que todos los instrumentos tienen cuando algo anda mal o a los sensores no les gustan los valores medidos. Unos corren para allá y otros corren para acá. Unos se miran con cierta preocupación y pensando ya en una solución poco digna, ya que esa misma situación de emergencia había sucedido, en otro lugar del mundo, con similares características. Efectivamente, la solución fue la misma. Tuvieron que bajar, con una grúa y amarrado, a nuestro distinguido visitante, entre las risitas cortas y aguantadas, para no alterar al personaje. </br></br> 2) Al atardecer, todos trabajábamos ya en los primeros objetos que los astrónomos entregan a sus Asistentes de Observación. Era una noche tranquila y serena, con una transparencia en el cielo, muy común en nuestro Chile. De pronto, un llamado general a cada una de las cúpulas porque "alguien" (un astrónomo) había descubierto, a simple vista, desde Santiago, una posible Nova o una Supernova hacia el Oeste... (para los que no sepan, es hacia el Poniente, es decir, hacia el mar). Como el objeto estaba tan cercano al horizonte, no todos los telescopios podían llegar a esa posición extrema, casi horizontal. Pero sí teníamos un telescopio que estaba construido para observar objetos muy bajos en el cielo y cercanos al horizonte. Tocó la buena casualidad que esa noche estaba yo en ese telescopio y era una bonita ocasión para participar de ese descubrimiento que ya tenía revolucionado a Tololo. Se colocaron las coordenas enviadas por ese astrónomo desde la capital y, efectivamente, allí estaba ese brillante objeto en el ocular. Era real. El corazón comenzó a latir un poco mas agitado... pero... algo raro había en ese objeto. Tenía una forma muy definida y familiar, cosa que no sucede con una Nova o Supernova, ya que ellos se ven como objetos puntuales y no con una forma de Luna Nueva, es decir, como una uñita. Me entró la duda y me fui al catálogo de posiciones estelares y planetarias de ese año. ¡Plop! La posición a la cual apuntaba el telescopio, era la misma e idéntica a las coordenadas del planeta Mercurio. Llamamos a nuestro querido astrónomo a Santiago, el que esperaba la confirmación de su descubrimiento; pero se sintió un ¡glup! al otro lado de la línea telefónica, cuando le informé de lo que era. Su relato indicaba que, una semana atrás, en esa zona del cielo no había nada estelar y brillante. </br></br> Pero esto tiene una explicación y que puede llevar a error, aun hoy, a muchas personas. Mercurio es el planeta más cercano al Sol y su movimiento, alrededor de nuestra estrella, es también el más rápido. Emplea solamente ochenta y ocho días en girar alrededor del Sol, es decir, en pocos días aparece visible a nuestros ojos, ya sea al atardecer o al amanecer y, por su posición, al interior de la órbita terrestre, presenta las mismas fases de la Luna. (Venus tiene esas mismas fases lunares). Ese detalle de ver a la "Nova o Supernova" con una fase similar a la de la Luna, fue el que indicaba ser un planeta interno de nuestro sistema solar. </br></br> 3) Y ahora una historia corta: Cuando los astrónomos visitantes van a algún observatorio, ellos solicitan y se les entrega una serie de implementos que usarán en su estadía de una o varias noches. Linternas, parcas, lápices, llaves de vehículos que usarán dentro del observatorio, etc. Uno de ellos me pidió "corrector" (esa pasta blanca que viene en un tubito de plástico, con un pincel). Le dije: aquí en Tololo no usamos corrector, ya que nunca nos equivocamos"... me miró con cara de poco amigo. Se dio vuelta y se fue a su cúpula, amurrado... pero después, y en la actualidad, seguimos siendo muy, pero ¡muy buenos amigos! </br></br> Y estos tres relatos han terminado... "y pasó por un zapatito roto, para que mañana les cuente otro".

 

Otras Columnas

Festival Internacional de la Canción de Viña Del Mar
Archivo Histórico
Deporte y moda
Look Urbano
Annie, special anniversary edition
Especial Inmobiliario
Who framed roger rabbit
Especial Inmobiliario
El manjar
Wine & Gourmet
Morandé Golden Harvest
Wine & Gourmet
Generando Redes
Educación
LA VIEJECITA
Forward
INOCENCIA
Monocitas
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación2+6+2   =