Tell Magazine

Entrevistas » Mundo Empresarial

EDICIÓN | Mayo 2011

Sin Límites

Head Chile
Sin Límites

Con una facturación anual de veinticuatro millones de dólares y treinta y tres tiendas propias a nivel nacional, la empresa de Alberto Romero promete seguir reinventándose en un mundo cada día más competitivo. Hábil y visionario para los negocios y próximo a cumplir 28 años en el mercado, este empresario, dueño de la exitosa marca Head, no se anda con chicas. Su próximo paso es la creación de un gobierno corporativo que lo lleve a expandir el negocio y ampliarse al mercado internacional. Argentina, Perú, Colombia y Uruguay son sus próximos destinos.

Por Macarena Ríos R./ fotografía Vernon Villanueba B.

La oficina de Alberto Romero —dueño de la sociedad comercial  Maletas Chile, socio de la Inmobiliaria El Greco junto a Enzo Nervi y de Alimentos Andino junto a su gran amigo Antonio Bloise, quien además lo integró al proyecto de Everton del cual es uno de los directores—, habla de un tipo detallista, trabajólico, intenso e infinitamente inquieto. Un tipo que adora el campo y la agricultura, que nació en Talca en el seno de una familia de diez hermanos, que llegó a Viña el año ’83 y que se abrió paso en el mundo de los negocios a pesar de haber estudiado agronomía.

Sus inicios estuvieron ligados a la representación de las maletas Primicia desde Brasil y posteriormente a la creación de la sociedad comercial Maletas Chile, junto a Gerardo Cifuentes y la Importadora Fried. Tenía 25 años y toda una vida por delante. Hoy en día, veintisiete años más tarde, es dueño del noventa por ciento de la empresa, tiene a su cargo a setecientos empleados (los que llegan a 1.400 en temporada alta) fabrica su propia línea de productos en China, tiene treinta tres tiendas a lo largo de Chile y maneja marcas como Head —creada en 1986—, y las franquicias Disney, Mattel y Blizzard, que distribuye en más de trescientos puntos en todo el país.

Su amplio escritorio se llega a ver pequeño por la cantidad de géneros, catálogos de productos, muestrario de colores y varios modelos de mochilas, bananos y cosmetiqueros que descansan sobre él. El teléfono no para, los mails avisan su llegada, el I Phone vibra sin descanso. Está en pleno proceso para la producción 2012 y no hay tiempo que perder. Nada puede quedar al azar. Todo, hasta los más mínimos detalles están sujetos a su supervisión.

“Como China este año está con más demanda interna, escasez de materias primas, alza de precios y mano de obra, nuestros proveedores nos están pidiendo los artes (diseños de los productos) con mayor anticipación que antes”, explica. Por eso que el tiempo es oro. La ventaja es que la empresa de Romero trabaja en forma directa con cada uno de los proveedores que viven en el país asiático. Sin trading.

Para el empresario, la rotación de los proveedores sucede porque algunos se desarrollan tanto en el mercado nacional, que el hecho de exportar deja de ser un negocio para ellos. “Por ejemplo, en vez de exportar una mochila por diez dólares, la venden por veinte en el mercado interno. De hecho un fabricante importante que tenemos, abrió el año pasado setecientas tiendas, imagínate, los volúmenes son impresionantes”. Pero a pesar de que las dimensiones en China son desproporcionadas, Alberto asegura que son una empresa atractiva para la industria asiática.

Partieron como fabricantes. En un principio el ir a China se traducía solo en ir a buscar materias primas, porque todo se hacía acá en Chile. Compraban en Taiwán y Corea, pero pronto esa fábrica se fue a China y ellos le siguieron comprando telas y accesorios allá. “Yo casi no hablo inglés, pero voy a China desde el año ’89. Igual me entiendo con los chinos, igual hago negocios con ellos”, dice con un dejo de orgullo.
 
¿Qué es lo que más le ha llamado la atención de los chinos?
Los comparo con la gente del campo, son humildes, atentos, infinitamente cariñosos, cálidos, afectivos, sanos, simples. Muy preocupados con los detalles, aunque claramente parte de las atenciones tienen que ver con el interés de querer hacer negocios contigo, pero podría ser más fría. Con los chinos me río, les tiro tallas. Lo paso bien cuando voy para allá. Algunos no hablan nada, pero logramos tener comunicación a través de un traductor. Su inglés es pésimo pero para mí eso tiene una ventaja, porque como el mío es igual de malo (ríe), no me importa como pronuncien.
 

USA TU HEAD

Con una original publicidad y una participación en el mundo del retail cercano al cuarenta por ciento, Head se ha transformado en el caballito de batalla de una compañía que nació en 1983 y que actualmente busca crecer en el mercado externo.  “Existe una sobreoferta en el mercado nacional. Hay miles de actores, marcas como Adidas, Rebook, Maui, Quick Silver, Roxy, que se están abriendo con productos nuevos. El de las maletas es un mercado en constante crecimiento, nosotros competimos con Samsonite, una marca internacional con una fuerte recordación (no olvidemos que tiene cuarenta años de trayectoria en el mercado) que compró Saxoline hace un par de años.

A las treinta y tres tiendas existentes se sumarán cuatro nuevos puntos: Costanera Center, Parque Arauco, El Belloto (Quilpué) y Marina Arauco. “En el Marina Arauco nos vamos a cambiar al lado de Saxoline y esta será la primera tienda que tendrá la nueva imagen corporativa internacional”.

¿A qué obedece este cambio de imagen?
Se llegó a un convenio con Head Austria por el arriendo de su isotipo para Chile y para poder licenciar la marca en países como Argentina, Perú, Uruguay y Colombia y así desarrollar el negocio con propiedad. Aprovechando la expansión existente de nuestros partners chilenos como Falabella, Ripley, Almacenes París, Mall Arauco, Mall Plaza y Cencosud, que se están instalando en todos estos países, nuestra proyección futura es abrirnos al mercado internacional. 

Para Alberto, todo este tema de la expansión requiere a priori de una nueva estructura y organización que tiene que ver con la sucesión, con la creación de un directorio que sea capaz de administrar las decisiones y proyectar la empresa en el largo plazo, “igual como lo hacen las grandes compañías. Hoy día nuestra visión está enfocada en profesionalizar y ordenar la casa, en generar este gobierno corporativo, en incorporar ejecutivos jóvenes con mayor autonomía, en trabajar el clima laboral y la forma de incentivos. Las empresas que logran armar equipos y mantener a la gente feliz y motivada son las que hacen la diferencia”.
 
¿Cuál es el porcentaje de crecimiento de la compañía?
Nosotros crecemos a tasas de un 20% en la categoría de mochilas. Head Chile vende casi un millón de mochilas al año. Nuestra participación en los canales formales llega a un setenta por ciento con marcas propias y de terceros. Cada año nuestros clientes nos compran más por diseño y calidad. En cuanto al rubro maletas, vendemos cerca de ciento veinte mil al año. Las maletas están hechas para movilizarse dentro del aeropuerto en superficies lisas y con veinte a veinticinco kilos como máximo. Pero la gente las carga con treinta kilos y las usa casi como un carrito. Las maletas Head tienen muchos diseños y mejores precios, ya que trabajamos con menos margen que el resto de los productos para poder tener buenos precios.
 

DISEÑO Y CALIDAD
 
La empresa ofrece distintas líneas de productos orientadas al transporte de artículos personales. Mochilas, loncheras, estuches, bolsos y carteras urbanas, bolsos deportivos, de viaje, maletas, maletines, bananos, cosmetiqueros, botineros, línea de camping, portadocumentos, accesorios ad-hoc como cinturones de seguridad de viaje, billeteras de cuello, candados de seguridad, con TSA, porta cámara, minimochilas, botellas de agua y otros.

Son infinitos los productos ofrecidos e innumerables sus diseños y variedades. Alberto comenta que en Sudamérica no existen muchas empresas que tengan una variedad y extensión de la calidad de la línea como ellos. “Un solo modelo  puede llegar a tener más de doce colores y todos con muchos detalles. En la campaña 2011 nos concentramos, además del diseño, en que ofrecer productos innovadores  como la incorporación de salidas de audio, sensor UV, bolsillo MP3, porta candado, gorro de lluvia y porta laptop”. 

Y hay más. Como el tema pasa por generar expectativas en el consumidor, están constantemente desarrollando nuevos productos que sean amigables con el medio ambiente y el reciclaje y que de paso disminuyan la huella de carbono. Un estudio realizado por la Universidad de Santiago —la única que posee un laboratorio textil a nivel nacional—, concluyó que la tela Ecofabric, desarrollada por Head e incorporada en sus productos, era un cuarenta por ciento más liviana y un cincuenta por ciento más resistente a la tracción y el desgaste que la con PVC de la competencia.

“Hacer un producto de calidad, impregnado de un espíritu joven sin importar la edad, con onda, bonito, es nuestra inspiración.  Mi argumento está basado en que a veces en la vida, los detalles son más importantes que las cosas de fondo y hacen la diferencia”.

 
DEJAR HUELLA

Alberto Romero sabe lo que quiere. La frase “querer es poder” la tiene arraigada en su mente y espíritu. Y queda demostrado en todos estos años de emprendimiento, empuje y sacrificio. Por estos días volvió a China a revisar muestras, aprobar colores y negociar los precios para dar el vamos a la producción 2012.

Obsesivo, autocrítico, práctico. Dice, sin dudarlo ni por un segundo, que su capacidad de trabajo es su principal fortaleza. Que lo motiva el sacrificio, que le produce placer. “Siento que todavía tengo muchas tareas que resolver que tienen que ver con el trabajo personal, con mejorar las relaciones y ser un gran líder motivador, con aumentar la delegación y confiar más en que la gente puede hacer más que lo que uno cree”. Y en eso está: en aprender a soltar y en seguir creciendo tanto en el mercado interno como en el externo.

Pero su oficina, esa que se terminó de construir el año 1998 en El Belloto y que conforma la casa matriz de la empresa, además de trabajo y dedicación, muestra calidez y lazos familiares. Fotos, marcos y collages dan pie a que empecemos a hablar de su familia, de su leiv motiv y del otro mundo que tiene, lejos de estas cuatro paredes.

Casado con Carmen Luz Arrau, quien es un pilar fundamental en su vida, cuenta que el próximo 21 de mayo cumplirán 23 años de matrimonio. Papá orgulloso, habla de sus cuatro hijos, Carmen Luz (21), Alberto (18), María Ignacia (17) y José Tomás (14). De sus capacidades, sus sueños, sus gustos.

“Yo me levanto a dejar huella, no a respirar”, me dice clavando sus ojos en su familia. “Y eso es lo que me gustaría dejarle a mis hijos. Hay tanto por hacer, hay tantos proyectos, que nunca hemos tenido tiempo para pensar y que vamos a hacer ahora. Siempre hay mucho por mejorar y desarrollar”.

A un costado de su escritorio, de sus fotos y catálogos, hay un sofá de grandes dimensiones. Alberto lo mira y comenta que hace dos años estuvo casi un año y medio con vértigo de Meniere, un problema al oído interno —agudizado por un cuadro de sobre estrés— que lo tuvo con vértigo y que lo dejó parcialmente sordo de un oído. “Fue tremendo, no podía ver televisión, ni conversar en las reuniones sociales porque sentía que los ruidos se me acoplaban. Me daban crisis dos veces a la semana y tuve que comprar este sofá para poder tenderme ahí a que se me pasara y seguir luego con mis reuniones. Con este tema de la sordera me he puesto bueno para conversar, pero me he dado cuenta que no soy tan bueno para escuchar”.

Como buen talquino, su pasión por los caballos y el gran cariño que profesa hacia su tierra natal, lo llevó a tener dos campos en la zona de San Clemente, dedicados a las viñas y cultivos tradicionales y que actualmente son administrados por su gran amigo José Manuel Pozo. Además posee una Medialuna en la comuna de Las Cabras (cerca del lago Rapel), un Criadero —Lomas de Quilicura— y pertenecer a la Asociación de O’Higgins. Cuando corre, alterna con Oscar Valdivia e Ismael Rubio, quienes son sus colleras incondicionales. “El campo y los caballos son lo que realmente me relaja y desconecta del trabajo”.

¿Satisfecho?
Nunca soñé tener esto. Hice el trabajo de hacer que la empresa se ponga pantalones largos y que se transforme en una empresa que delegue más. Privilegio encontrar y rodearme con gente que saca lo mejor de mí. Percibo que estoy vivo cuando estoy haciendo cosas. Me encanta lo que hago, no me cansa, al contrario, me entretiene.



“Nuestra visión está enfocada en profesionalizar y ordenar la casa, en generar este gobierno corporativo, en incorporar ejecutivos jóvenes con mayor autonomía, en trabajar el clima laboral y la forma de incentivos. Las empresas que logran armar equipos y mantener a la gente feliz y motivada son las que hacen la diferencia”.

 

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación4+5+7   =