Tell Magazine

Columnas » Pilar Sordo

EDICIÓN | Marzo 2011

Gracias Vacaciones

Por Pilar Sordo
Gracias Vacaciones

<strong>"Me duele mucho cuando la gente dice que lo "bueno dura poco", que desgraciadamente se acabaron las vacaciones y que se viene algo terrible durante el año".</strong>

Estamos llegando al final de lo que para algunos ha sido un lindo periodo de descanso y vacaciones. Yo gracias a Dios este año tuve la posibilidad de relajarme y pasarlo bien con los que amo en un espacio distinto. No siempre ha sido así, ha habido muchos años en los que no podido hacerlo y otros en los que me he quedado en casa, disfrutado de la maravillosa manguera para capear el calor.

Independiente del lugar donde hayamos estado este verano, creo que hay que agradecerlo. Quizás porque entiendo que si he podido descansar ha sido gracias a mi trabajo, me duele mucho cuando la gente dice que lo "bueno dura poco", que desgraciadamente se acabaron las vacaciones y que se viene algo terrible durante el año. Me pregunto ¿por qué tendremos tan poca capacidad de agradecer todo y cuando digo todo, es todo lo que nos pasa?.

Esa tendencia que tienen algunos papás a ponerse contentos cuando sus hijos entran al colegio, porque así la "casa" y no el hogar volverá a la "normalidad". Esa tendencia a suspirar haciendo sentir que "lo bueno se acabó" y que se nos apareció marzo, haciendo de todo un drama en vez de aceptar el flujo de la vida.

Descansar, conocer lugares nuevos, estar en familia, pasear al aire libre, disfrutar del calor y de la ropa ligera, sin duda es un agrado. Pero volver a ver amigos, reencontrarse con colegas de trabajo, ver a los niños entusiasmados con su ropa y útiles nuevos para el colegio, son también regalos que la vida otorga. Es maravilloso regresar al trabajo, hay muchos que no tienen donde volver y otros que lo hacen a algo que no les llena el alma. Es hermoso que los niños entren a estudiar y puedan aprender a crecer un poquito todos los días.

El desarrollo de la voluntad, el "pulir" el alma es sin duda lo mejor que nos puede pasar a los seres humanos. El roce con el esfuerzo y salir de nuestros estados de comodidad es lo que nos hace evolucionar y poder potenciar nuestros talentos y minimizar nuestras debilidades.

Gracias verano y vacaciones por poder respirar profundo, por sentir en mi cuerpo ricas y agradables temperaturas,  por usar ropa liviana y poder hacer ejercicio.

Gracias por poder caminar, encontrarme con amigos, vivir los días hasta más tarde y poder conocer gente y/o lugares que no conocía.

Gracias vacaciones porque pude renovar mis energías, replantear mis sueños, solucionar algunos conflictos que con la dinámica del año se hace más difícil.

Gracias vacaciones porque si las tuve fue gracias a mi esfuerzo, a mi capacidad de vencer la flojera y las situaciones cómodas y tal vez al ahorro sacrificado de unos pesos para poder hacer algo distinto en estos días.

Estas reflexiones no son sólo mías, sino de mucha gente con la que he conversado el tema y creen que debemos empezar este 2011 laboral con menos quejas y más sensaciones de goce y alegrías.

¿No le parece que debiéramos decir entonces gracias vacaciones y BIENVENIDO ESFUERZO?, el que ojala me permita el próximo año repetir esta columna.

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación2+2+9   =