Tell Magazine

Columnas » Astronomía

EDICIÓN | Noviembre 2011

El liliputiense y curioso cometa Elenin

Por Arturo Gómez (Astrofotógrafo, Observatorio Interamericano Cerro Tololo)
El liliputiense y curioso cometa Elenin

Quizás el astrónomo Elenin nunca imaginó que su pequeño cometa, descubierto en el año 2010, iba a provocar tal revolución en las páginas de las redes sociales y, a su vez, un temor masivo en personas sensibles e inseguras, frente a anuncios de catástrofes y de naves alienígenas que venían acompañando al cometa Elenin en su viaje hacia el Sol y la Tierra.

Aún nadie se explica, en el mundo astronómico, de este fenómeno social, en donde una información aparecida en Internet fue creciendo y creciendo, tanto así que se hizo necesaria una aclaración por parte de la NASA, para informar que los pequeños núcleos cometarios nunca han influido sobre nuestro planeta, de la forma como se indicaba en esa nota alarmista. Solamente si el núcleo de un cometa chocara con nuestra Tierra, ahí sí que tendría un efecto directo y negativo sobre nuestro planeta. ¿Y cómo comienza esta historia y por qué finalizó de una manera tan rara, que ahora nadie habla del tema?.

En el año 2010, el astrónomo Elenin descubrió en sus observaciones un pequeño puntito que se movía, noche a noche, entre el fondo de las estrellas. Lo primero que uno piensa es: un cometa o un asteroide. La imagen obtenida mostraba una envoltura gaseosa, alrededor de un pequeño núcleo brillante. No había duda alguna. Era un cometa. Al ser informada a la Central de Datos y Descubrimientos Astronómicos, se identificó al nuevo objeto con el nombre de "Cometa Elenin 2010 X1". Es, en realidad, como una "patente de automóvil", única y exclusiva. Lleva el nombre de su descubridor, el año del descubrimiento y una letra y un número correlativo, según sean los cometas descubiertos, anteriormente (una forma sencilla de explicar su nombre).

Este cometa cometió la equivocación de tener un ingreso hacia el Sol, casi en el mismo plano de nuestra Tierra, en donde también se ubica el resto de los planetas de nuestro Sistema Solar. Así que "alguien descubrió" que este cometa estaba, en muchas ocasiones, "alineado" con algún planeta y a veces con nuestra Tierra. Es como si sobre una mesa de pool pusiéramos todas las bolas de colores, de la una a la quince, en diferentes ubicaciones y le agregamos la bola blanca (el cometa). Como todas están en el mismo plano, sobre la mesa, siempre se verá que una o dos de ellas están "alineadas" en relación con la bola blanca. Y allí comenzó todo, sumado a su identificación de "X1" que lo hacía aún más misterioso para el público.

Pero aquí viene lo increíble... A fines del mes de septiembre, este cometa iba a estar "alineado" con el Sol y los agoreros de siempre, tanto en la televisión, como en los medios escritos, indicaban que tendríamos "el fin del mundo".

Y aquí viene el plop de este cometa Elenin. Las fotografías que se tomaban noche a noche, durante el mes de agosto de este año, mostraban un bonito núcleo brillante y compacto. Ya su cola comenzaba a extenderse por la influencia del Sol, desde su núcleo. El fenómeno de sublimación era perfecto, es decir, las partículas sólidas del núcleo pasaban al estado gaseoso, sin pasar por el estado de líquido. Y de pronto... en las primeras noches del mes de septiembre... ¡el núcleo desapareció!

Quedó solamente parte de la cola gaseosa del cometa, moviéndose en el espacio y, a medida que pasaban las noches, la cola iba desapareciendo más y más, hasta que no quedó nada. ¡Absolutamente nada! Por supuesto que se informó de inmediato de ese cambio tan inesperado, pero común, cuando los núcleos de cometas son frágiles y la acción del Sol los destruye.

¡Las páginas sociales seguían informando sobre el cometa que ya no existía! Y dale con que el cometa se iba a alinear, a fines de septiembre, con el Sol. ¡El cometa ya no existe! ¡No hay nada de nada! Estamos hablando de un objeto que hace ya varias semanas desapareció y que los telescopios no lo registran con sus instrumentos.

Hoy día nadie habla del Elenin y el supuesto "acabo de mundo", pasó sin pena ni gloria; pero el más contento es, sin duda alguna (y él lo dijo en una entrevista), el astrónomo Elenin, que llenó las redes sociales con su nombre y su descubrimiento. Es importante indicar que, en este momento, hay, a lo menos, dieciséis cometas dando vueltas en las cercanías del Sol y de la Tierra y nadie dice nada. El más importante es el cometa Garradd, que puede ser visto con pequeños telescopios desde nuestro país. <br /> Hasta la próxima, amigos.

<em><strong>"Hoy día nadie habla del Elenin y el supuesto "acabo de mundo", pasó sin pena ni gloria; pero el más contento es, sin duda alguna (y él lo dijo en una entrevista), el astrónomo Elenin, que llenó las redes sociales con su nombre y su descubrimiento. "</strong></em>

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación1+4+7   =