Tell Magazine

Columnas » TV

EDICIÓN | Noviembre 2011

Lo de Narda, Cómaselo todo

Lo de Narda, Cómaselo todo

A los veinte ya tenía claro para dónde iba su micro, el letrero apuntaba hacia la cocina. A los veintitrés sacó boleto a París y se mantuvo un año completo en pasantías por distintas cocinas. Y hace una década llegó a la pantalla para conquistar sostenidamente el puesto -si es que existe algo así- como la mejor chef de la televisión pagada. Decir que la argentina Narda Lepes (39) es una rock star entre ollas y sartenes es el camino fácil, pero también resulta absolutamente cierto. No se trata solo de lo que cocina, sino la actitud donde marca la diferencia. Porque Narda no tiene una pizca del tono empalagoso habitual de las mujeres que preparan recetas en sets que semejan la cocina ideal. Las cocineras mexicanas por ejemplo, hablan como si la audiencia fuera de niños o ancianos en casa de retiro, una cosa enervante. En cambio, en algunos programas de Narda se suele escuchar buen rock de fondo; en otros, cuando viaja, la sencillez y el relajo son la marca. <br /> <br /> Convertida en una figura mediática que edita libros, da charlas y promociona productos con su nombre, Narda ha tenido un vuelco en su vida al ser madre por primera vez. Su hija se llama Leia y nació en mayo pasado. En Lo de Narda, su debut en el canal Utilísima tras varias temporadas en El Gourmet, lejos de explotar la chochería y la cosa frutillona por este hecho, accede a revelar parte de su intimidad de una manera mucho más cool. El programa es en su casa, en su cocina, y está pensado con un tono autobiográfico, porque Narda se remonta a comidas de su niñez y otras épocas, sin olvidar su entusiasmo perpetuo por la comida fusión, o darle un giro a lo que se puede comer al desayuno o picotear en un happy hour casero. En cada episodio sazona además con un invitado, la mayoría familiares o amigos. <br /> <br /> La sensación, una vez más, es que Narda Lepes no ha montado un personaje o al menos lo maneja con una frescura asombrosa. También repite otra receta infalible: cocinar sencillo pero con estilo, aplicando pequeños detalles para que la comida, como siempre ella recomienda, sea una experiencia placentera. ¿Hedonismo? Absolutamente y ninguna culpa.

<strong>Lo de Narda. Domingo 20:00 horas en Utilísima.</strong>

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación7+3+5   =