Tell Magazine

Espacio Inmobiliario » Espacio Inmobiliario

EDICIÓN | Noviembre 2016

Ambientes de Lujo

Casa FOA

Señorial, elegante, de techos altos, fue la casona de estilo francés escogida para ser intervenida por primera vez en Chile por la muestra más importante de Latinoamérica: Casa FOA. Aquí se vieron más de cuarenta ambientes creados por los diseñadores, paisajistas, arquitectos y decoradores más importantes de nuestro país. Si no fue, aquí lo que se perdió.

Por María José Pescador D. Fotografía Andrea Barceló A.
Con más de treinta años de vida, más de mil expositores, más de tres millones de visitantes, Casa FOA se convierte en la muestra de diseño, interiorismo, arquitectura, paisajismo y decoración más grande de Latinoamérica y la más importante de Argentina. Las exposiciones buscan no sólo que los más prestigiosos exponentes muestren su talento, sino que también que aquellos nuevos emergentes que la gente desconoce tengan una oportunidad. 
 
En Santiago, casa FOA, que estuvo en pie hasta el 6 de noviembre, se realizó en una casona estilo francés, restaurada, construida en el año mil novecientos y ubicada en el barrio El Golf, específicamente en la calle Isidora Goyenechea, y a la que se le intervino la fachada con líneas de un tono gris grafito e iluminada por Julio Barraza –con el fin de hacerle un homenaje a la artista Matilde Pérez –que se llamó Emerger Cinético.
 
COLORES&TEXTURAS
 
Definitivamente, los colores que más se vieron fueron el blanco total y los tonos oscuros como grises y azules grafitos, además del negro, combinados con tonos fuertes como calipso, fucsia, rojo, amarillo, bronce, dorado, y marrones. Las lámparas fueron protagonistas, así como los respaldos de cama, las obras de arte de gran y pequeño formato, los papeles murales, los óleos, grabados o fotografías con marcos de todos los estilos y formas, y las texturas: piedra, mármol, ladrillo, hormigón, madera, bambú, metal, terciopelo, cuero, seda, algodón, lino, lanas, mucho vidrio y espejos para ampliar los ambientes… todo eso es sólo un ápice de lo que se pudo ver.   
 
Espacios vanguardistas y modernos, otros más sencillos y cálidos, algunos más bien eclécticos y lúdicos. Cocinas de última generación, escritorios soñados, sillas, sofás y sillones de todos los estilos, formas y coloridos, mesas de vidrio, de madera esculpida, materiales reciclados, terrarios con plantas y piedras de colores en recipientes transparentes, pequeñas suculentas en maceteros de cobre, velones y alfombras de ensueño. La creación de los exponentes de esta muestra habla de imaginación, libertad, expresión, personalidad, que hacen que pensemos en que, definitivamente, los diseñadores, paisajistas, decoradores y arquitectos de nuestro país nada tienen que envidiarle a los de afuera, pues tenemos un lujo de expertos en cuanto a este rubro se refiere. 
 
PAISAJISMO&CALIDEZ
 
Dentro de la muestra, los más destacados son aquellos ambientes más imponentes en cuanto a infraestructura, espacio y amplitud. El primero que llama la atención es el paisajismo hecho en todo el jardín de la casona por el Estudio Lavín&Camiroaga. Denominado Elemental, este proyecto autosustentable destaca la gravilla, las piedras, las suculentas y las rocas esculpidas para que sean asientos en donde se puede apreciar la perfecta iluminación de todo este espacio. También las rocas convertidas en tinajas de agua.
 
En el mismo rubro, impactante fue ver la presentación del Espacio Fiat, realizado por Pilar Cases y María Elena Sabbagh, en donde las protagonistas son eternas ramas sacadas de la poda de las parras, las que abrazan de forma circular una fuente de agua camuflada por decenas de piedras de río. Un espacio absolutamente minimalista, en donde lo que resalta no son los arbustos dispuestos para complementar, sino que las ramas gruesas y flexibles y que ganó el primer lugar dentro de la categoría paisajismo. 
 
Una vez dentro de la casona, el ambiente Sala de Estar, creado por Jorge Fuentes, contempla líneas simples, luminosidad, lo sobrio y lo clásico dentro de lo vanguardista, y por sobre todo la simetría. Destacan dos fotografías de gran tamaño enfrentadas de la artista Cecilia Avendaño. Dos sofás blancos capitoné en cuero, al lado dos sillas también en cuero y, en el centro, tres mesas ovaladas en madera de diferentes tamaños y que parecieran ser de metal. Un arrimo de mármol negro y la lámpara redonda que cuelga del techo. Aquí la iluminación saca aplausos, permite un ambiente cálido y relajado.
 
Comedor de Diario fue la creación de Bárbara Copetta. Un lugar que invita a sentarse a conversar. Una mesa estilo Tulip, con sillas de fierro.
 
Arriba una lámpara de alambres tejidos en color cobre. Destaca el porcelanato del piso imitando a madera con un acabado seminegro. Una gran repisa de mármol para el monitor y arreglos con plantas. Al frente un mesón y arriba repisas para los vinos, además de velones y condimentos que complementan la decoración.
 
El Comedor Principal, presentado por Axel Grossman Guiloff, también es cálido. Aquí los colores resultan en un ambiente alegre, con la iluminación perfecta. Destacan los arrimos de espejos, enfrentados detrás de cada cabecera de mesa, y los que ayudan a ampliar el espacio, las sillas Luis XV tapizadas en felpas de tonos morado, verde, naranjo, azul eléctrico, rojo y amarillo. Algunas con respaldo de junquillo. El piso de mármol. La mesa larga y angosta, con estructura metálica y cubierta de cristal, sostiene varios arreglos de suculentas. Del techo también caen grandes suculentas dispuestas en maceteros de greda de Pomaire. 
 
Cristián Donoso y Milagros Vergara intervinieron el Taller, de Casa FOA. En este destacan los muebles de estilo combinados con otros modernos, como un arrimo hecho con trozos de madera, ultra vanguardista. Este lugar es una muestra del trabajo de los ebanistas, por lo que en la mesa de centro tiene las herramientas que ellos ocupan y hay varias maderas esculpidas. En las paredes se dispusieron cuadros con distintos tipos de estos mismos utensilios. La alfombra con diseños redondos aporta el color al igual que el tono que le dieron a las paredes: un azul petróleo. El piso se dejó como el original de la casona: de parquet.
 
ESCENOGRAFÍAS TEATRALES
 
Espacios más recargados, con dramatismo, más complejos, son aquellos que parecían una escenografía teatral. Aquí destacamos Pieza de Niña, por Josefina y Carolina Santa María. Un espacio maravilloso, amplio, con una lámpara que se divide en varias ampolletas que caen y se dispusieron en forma separada, como una gran araña gigante que cubre todo el techo. Un ambiente completamente rupturista, elegante, con paredes de un tono azul grafito, que combinan perfecto con los dorados de los distintos marcos dispuestos en los muros, más un gran espejo en la cabecera de la cama, y dos sillas en un escritorio. En la pared que enfrenta la cama un gran mural cuyos colores pasteles hacen juego con cojines y cortinas de lino y terciopelo. 
 
Cómo no iba a estar presente Fernando Moro en esta muestra. Lo volvió a hacer, como siempre, en su espacio y nos dejó a todos con la boca abierta con El Living, especial para relajarse. Aquí los colores elegidos fueron los tonos tierra. En el centro, un gran sillón que mira hacia una repisa de madera con metal dorado y fondo de espejos, en donde se sitúa un monitor y decenas de detalles como libros, obras de arte y recuerdos, los que dan la sensación de estar dentro de una casa habitada hace mucho tiempo. 
 
Otro espacio impresionante fue el de Julio Maturana encargado del Living Comedor. Paredes en un rojo fuerte. El comedor de cristal con sillas trasparentes unas y otras negras. Una lámpara con incontables ampolletas, y una loza con detalles de oro al igual que las copas. En el living un gran sillón blanco capitoné y sofás en terciopelo con aplicaciones de cristales. El mobiliario pertenece a la colección del diseñador internacional Michael Amini. Aquí también está el uso de una pared de espejos bicelados en forma de rombos para dar amplitud. 
 
No podemos dejar de comentar el espacio creado por Felipe Assadi y Trinidad Schönthaler, quienes intervinieron El Loft de Invitados Absolutamente minimalista, todo es blanco, y las paredes, repisas, asientos e incluso el catre de la cama están hechos de pallets de madera reciclada. Simplemente maravilloso, como el ambiente de Cecilia Kramer, quien intervino El Desván. Vanguardista y sofisticado, este lugar fue transformado en un loft con paredes grafito, y mobiliario de Todeschini Chile. Aquí hay un estar y una cocina americana, modernos espacios, muy bien conjugados.
 
Muchos espacios se nos quedan fuera y que merecen distinción: Fernando Ruiz con El Escritorio, en donde hay una gran moto color rojo, obras de Andrés Vío, sofá de terciopelo azul marino, persianas negras, una lámpara amarilla. Paredes enchapadas en Tweed —melanina— de Masisa. Otro: el colorido Dormitorio para hombre por Marcelo Varetto, en donde el respaldo de cama con líneas curvas es el enfoque principal; El Bar por Paulina Ríos y María José Inzunza, de estilo inglés, con una gran pintura de los Beatles hecha por la artista plástica Francisca Tapia, y una barra de ladrillos con superficie de mármol. Mención aparte El Bar, más minimalista y con muros verdes de Paola Rossi, La Sala de Lectura de Cristián Pizarro, el Walking Closet de Orlando Gatica, La Sala de baño de Francisca Errázuriz y María Ignacia Pérez; Javier Ramírez con La Cocina… ¿No lo vio? Visite la web de Casa FOA Chile, vale más que la pena.
 

La creación de los exponentes de esta muestra, habla de imaginación, libertad, expresión, personalidad, entre otras muchas cualidades que hacen que pensemos en que definitivamente, los diseñadores, paisajistas, decoradores y arquitectos de nuestro país, nada tienen que envidiarle a los de afuera, tenemos un lujo de expertos en cuanto a este rubro se refiere.

Otros ESPACIO INMOBILIARIO

» Ver todas los espacio Inmobiliario


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación3+3+9   =