Tell Magazine

Entrevistas » Mundo Empresarial

EDICIÓN | Noviembre 2016

Agua Para Todos

Héctor Pino, creador de FreshWater
Agua Para Todos

Producen agua “prístina”, como le gusta adjetivar a su creador. Tiene calidad de montaña, es decir, es como agua de vertiente, pero sin contaminación de la agricultura o la minería. No necesita cloro y puede ser obtenida en cualquier lugar. Todo lo que se necesita es aire y esta máquina, desarrollada por tres profesionales chilenos, que reproduce el ciclo del agua en su interior. 

Por María Jesús Sáinz N. / fotografía Andrea Barceló A.
“Llegamos golpeando la puerta con una máquina enorme a la que llamábamos Frankenstein, le presentamos la idea a los directores de Social Lab e IF Chile. Y nos dijeron: ustedes se quedan”. Héctor Pino recuerda así la primera vez que alguien creyó en su proyecto. Está sentado en el mismo sitio donde escuchó ese primer sí, justo al centro de una de las salas de la Factoría Italia, donde convergen varias innovaciones entre ellas, FreshWater. La suya.
 
Cada cierto tiempo, las personas que trabajan ahí se acercan con sus vasos a una caja de madera y policarbonato de aspecto simple, que no supera el metro de altura, que está justo a su lado y que convierte el aire en agua.
 
Suena a magia, pero no lo es. Es más bien el resultado de un proceso largo, creativo y sacrificado, y que surgió de un problema de salud. “Si te fijas en todas estas innovaciones que ves en este espacio, hay algo en común. Todas nacieron a partir de un dolor personal. Es el dolor el que te empuja”.
 
En su caso, su hija nació con un mal congénito en los riñones que le provocaba continuas infecciones urinarias y para el cual el único tratamiento era mantener la zona con antibióticos. Pero eran nefastos para sus dientes y su salud. Ingeniero forestal de profesión, comenzó a leer, investigar y buscar por todas partes respuestas nuevas.
 
“Al principio yo no conocía el tema de las aguas. Investigando, te vas dando cuenta de que acá todas las aguas son altas en sodio, por ejemplo, y el sodio es dañino. No es la sal natural del cuerpo. Piensas, la orina es agua, entonces qué les pasaría a los riñones de tu hija con agua de mejor condición. Y bueno, tomas conciencia de que el tipo de agua afecta mucho la calidad de la salud”.
 
Su impulso fue acompañado por los conocimientos y buenas ideas del diseñador  Alberto González y el ingeniero naval      Carlos Blamey. Juntos empezaron a probar, testear y buscar la manera de llevar esta idea a un diseño simple, que cualquiera pudiera entender, y donde bastara con apretar un botón para conseguir agua pura.
 
EL CICLO DEL AGUA
 
“Una cosa es innovar y otra cosa es inventar. Nosotros no somos inventores”, dice Héctor, y explica que esta tecnología existe a nivel militar. “Nuestra idea fue hacer una máquina, que no fuera como sacada de la Guerra de las galaxias, sino que muy sencilla, que permitiera mejorar la condición de vida de las personas. Ser una alternativa. Esto no es un sustituto. Hay tecnologías similares. Hay también purificadores. La idea es ser un complemento”. 
 
¿Cómo funciona?
En este momento tú estás rodeada de agua. No la estás viendo porque está en una condición física gaseosa. Lo que hace el sistema es captar las micropartículas del agua, procesarlas, armar una nube adentro y hacer llover. Así de simple.
 
¿Y es limpia?
La máquina la pasa por un proceso, igual que la naturaleza, para mantener la filtración natural. Incorpora minerales, hace una purificación antibacteriana y de virus, y una esterilización en un estanque de acero ionizado donde se almacena.
 
¿Influye la calidad del aire?
No afecta gracias a los filtros. Lo que sí, si estás en un ambiente muy contaminado, los filtros van a durar menos.
 
¿Cuánta agua produce?
Genera entre nueve y veintiocho litros de agua diarios. Depende de las condiciones del entorno. Si estoy acá en la depresión intermedia, va a hacer entre quince y veinte. En la costa hace veintiocho y en la pre cordillera, ocho litros aproximadamente. Claro que si la metes en un closet no va a funcionar con la misma performance con que está funcionando acá o en un ambiente aún más favorable.
 
¿Se adapta a las distintas condiciones ambientales?
Sí, incluso a la estacionalidad del año y a factores como, por ejemplo, que el invierno boliviano en el altiplano es una condición distinta al invierno de acá. El sistema se programa. Tiene un computador adentro para que se adapte a esas condiciones.
 
¿Por qué crear agua y no simplemente filtrar la que tenemos?
Porque el agua, aunque la filtres, siempre va a tener partículas de cloro. Siempre va a haber algo. Si tú quieres esa agua prístina, de los fiordos del sur, de la nieve que se derritió y que hizo todo un proceso natural, la tienes que llevar a este nivel.
 
¿Cómo es esta agua?
No tiene cloro, flúor, químicos o preservantes, ni sodio. Es del tipo vertiente. En el análisis del Sesma cumple con la normativa de aguas potables purificadas. Tiene calidad de montaña. Está entre la de nieve y la potable. No es clorada, porque no necesita. Tampoco necesitas hervirla.
 
EL DRAMA DEL AGUA
 
El clima ha cambiado. Héctor explica que no basta con que llueva para que haya agua, porque cuando precipita ocurre de una forma tan intensiva que la naturaleza no tiene tiempo para procesar esa agua. Los pozos son cada vez más profundos y el agua cada vez más mineralizada, más dura y con metales más pesados. Además, hay que considerar la contaminacin agrcola o de minerales pesados que vienen de otras externalidades negativas, como son los procesos industriales. 
 
Esto en las zonas rurales es un verdadero drama y la gente de las comunidades, no importa lo alejadas que estén, lo saben. “Se han dado cuenta de que no es bueno tomar agua del pozo y están dispuestas a manejar cinco o seis horas a Pica o a Calama a buscar agua para darle al niño que tiene a tres mil metros de altura. Ven lo malo del agua en su propia piel y en las enfermedades que tienen”, dice 
 
Ya han instalado ciento sesenta y cinco máquinas en zonas rurales que atienden a seiscientas personas, pero encontrar la manera de que el proyecto sea sustentable en el tiempo, ha sido el real desafío. En el camino han descubierto que no se trata de entregar la tecnología y partir. Es fundamental hacer un proceso comunitario de reflexión.
 
¿Por qué?
Hay que hacer todo un proceso previo de trabajo comunitario, de cocreacion sin mostrar la tecnología hasta que la comunidad sienta que la ha hecho suya, porque si no la hace suya este proyecto termina en nada, como muchas iniciativas donde se invierte muchísimo dinero en soluciones grandes y a los dos años están botadas porque nadie las mantuvo.
 
¿Y cuáles han sido los resultados?
Muy buenos. En jardines infantiles, por ejemplo, primero hacemos un taller de capacitación con los niños para que entiendan el ciclo del agua y cómo ese ciclo lo acelera este sistema llos alan de la nue No hablan de la máquina. Lo entienden perfecto y lo cuidan.
Por el momento están centrados en desarrollar un modelo “b2b”, que genere un triángulo virtuoso entre FreshWater, la comunidad y organizaciones que sean independientes de los temas políticos coyunturales o económicos de la zona donde se implemente, pero no descartan a futuro poder darle un uso más doméstico. Al menos en la experiencia de Héctor, su hija, que ya tiene dieciséis años pudo decir adios a los antibióticos.
 

"El sistema lo que hace es captar las micropartículas del agua, procesarlas, armar una nube adentro y hacer llover. Así de simple"

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación3+2+9   =