Tell Magazine

Columnas » Visión Emprendedora

EDICIÓN | Septiembre 2016

Innovación empresarial en tiempos complejos

Eitan Fried Grbic, ingeniero comercial UAI Candidato MBA IE Business School, España Twitter: @eitanfried
Innovación empresarial en tiempos complejos

Para los negocios establecidos, la situación actual ofrece un escenario propicio para la innovación empresarial. Las crisis rompen con el statu quo de la mayoría de las empresas que empiezan a cuestionarse y sentir la necesidad de generar cambios profundos para volver a crecer, viéndose obligadas a buscar nuevas formas de hacer las cosas.

Luego de siete meses viviendo en Madrid llegó agosto y el ansiado mes de vacaciones para volver a Chile. Pese a lo corto de la visita, lo bueno fue que disfruté a los sobrinos recién nacidos, unas ricas machas a la parmesana y varios asados con los amigos. Lo malo y triste fue sentir un crispado clima social y económico, de mucha inseguridad y desconfianza. Ya el 2015 sufrimos los primeros efectos de la desaceleración de la economía mundial, de las reformas estructurales que impulsa el gobierno y de su falta de liderazgo, pero creo que este año se están viendo las consecuencias más graves, especialmente para las familias y las empresas.

Estamos en un momento complejo. Muchas familias de clase media quedan al borde de la pobreza, y otras que vivían en esa situación pasan a estar aún más vulnerables, como consecuencia del aumento del desempleo, lo que a su vez se debe al complicado momento económico que vivimos. El Banco Central estimó que la actividad económica crecerá sólo entre un 1,25% y 2% este año, muy distante del casi 6% que teníamos al inicio de la década. Al menos ha aumentado un 2,7% el empleo por cuenta propia, importante amortiguador del alza del desempleo, que en realidad se trata de emprendedores motivados por necesidad, pero que no tienen muchas expectativas de crecimiento. Al igual que las familias, las empresas también se han visto afectadas y muchas han entrado en crisis viendo comprometida su viabilidad, sobre todo las pequeñas y medianas.

Las cosas en el mundo de los negocios claramente no están tan bien como podrían. En realidad están bastante mal si consideramos todo el potencial que tenemos los chilenos. Pero es importante tratar de ser optimistas y ver la situación en perspectiva con un enfoque emprendedor, donde veamos el vaso medio lleno y no medio vacío. Para los negocios establecidos, la situación actual ofrece un escenario propicio para la innovación empresarial. Las crisis rompen con el statu quo de la mayoría de las empresas que empiezan a cuestionarse y sentir la necesidad de generar cambios profundos para volver a crecer, viéndose obligadas a buscar nuevas formas de hacer las cosas.

Innovar tiene que ver con cambiar la rutina, asumiendo riesgos calculados, para obtener mejores resultados. Es, en realidad, un proceso que busca la creación de valor aprovechando oportunidades de mercado. No es una actividad que esté para nada limitada a la ciencia o la tecnología. Se puede innovar en los productos o servicios, utilizando nuevos diseños o materiales que otorguen mayores rentabilidades o cuotas de mercado. Se puede innovar en los modelos de negocios estableciendo procesos que eliminen desperdicios y mejoren la experiencia de los clientes, o generando nuevas propuestas de valor para segmentos no atendidos. Se puede innovar de muchas formas y es algo que todos pueden hacer.

Por lo general, las pequeñas y medianas empresas no tienen planes de innovación ni una cultura propicia para la actividad. En tiempos complejos, donde sus modelos de negocios y productos o servicios se ven amenazados por las contingencias y reducción de los márgenes, contar con alternativas para aprovechar oportunidades de mercado es importante y es lo que otorga la innovación empresarial. Las crisis son apropiadas para innovar porque dejan en evidencia la necesidad de crear valor y contar con más de una fuente para eso. Además, es una oportunidad para establecer diferencias y ser más competitivos.

Si aún no lo han hecho, es el momento de que las empresas empiecen a definir sus estrategias de innovación. Los tiempos complejos pueden ser el punto final en la vida de una empresa, como también un punto de inflexión en su curva de crecimiento y aprendizaje. Al menos hacer el intento dependerá de la visión y enfoque que tenga la persona o el equipo que dirija la organización. Que la empresa vuelva a tener ese espíritu emprendedor donde se dirige con esfuerzo y resiliencia al logro de un objetivo determinado, nadando una vez más contra la corriente, pero ahora con una visión más innovadora, puede, sin duda, hacer una gran diferencia.

 

Otras Columnas

Y llegó el 18
Rodrigo Barañao
83 años de servicio a la comunidad. Sanatorio Marítimo San Juan de Dios
Archivo Histórico
Madre Patria
Asia Dónde Vamos
Tan lejos, tan cerca
Presta Oído
Es la cumbia
Presta Oído
EL NEGRO
Look Urbano
PATRIA
Monocitas
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación4+7+2   =