Tell Magazine

Columnas » Archivo Histórico

EDICIÓN | Septiembre 2016

83 años de servicio a la comunidad. Sanatorio Marítimo San Juan de Dios

Por Emilio Toro Canessa, Profesor de Historia y Geografía, Lice nciado en Historia, Investigador Arch ivo Histórico Patrimonial I. Municipalidad de Viña del Mar.
83 años de servicio a la comunidad. Sanatorio Marítimo San Juan de Dios

El Sanatorio Marítimo es concebido como proyecto, a inicios de 1929, para dar atención a niños que sufrían de escrofulosis y raquitismo. Esta idea surge a raíz de la preocupación de Crescencio Olivares, miembro de la orden de San Juan de Dios, quien ve la necesidad de ayudar a la clase más pobre, que para ese entonces no contaba con ningún tipo de ayuda social, salvo la caridad y la beneficencia.

La conformación el hospital estuvo a cargo de una junta compuesta por el sacerdote Enrique Abel, Marcos Montt, Carlos Urenda, Teresa Brown de Ariztía, Carlos Cousiño, Pascual Baburizza y María Judit Vildósola, además del párroco de la comuna, quienes trataron de reunir los fondos necesarios para comenzar las labores de construcción del sanatorio.

La primera piedra fue colocada el día 30 de junio de 1929, en los terrenos que ocupaba hace un tiempo el sanatorio, en el sector del borde costero, y se inauguró el 4 de febrero de 1933. El sanatorio contaba con piezas para los internos, terrazas para terapias de aire y sol, pabellones clínicos, sala de operaciones, solárium a orillas del mar, salas de tratamiento, ortopedia y cirugía infantil, además de un departamento de asistencia social, una unión de beneficencia femenina y nutrición. Por otra parte, en los documentos se señala que contaban con un menú especial para la recuperación, que consistía en un régimen riguroso normal o reforzado para ocho días.

En una entrevista realizada, en 1935, al Dr. Federico Ankelen, jefe de cirugía y ortopedia del hospital, este hablaba de la importancia y preocupación por lo humano y social, además de la eficacia de la helioterapia para el bienestar y recuperación del paciente.

Durante varias décadas, el Sanatorio Marítimo fue el único establecimiento de ayuda para el niño desvalido, siendo una obra de gran envergadura que atendía a cientos de personas.

Su construcción fue considerada como pionera a nivel nacional y destacada a nivel sudamericano. Para su manutención, contaba con un aporte del cuerpo consular, una junta de beneficencia, además de las donaciones de empresas privadas. Esta obra destacó por su ayuda desinteresada a niños minusválidos que no contaban con ningún tipo de asistencia social, lo que permitía un cuidado, tratamiento y su reinserción en la sociedad. Actualmente, el Sanatorio Marítimo San Juan de Dios aún cumple esta loable labor desde la parte alta de la ciudad, en el sector de Gómez Carreño.

 

Otras Columnas

Y llegó el 18
Rodrigo Barañao
Innovación empresarial en tiempos complejos
Visión Emprendedora
Madre Patria
Asia Dónde Vamos
Tan lejos, tan cerca
Presta Oído
Es la cumbia
Presta Oído
EL NEGRO
Look Urbano
PATRIA
Monocitas
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación4+4+9   =