Tell Magazine

Agenda » Música

EDICIÓN | Septiembre 2016
Orfeo y Eurídice Cristoph Willibald von Glück

Comentamos el registro de la revisión francesa de Héctor Berlioz, efectuada en 1866, a la ópera más reconocida del compositor alemán Christoph Willibald von Glück; grabada en 1989, con Anne Sophie von Otter en el rol de Orfeo, Bárbara Hendricks como Eurídice, Brigitte Fournier en el papel de Amor, el coro Monteverdi y la orquesta de la Ópera de Lyon, dirigida por John Elliot Gardiner.

Orfeo y Eurídice es una ópera de tres actos compuesta por Glück en 1762, basada en el trágico mito griego homónimo y fiel exponente del género de acción teatral, incorporando coros y danzas. Originalmente concebida en italiano, el propio Glück le introdujo modificaciones en 1774 para hacerla del gusto, tono e idioma francés. Como consecuencia, el libreto original de Di Calzabigi fue sustituido por uno de Pierre-Louis Moline. La revisión de Berlioz es una muy balanceada síntesis entre las claves de la partitura vienesa de 1762 y la orquestación adicional de la parisina de 1774. En cualquier caso, la música, el libreto, el coro y la puesta en escena general hacen de la versión de Berlioz una de las más reconocidas.

La temática trágica del mito no podía menos que exigir una música sublime, arrobadora, dramática, electrizante a veces como se atribuye a la del mismo Orfeo, capaz de emocionar y conmocionar a bestias, humanos y dioses por igual. Glück claramente está a la altura del mito y así se comprueba desde la maravillosa obertura, pasando por las arias Laissez-vous toucher, La tendresse, Quels chants doux y J’ai perdu mon Eurydice, llenas de sentimiento trágico que por momentos humedece los ojos y eriza la piel.

La calidad de los intérpretes no queda a la zaga. La dúctil Anne Sophie von Otter entrega uno de sus mejores momentos en esta grabación y Eurídice también brilla en la clara voz de Bárbara Hendricks. En este particular género operístico el coro no es un mero acompañante, sino un actor vital y en este último estatus se planta el coro Monteverdi, con una interpretación magnifica, particularmente, al asumir a las Furias. Por último, la dirección del veterano John Elliot Gardiner galvaniza un registro que merece ser reconocido entre los mejores modernos de esta ópera.

OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación1+1+6   =