Tell Magazine

Espacio Inmobiliario » Espacio Inmobiliario

EDICIÓN | Julio 2016

Punto de Encuentro Din 399

Punto de Encuentro Din 399

La que fuera casa del cónsul de Dinamarca, allá por el mil novecientos, se transformó en un moderno e innovador espacio, gracias a la creatividad de sus gestores: Elisa Assler y Joaquín Velasco. Artista ella y arquitecto él, más que un lugar que albergara oficinas, desarrollaron un sitio integrador, que tras dos años de funcionamiento se ha convertido en una nueva forma de vincularse a través del trabajo. Emplazado en el cerro Panteón, y a una cuadra del Parque Cultural de Valparaíso, Din399 es más que una ficha técnica. Muchísimo más.

Por Macarena Ríos R. / fotografía Teresa Lamas G.

Decir que la creatividad se respira en cada rincón de esta
casona patrimonial no es antojadizo. Nada más cruzar
el umbral para sentir la energía que cruza los tres niveles
arquitectónicos. De espacios abiertos, las láminas
metálicas de acero generan un ambiente cercano y
moderno. Mención aparte es la escalera hecha en obra.
El tamaño del terreno, la vista inspiradora y la cercanía con el Parque
Cultural fueron los principales detonantes en la compra de esta casona
patrimonial. “Siempre fue pensada como un espacio con contenido
y que fuera abierto a la comunidad”, me cuenta Elisa Assler, sentada
de espaldas a un ventanal que mira el Pacífico. Y claro, el hecho de
que estuviera al lado del parque no fue fortuito. “Fue como una especie
de apoyo emocional. Además, en ese tiempo estaba como director
Justo Pastor Mellado, otra razón para adquirir la propiedad”.

Elisa ya sabe de emprendimientos. Pintora, grabadora, diseñadora,
hace algunos años levantó, junto a su pareja Joaquín Velasco, el Cirilo
Armstrong, un hotel boutique en el Cerro Alegre.

¿Qué te hizo salir de la zona de confort y arriesgarte con otro proyecto?
Querer entretenerme más en la vida. Rehabilitar un lugar para el cultivo
propio, un lugar para los vínculos y la sinergia entre distintos actores:
artistas, creativos, emprendedores. Un lugar donde dar cabida a
eventos culturales, documentales, conciertos y actividades que nos
enriquezcan a todos. Eso es justamente Dinamarca 399. Una ventana
a un estado emocional.

Sus fundiciones de piedra, paredes de ladrillos y vigas de pino Oregón y
fierro acogen a diversos profesionales que sueñan —y trabajan— por un
Valparaíso mejor. Los muros a la vista, que otorgan un inequívoco aire
industrial, el piso de roble americano y las vigas de hormigón se mezclan
con el talento diario de diseñadores, arquitectos, restauradores, informáticos
y productores que llenan de vida el edificio patrimonial cada mañana.

Proyectado con mucho vidrio para lograr una mayor transparencia,
Dinamarca 399 está compuesta por una casa, que arrienda oficinas,
salón de eventos, salas de reuniones y un espacio de co-working, además
de una terraza y la llamada casa de los talleres, que son espacios
vacíos que se alquilan a personas que trabajan con máquinas. “Es,
lejos, la mejor forma de trabajar, porque facilita el diálogo”, comenta
Elisa, que también habilitó su taller acá. Lo mismo que Joaquín, con su
oficina de arquitectura.

REHABILITACIÓN INDUSTRIAL

Así se llama este concepto que deja a la vista la historia de la casa,
una casa que pasó por varios moradores, terremotos, e incluso un
incendio cuando la estaban restaurando. A los cimientos y vigas de la
estructura original se agregaron pilares de fierro que fueron rescatados
de antiguas casas del plan de Valparaíso.

¿Cuál es el sello de Din399?
El emplazamiento y la infraestructura, que hace posible la generación de vínculos entre los distintos profesionales que trabajan acá. La presencia
del restorán y la cafetería ayuda a potenciar el encuentro y la
comunicación. Es cierto que uno convoca a cierto tipo de gente por el
estilo que tienes y acá hay muchos equipos creativos.

¿Y cómo se potencia eso?
Mucha gente piensa que somos un centro cultural, pero somos más
que eso. Hemos tenido algunas instancias de encuentros entre quienes
tienen oficinas acá, pero lo fundamental es que estamos desarrollando
espacios de colaboración entre nosotros.

¿En qué están ahora?
En estos momentos estamos decantando lo que se ha producido
durante estos dos años. Queremos hacer crecer más la comunidad,
seguir ampliando nuestro círculo a través de las redes sociales, tener
más visibilidad. Que la gente sepa, por ejemplo, que el restorán está
abierto a todo público de lunes a viernes.

Charlas, seminarios, almuerzos de empresas, mesas de trabajo, lanzamientos
de festivales, conciertos. Esa es la gracia de este espacio, que tiene una cuota de libertad que les permite hacer, pensar
y crear miles de actividades distintas.

¿Proyectos?
La idea no es solo tener espacios operacionales,
sino albergar actividades más lúdicas. En el
hotel Cirilo Armstrong, por ejemplo, tenemos la
mesa de los libros, algunos cuadros que cada
cierto tiempo se van cambiando y una vitrina
donde exhibimos productos de diseño. Lo mismo
queremos hacer acá con un espacio que llamamos
Galería 1:1. Es una vitrina que invita a los
artistas a exponer trabajos que tengan cierta
relación con el entorno, que tengan un sentido,
que cuestionen y provoquen al espectador.
Próximamente, tendremos una obra de Héctor
Vergara. Además tenemos una biblioteca que se
está construyendo de a poco, con libros de arquitectura,
diseño y fotografía, entre otros. La idea
es ofrecer un espacio que nutra.

 

El emplazamiento y
la infraestructura
hacen posible la
generación de
vínculos entre los
distintos
profesionales que
trabajan acá. La
presencia del
restorán y la
cafetería ayuda a
potenciar el
encuentro y la
comunicación.

Otros ESPACIO INMOBILIARIO

Chile, país de arquitectos
Espacio Inmobiliario
EN LA PLATA CASA CURUTCHET
Espacios Arquitectura
» Ver todas los espacio Inmobiliario


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación2+2+5   =