Tell Magazine

Columnas » Presta Oído

EDICIÓN | Julio 2016

El chico migraña

Por Marcelo Contreras
El chico migraña

Hace unos años, uno de sus hijos redactó un documento legal donde se comprometía a abandonar el cigarrillo. No es la primera droga que Jeff Tweedy (48) deja. En sus primeros años como músico en el grupo Uncle Tupelo no escapó del alcoholismo que arreciaba en su familia. En paralelo y por décadas, se hizo adicto a los analgésicos producto de las migrañas crónicas sufridas desde la infancia hasta 2005. “Recuerdo que pensé, Dios mío, esto es lo que ocurrió cuando la gente comenzó a escribir sobre el infierno. Esto es lo que estaban tratando de contar, esta es la razón biológica por la cual el infierno existe”.

A pesar de los padecimientos y las dependencias —su diagnóstico suma depresión y ataques de pánico—, Tweedy lidera una de las mejores bandas estadounidenses de los últimos veinte años. Su nombre es Wilco y al fin debutará en Chile el próximo 12 de octubre en el teatro Caupolicán. Las enciclopedias y los especialistas acomodan al conjunto en el subgénero “Americana”, etiqueta donde convergen hacia el rock, algunos de los mayores estilos de la nación norteamericana, incluyendo country, folk y blues. El rótulo no alcanza a retratar la importancia de Wilco, pero se puede medir así: en algún momento podían rivalizar seriamente con Radiohead en el afán de ampliar el género. Suman, además, un hito en el negocio discográfico. El aclamado álbum Yankee hotel foxtrot (2001) fue rechazado por Reprise y luego adquirido por Nonesuch, ambos sellos pertenecientes a AOL Time Warner. Llegarán con Star Wars (2015), su última obra, lisérgica, envolvente y evocativa de la mejor tradición del rock clásico. Es un tipo de banda que escasea, de las que toman riesgos y del desafío surgen joyas.

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación9+1+1   =