Tell Magazine

Entrevistas » Deporte

EDICIÓN | Junio 2016

La sorpresa del Champion

José Manuel Carril tercer lugar del Champion 2016
La sorpresa del Champion

Lo suyo siempre fueron los caballos, el rodeo, el campo, pero nunca imaginó que esta afición le entregaría uno de sus mayores logros. Un amateur del rodeo que decidió probar suerte y jugarse todas las fichas para llegar al Champion de Chile 2016. En un año, con sus dos caballos y su collera, logró entrar en la historia de este deporte quedándose con un merecido tercer lugar. Aquí todos los detalles.

Por María José Pescador D. / fotografía Danny Bolívar U.

La vida del “Jose” (35) como le dicen los amigos, siempre ha estado ligada a la tierra, sus abuelos tenían campo en Talca y aunque es capitalino de nacimiento, recuerda esos fines de semana en los que montaba a caballo mientras paseaba por los árboles frutales, como únicos. “Yo era fanático de ese lugar. Mi papá lo administraba, entonces íbamos harto. Ahí teníamos un vecino que tenía caballos corraleros, y yo alucinaba con ellos…”.

¿Por qué crees que tuviste ese fanatismo por el caballo corralero?
No lo sé. No son iguales a los demás. Me acuerdo que salíamos a recorrer el campo con este vecino y él me mostraba cómo su yegua podía correr de lado. Me parecía lo más increíble del mundo.

Cuando José Manuel tenía quince años, el campo se vendió, por lo que los fines de semana con los caballos del vecino terminaron. A los diecisiete, su papá le regaló su primer caballo corralero, el que guardaba en la casa de un amigo en Quilicura, y con el que empezó a correr sus primeros campeonatos escolares.

Llegado el tiempo de la universidad, no lo pensó mucho y decidió estudiar agronomía. Ahí conoció a un amigo, Tomás García, quien fue clave para que José Manuel continuara con su vida corralera. Él era de Rancagua y su familia tenía criadero de caballos corraleros en la zona. Entonces juntos hicieron collera para empezar a correr en los campeonatos universitarios de rodeo. Estos son muy competitivos y de aquí salen muchos nuevos jinetes que terminan llegando al Champion. “El nivel de los universitarios es muy bueno, por la edad que uno tiene, y porque es, algunas veces, un semillero de nuevos corredores”.

¿Cuándo empezaste a tomar el rodeo como algo más en serio?
En la universidad, pero no de manera profesional, sino que como un pasatiempo que me encantaba. Todos los fines de semana viajábamos a Rancagua a practicar. No sólo corríamos en los universitarios, también en otros rodeos que se hacen durante el año.

A RANCAGUA LOS PASAJES

Al día siguiente de terminar sus estudios, José Manuel decidió que su vida la quería hacer en Rancagua. “Siempre supe que quería vivir fuera de Santiago, me carga la capital, no volvería ni amarrado”. Aquí encontró trabajo en Graneles de Chile, del empresario Gonzalo Vial Concha, conocido amante de los caballos y el rodeo, lo que le sirvió al Jose para acercarse aún más a este mundo.

¿Cuánto tiempo hiciste collera con García?
Unos ocho años.

¿Qué cualidades encontraste en García para correr tanto tiempo juntos?
Lo que pasa es que hay dos maneras de tomar el tema del rodeo. Uno es correr con un amigo que lo haga medianamente bien, eso es lo más bonito y entretenido que hay. Así se pasa bien, hay una complicidad. La otra forma es contratar un jinete experto para hacer collera, y eso se hace cuando uno ya quiere participar en rodeos con la finalidad de ganarlos y ojalá poder llegar al Champion, hacerlo más profesional.

¿En qué minuto decides comprarte tu primer caballo corralero?
Cuando me di cuenta de que era muy difícil competir con otros profesionales si haces collera con un amigo. Es complejo que dos amigos corran tan bien que logren llegar a una final importante. Nosotros lo más que pudimos hacer un año fue juntar siete puntos de los quince que se necesitan para entrar en las grandes ligas. Ahí decidí comprarme a Chincolito, mi propio caballo, y andar a mi ritmo, con mis tiempos.

¿Las cualidades de Chincolito?
Lo elegí porque quien me lo vendió es muy amigo mío. Él ya me había prestado este caballo para un rodeo, y me gustó, de ahí que decidí comprarlo porque me enamoré de él. Es un caballo muy rápido, atajador, con mucha fuerza, muy bueno para correr, le pone mucho empeño…

¿Quién hace el trabajo más pesado, el caballo o el jinete?
Es un complemento. Porque yo te puedo pasar un Ferrari y no vas a saber llegar ni a la esquina con él…Si el jinete es bueno puede hacer mucho con un caballo regular, por ejemplo…

¿Tú eres jinete?
Yo creo que he aprendido mucho, pero aún no me considero un jinete. Para serlo hay que mantenerse un tiempo corriendo muy bien, lo que a mí me pasó tiene que ver con mucho esfuerzo y además un tanto de suerte…

LA GLORIA

Con Chincolito y otro buen amigo, Tomás Gil, decidieron hacer collera para ir a los rodeos del 2014-2015. Pero los resultados no fueron los mejores. Entonces para la reciente temporada (2015-1016), decidió que quería probar de una forma más profesional el tema del rodeo.

“Quería ver si podía llegar a los clasificatorios. Quería competir aunque me costara un poco más”. Para esto se compró un nuevo caballo: Tentado. “La idea era competir con un jinete contratado, para lo que necesitaba tener otro caballo”.

¿A quien contrataste?
A Gonzalo Abarca (29), jinete profesional, y que hizo collera conmigo y corrimos con mis dos caballos.

¿Cómo fueron los primeros rodeos con tu nueva collera?
Corrimos tres rodeos en la temporada chica —abril, mayo—; en el primero no nos fue bien, creo que porque teníamos que conocernos más. En el segundo quedamos dentro de las seis mejores colleras. Y el tercer rodeo, lo ganamos. En la temporada grande —septiembre a febrero— corrimos bien y en total logramos conseguir los quince puntos necesarios para entrar en los clasificatorios que se corren en febrero y marzo. Finalmente logramos clasificar para el Champion.

¿Qué te pasó en ese minuto?
No quería más, no podía creerlo… Fue una meta lograda. Eso era suficiente para mí. Ya ir al clasificatorio era extraordinario, pero llegar al Champion nunca lo pensé… Llevaba un año compitiendo de manera más profesional, con mis dos caballos. Uno siente satisfacción, saber que todo valió la pena…

¿Cuántos participan para llegar al Champion?
Fácil diez mil colleras, luego a los clasificatorios llegan trescientos cincuenta, y al Champion ciento veinticinco colleras, y a la final de este sólo treinta y nueve.

¿Cómo te sentiste en la Medialuna?
No me puse nervioso, pero sí ansioso. Mis expectativas eran ir a pasarlo bien, entretenerme y como objetivo correr lo mejor posible, nada más. No quería llegar y que toda esa gente que estaba ahí pensara que lo mío había sido sólo suerte…

¿Qué significó ganarle a grandes como Loaiza o Tamayo?
Para empezar ellos son mis ídolos; son el Maradona, Pelé o Messi del fútbol. Con ellos empaté en la final, y les ganamos, quedaron cuartos… Correr con ellos y ganarles es algo que aún no he logrado digerir, pero sí siento una satisfacción tremenda. También pienso que toqué el cielo muy rápido. No sé si algún día logre esto de nuevo.

¿Cómo fue correr la final?
No sabía bien lo que pasaba, ¿Qué hacía yo entre los mejores de Chile? Entré a una Medialuna llena, catorce mil personas, que gritan, que están ahí para apoyar a los grandes, pero también al amateur. Yo sentí mucho apoyo del público, la gente se emociona, sobre todo con el tipo que llegó ahí contra toda la adversidad, un desconocido que no era de temer, y terminó quedándose con un tremendo triunfo.

¿Vas a intentarlo de nuevo?
Sí. De todas maneras. Voy a seguir soñando. Teníamos un sueño que no era real, y lo conseguimos. ¡Claro que voy a intentarlo de nuevo!

 

"No sabía bien lo que pasaba, ¿Qué hacía yo entre los mejores de Chile? Entré a una Medialuna llena, catorce mil personas, que gritan, que están ahí para apoyar a los grandes, pero también al amateur… La gente se emociona, sobre todo con el tipo que llegó ahí contra toda la adversidad, un desconocido que no era de temer, y terminó quedándose con un tremendo triunfo”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación2+5+6   =