Tell Magazine

Entrevistas » Mujer

EDICIÓN | Junio 2016

La restauradora

Macarena Carroza historiadora del arte
La restauradora

Con una vista privilegiada al puerto de Valparaíso, Macarena vive día a día su compromiso con la ciudad porteña. Una ciudad que aprendió a querer, al igual que la casa que hoy habita, y que la tiene trabajando desde diversos frentes por devolverle el sitial que le corresponde, por restaurar el patrimonio, pero por sobre todo, las confianzas entre los actores, que son finalmente las grandes artífices de que las cosas pasen. “Valparaíso tiene una urgencia crónica”, sentencia.

Por Macarena Ríos R. / fotografía Teresa Lamas G.

Dice que no es una gestora cultural, que lo suyo es la historia del arte. Pero a medida que vamos desmadejando lo que sucede con este puerto loco y disparatado, queda claro que una parte de su intenso trabajo tiene que ver con la instalación de un discurso que apela al reencuentro, a la unión de profesionales para generar —y gestionar— ideas que potencien Valparaíso.

¿Quién le pone el cascabel al gato?
La política, pero la buena política. La que piensa de verdad la ciudad como un motor de calidad de vida para las personas. Y yo creo que esa conversación todavía no está instalada.

¿Te refieres a la política pública?
Me refiero al compromiso con la ciudad. Hay mucho emprendedor joven que está haciendo cosas, como los que levantaron el restorán El Internado frente al Hotel Fauna. Vivimos de anécdotas como esta. Pero la anécdota no hace sistema. El sistema tiene que venir de lo público, de la municipalidad, del Estado y es ahí donde está la peor crisis de confianza.

¿Qué hacer?
Pienso que es tarea de los privados el volver a invertir, el volver a habitarla. En Valparaíso se fue la gente y es la gente quien hace la ciudad. El plan es más dramático que la pobreza de los cerros, porque el plan es el abandono mismo. Tú bajas a él de noche y no hay nadie.

¿Y por qué no se hace algo con los edificios abandonados?
Porque pertenecen a privados y eso es lo complejo. Acá hay mucha infraestructura patrimonial privada en desuso. En otros países eso está prohibido, porque genera un deterioro en la ciudad que puedes cuantificar. Hay mucha especulación inmobiliaria sobre el valor de esos inmuebles cuyos precios son tan prohibitivos en la actualidad, que no resiste ningún análisis, mucho menos un plan de negocio.

¿De qué manera potenciamos Valparaíso entonces?
Hay propuestas sobre la mesa. Conozco gente que está trabajando en conservación, en la recuperación de ascensores, en el ámbito cultural, en levantar el barrio puerto. Pero debería haber una autoridad que lograse unir todos estos esfuerzos que son autónomos y hacer ciudad.

¿Un ministerio?
Un ente que regule. En Italia existe un Ministerio de Cultura que efectivamente reglamenta patrimonio, conservación, además de la cultura y las artes. Eso es lo que necesitamos, una única entidad que ordene los reglamentos, las seccionales. Hoy en día si alguien quiere hacer un proyecto está lleno de trabas.

¿Y quién regula la basura?
El tema de la basura en zonas patrimoniales no lo regula Aseo y Ornato sino que el Ministerio de la Cultura. Para mí la limpieza es cultura, es patrimonio. Una ciudad limpia es una ciudad culta. Y no puedes hablar de cultura en una ciudad asquerosa como esta.

¿Qué nos falta?
Atrevernos a definir la ciudad. Hay gente, como el gran Squella, que dice “hay muchos Valparaísos”. Todos la “indefinen”, cuando creo que Valparaíso es una ciudad lo más concreta que hay, de mucha pobreza, una ciudad que tiene vocaciones, que es puerto, que es patrimonio y como tal tiene que vivir de una industria y la industria del patrimonio es el turismo. Esa definición hay que declararla con políticas públicas.

¿Cuál es la identidad de Valparaíso?
Yo creo que viene de sus inmigrantes, de la fortaleza de haber hecho industrias, y a eso hay que volver. Tienes que hacer atractiva una ciudad para que pueda ser ocupada, tal como lo hicieron los inmigrantes. No soy una nostálgica que diga “todo tiempo pasado fue mejor”, pero en el caso de Valparaíso no puedo estar más de acuerdo.

CREA EN VALPARAÍSO

Absolutamente republicana en sus planteamientos, Macarena es la cuarta hija del anticuario y galerista Jorge Carroza y la pintora María Isabel Solar. No solo es amante del patrimonio. Lo vive. Casada con el artista y restaurador veneciano Walter Bee, cree fervientemente en la conversación para la acción. Por eso, lejos de quedarse con los brazos cruzados, además de su gestión como fundadora del primer centro privado de restauración CREA —que ya lleva quince años—, se ha ido involucrando en distintas mesas de trabajo para “hacer ciudad”: Metropolítica, la Corporación del Museo Baburizza, Fundación Piensa. “Es entretenido estar en un lugar que constantemente te desafía a preguntarte qué hacer. Valparaíso no es un lugar fácil”. Tenía solo veinticinco años cuando decidió crear una empresa que se especializara en la reparación y conservación de objetos de arte.

Con el tiempo, CREA se convirtió en una opción plausible tanto para coleccionistas como para el patrimonio público y Macarena pasó a liderar un equipo que ya ha reparado cientos de obras, entre ellas la colección del Palacio Baburriza, iglesias en Santiago y el Palacio de la Alhambra, cuya restauración ya va en la tercera etapa. Fue justamente en esas eternas ideas y venidas entre la capital, donde vivía, y la ciudad porteña, con la que se comenzó a vincular a raíz de su trabajo en el Baburizza, que se fue enamorando y decidió quedarse a vivir el patrimonio y abrir una oficina de CREA.

“Nuestro norte es enfocarnos de aquí a diez años en proyectos entretenidos, que tengan que ver con el patrimonio urbano, con cómo restaurar ciertos barrios y edificios que potencien y hagan sinergia con otros como el barrio Puerto, el barrio El Almendral, la avenida Errázuriz y todo el sector universitario. Jugamos a ser guionistas sobre un mapa”.

¿Cuál es la idea en Valparaíso?
Buscar y presentar proyectos que sean integrales. Por ejemplo, tú puedes presentar un proyecto sobre la restauración de un palacio, pero si esa restauración queda ahí, de poco sirve si no la integramos a la ciudad. Los que somos amantes del patrimonio nos interesa que este sea un motor de calidad de vida de las personas. No conozco otra ciudad donde las personas que la habitan destinen tanto tiempo a conversarla, a diseñarla, a soñarla y eso es impresionante.

¿Por qué no se ha hecho algo concreto en todos estos años?
La ciudad es bastante más compleja que un análisis a puertas cerradas. Eso requiere voluntad, requiere visión y requiere de ese liderazgo que te cuente un sueño. Hay tanta contingencia, hay tanta urgencia acá, que no está la visión del estadista, el que mira a largo plazo.

¿Qué propones?
Hay que re habitar y re habilitar. Hay que buscarle usos al plan, como lo que pasó con Casa Plan. Más universidades en casas patrimoniales, ¿para qué se van a construir campus a otro lado? ¡Que inviertan plata y restauren! La ciudad universitaria tiene que estar en el plan. Imagínate recorrer los campus de todas las universidades, con actividades de todo tipo.

¿Y el barrio Puerto?
Yo abriría el borde costero, hoy en día nadie puede acceder a él. Que vuelva la costanera con toda Avenida Errázuriz llena de cafés. Incluso hay un proyecto fantástico de soterrar el tren. Si tú lo haces, abres la costanera, y tienes una ciudad cultural, universitaria y patrimonial, esto de verdad puede ser impresionante. Una ciudad así, limpia, segura, les da pega a todos y se transforma en un atractivo polo.

“Tengo un muy buen amigo mexicano que cada vez que viene a Chile me pregunta ¿por qué está así todavía esta ciudad?”.

¿Y tú qué le contestas?
Que faltan unos buenos mecenas y esos llegan cuando se recuperan las confianzas.

 

"Yo abriría el borde costero, hoy en día nadie puede acceder a él. Si abrieras la costanera, tendrías una ciudad cultural, universitaria y patrimonial, esto de verdad puede ser impresionante. Una ciudad así, limpia, segura, le daría pega a todos y se transformaría en un atractivo polo”.

Otras Entrevistas

El pasado a la venta
Mundo Empresarial
El comandante
Deporte
Puro ingenio
Cultura
» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación4+9+5   =