Tell Magazine

Reportaje » Reportaje

EDICIÓN | Febrero 2016

Espíritu Aventurero

Los inicios del surf en Chile

Los orígenes del surf se remontan en la Polinesia y Perú. Sin embargo, recién a comienzos de los setenta se realizan los primeros deslizamientos en las costas de Chile. El siguiente reportaje está basado en el documental Viejo Perro, galardonado en ocho festivales de surf alrededor del mundo y en una entrevista concedida a Tell Magazine por su director, Rodrigo Farías Moreno, motivado por plasmar las vivencias de los primeros surfistas chilenos a las futuras generaciones.

Por Jorge A. Aldunate I. / fotografía gentileza Rodrigo Farías M. Agradecimientos a Maximiliano Mills.

En el 2007 el publicista Rodrigo Farías se propuso desempolvar los recuerdos de los primeros surfistas nacionales —Isaac “Icha” Tapia, Luis “Lucho” Tello, Álvaro Abarca y Francisco “Calá” Vicuña— y su travesía por el territorio chileno en busca de las mejores olas. Tras ocho años de investigación, sus hallazgos quedaron fielmente plasmados en el documental Viejo Perro, pioneros por esencia.

“En el mundo ya estaban haciendo documentales sobre los orígenes del surf internacional, entonces pensé: qué mejor que hacer un documental sobre el nacimiento y desarrollo del surf en Chile. Además, el hecho de que Luis “Lucho” Tello y Francisco “Calá” Vicuña ya hubieran fallecido, y que no pudiéramos tener su relato, hizo que me diera cuenta de lo importante que era estructurar el documental con los testimonios de sus dos amigos que estaban vivos”, cuenta Farías.

MODELO LONCURA

A finales de la década del sesenta Claudio Castro Jonás, fundador del buceo comercial y deportivo en Quintero, viajó a Perú a participar en un campeonato sudamericano de caza submarina en El Callao. Durante su estadía conoció a Miguel Plaza, un peruano que tenía una foto corriendo una ola en Hawaii. El chileno se interesó por el tema y Plaza le terminó regalando unas quillas.

En aquellos años Castro era dueño de una empresa de buceo en Quintero llamada Aqua Center. Junto a su amigo José “Pepe” Ramírez e influenciados por el biólogo marino Sergio Santa Cruz, fabricaron una tabla para recoger la pesca mientras buceaban. En ella realizaron sus primeros deslizamientos sobre las olas. Posteriormente el tema decantó, hasta que en diciembre de 1973 decidieron fabricar una partida de cuarenta tablas de surf. Tras mucho ingenio y experimentación crearon un primer modelo al que bautizaron Loncura, en honor al lugar donde años antes se habían realizado las primeras maniobras. Eran unas tablas pesadas, construidas con madera, diario, fibra de vidrio y plumavit.

Los veinteañeros Isaac “Icha” Tapia y Luis “Lucho” Tello —también buzos de Quintero—, fueron los que más se entusiasmaron con el tema del surf y se hicieron asiduos a la playa de El Bato para practicarlo. Lo hacían en la orilla y recostados sobre sus tablas, pues a Chile aún no llegaban muchas referencias sobre este deporte. A veces los acompañaba su amigo y fotógrafo PedroTroncoso, quien tomó las primeras fotografías  de surf en el país.

Lucho era dueño de la discoteque El Trauco, centro neurálgico de las fiestas juveniles emplazado en la playa Los Enamorados de Quintero, e Icha trabajaba ahí. Eran taquilleros y por su vestimenta, barba y pelo largo solían confundirlos con hippies.

Paralelamente, en 1973 llegó a vivir a la zona Álvaro Abarca: un aventurero que venía de recorrer América en motocicleta y que se hizo buzo. Un día Abarca fue a llenar un tanque de oxígeno a Aqua Center y le llamó la atención una tabla que pidió prestada, pues pensó que podía aplicarla al buceo. Si bien no le sirvió para su objetivo, quedó maravillado con la sensación de deslizarse sobre una ola. Tiempo después vio pasar una citroneta con unas tablas en el techo y se acercó a hablarles a sus ocupantes: Lucho e Icha. Inmediatamentese entabló una amistad entre los tres y empezaron a ir juntos a la playa a surfear.

Fue justamente en una de esas tardes de surf en Loncura, cuando conocieron a Francisco Vicuña. “Calá”, como lo llamaban sus amigos, venía llegando de California donde había aprendido a surfear y se acercó al grupo para saber desde cuándo y dónde lo hacían en Chile. Vicuña vivía en Cachagua y gracias a su personalidad cautivadora inmediatamente se unió al grupo. Su pasión en torno a las olas los transformaría en amigos inseparables.

EXPLORANDO OLAS

La llegada de Calá fortaleció al grupo. Su energía y habilidad arriba de la tabla contagió al resto y sirvió para que el surf tomara más impulso. Poco a poco fueron recorriendo distintas playas de la zona en busca de mejores olas. Así, tras surfear en Concón, Ritoque, El Clarón y Papudo, finalmente en 1976 decidieron organizar un viaje que entró a la historia como el primer campamento de exploración surfista en nuestro país. El lugar escogido: Chigualoco, Región de Coquimbo.

Calá ofreció su camión para emprender el viaje. Lo equiparon con carpas, colchones, cocina, balones de gas, motos para hacer exploraciones y, por supuesto, tablas de surf. Invitaron a las pololas, amigas y hasta un perro los acompañó en la travesía que resultó todo un éxito; pues además de pasarlo espectacular durante la semana que estuvieron, corrieron olas todos los días.

Dos años más tarde y con el afán de descubrir olas más grandes y aguas más cálidas, Álvaro, Calá, Lucho e Icha amarraron sus tablas arriba del techo de una combi y emprendieron viaje rumbo al norte de Chile. Conducían por la costa, acampaban en cualquier sitio disponible y surfeaban cada vez que podían.

El viaje duró tres meses y fue el semillero de futuras promesas del surf. Su estadía en Iquique, Arica y el encuentro con un enigmático personaje que más tarde bautizarían como El Gringo, al igual que la ola que hoy es célebremente conocida por los surfistas como una de las más intensas de la costa sudamericana, está inmortalizada en este documental.

PRIMER CAMPEONATO DE SURF

Las exploraciones continuaron a lo largo de tres años, esta vez comandadas por Álvaro, Patrick Yrarrázaval, Miguel Mandry y el fotógrafo Carlos Donaire. De esta manera, fueron descubriendo olas en Pichilemu, Punta Lobos, Infiernillo y Puertecillo. Álvaro se fue a vivir a Pichilemu, instaló un taller donde fabricaba tablas e inauguró la primera escuela de surf en Chile.

Con una base de operaciones frente al mar, ya establecida, Álvaro y compañía organizaron el 1º Campeonato Nacional Abierto de Surf de Chile, que se disputó entre los días 22 y el 26 de enero de 1986 en Pichilemu. Si bien un año antes se había realizado un torneo en la playa Las Machas de Arica, este había sido solo de carácter regional. A Pichilemu llegaron cuarenta y dos surfistas de todo el país. ¿El campeón? Ricardo Thompson, que vino a cerrar un ciclo que habla de la esencia pura de los primeros años del surf en Chile, dando paso a la masificación y profesionalización de este deporte hasta nuestros días.

LO INESPERADO

Tres de los cuatro pioneros de esta historia fallecieron. Calá Vicuña murió en enero de 1993, Lucho Tello en mayo de 2007 e Icha Tapia en enero de 2015. “Un batatazo inesperado que nos golpeó a todos”, recuerda Farías. “Viejo Perro perdía a su principal motivador, a la biblioteca viviente que se había convertido en coproductor junto a Álvaro, al más maestro de los cuatro maestros. Su muerte ha sido uno de los momentos más duros de mi vida”.

¿Pensaste en no terminar el documental?
Me costó mucho retomar el documental y finalizarlo. Pero estoy seguro de “Icha” hubiera querido que lo hiciera, porque estaba profundamente conectado con su historia. Ojalá que todos los deportes en Chile tuvieran su propio Viejo Perro. ¡Cuántas historias de constancia, perseverancia y espíritu conoceríamos!

Álvaro Abarca, la única leyenda viva del surf chileno, está casado con la chef Francisca Laso y juntos crearon hace más de quince años el restaurante Caballo de Mar, ubicado en la playa Cau Cau de Horcón.

El documental Viejo Perro ha sido galardonado en ocho festivales de surf alrededor del mundo y desde el 15 de enero está recorriendo las playas del país como parte del Surf Festival 2016.

 

El documental Viejo Perro ha sido galardonado en ocho festivales de surf alrededor del mundo y desde el 15 de enero está recorriendo las playas del país como parte del Surf Festival 2016

Otros Reportajes

» Ver todas los Reportajes


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación7+6+3   =