Tell Magazine

Columnas » Astronomía

EDICIÓN | Febrero 2016

¡¡¡S.O.S. Marte ayuda!!!

Por Arturo Gómez M., ex astrofotógrafo del Observatorio Interamericano Cerro Tololo
¡¡¡S.O.S. Marte ayuda!!!

Aunque no somos comentaristas de cine, a veces, al ver una película, podemos decir que es interesante, aburrida o que vale la pena recomendarla. Ya me pasó con la cinta Gravedad, en donde el suspenso y el peligro aparecían cada cinco minutos.

Afortunadamente, la película ganó siete oscares, lo que indica que no estuvimos tan mal como para recomendarla y verla. Desde hace poco, tenemos otra película relacionada con el espacio y el sistema solar. Su nombre original es The Marcian, cuyas traducciones al español han sido, El marciano, Marte y Misión rescate y al ser una producción del año 2015, está nominada a los Premios Oscar.

Hace unos días, en la tranquilidad de la noche, alrededor de las tres de la madrugada, la vi en casa y, realmente, quedé impresionado con la historia, paisajes y desarrollo de los temas. Desde hace muchos años que el planeta Marte, conocido también como el planeta rojo o el Dios de la Guerra, es estudiado por la NASA, ya sea desde las alturas o recorriendo su superficie con diferentes vehículos.

Esta es una cinta que recomiendo, al igual como lo hice con Gravedad, ya que la historia se desarrolla en tres lugares muy diferentes y con tres soluciones muy bien planteadas.

Como sabemos, es la situación de un astronauta que queda en Marte, al pensar sus compañeros que está muerto. El resto de la tripulación escapa frente al inminente peligro de una enorme tormenta de arena, que es muy habitual y normal en ese planeta. Los paisajes y la estación marciana, que será el nuevo hogar del solitario astronauta, nos llevan a acompañarlo en las numerosas soluciones para sobrevivir en un mundo misterioso y desfavorable para la vida humana.

El otro lugar es la nave espacial, que regresa a la Tierra con los astronautas y que desconocen que su compañero, que creían muerto, está con vida. La tercera locación son los científicos en la Tierra que tratan, por todos los medios, de ir al rescate del solitario astronauta, enfrentando los problemas que, en la vida real, se producen.

Todo lo que se ve en la película se acerca bastante a la realidad marciana y espacial. El día marciano dura unos cuarenta minutos más que nuestro día terrestre, de veinticuatro horas. Para diferenciarlo del nuestro, el terrestre, se le llama “día solar”, acompañado de un número entero correlativo siendo, el “día solar 1”, el momento del descenso en Marte.

Como hay una gran distancia entre Marte y la Tierra, las comunicaciones radiales no son instantáneas y eso lo explican muy bien en la película. El final, que no lo contaré, es muy lógico y casi real en su desarrollo.

Sin duda alguna, recomiendo esta cinta que, quizás, logre algún Oscar por sus efectos especiales u otra característica importante que la hacen ser una película que debemos tener, en nuestras casas, en DVD.

 

Otras Columnas

El canto del cisne
Presta Oído
Zombi rock
Presta Oído
Cazando tesoros
Archivo Histórico
Agradecer y quejarse
Pilar Sordo
La historia de la pizza
Rodrigo Barañao
India 2016: su compromiso con el legado de Gandhi
Asia Dónde Vamos
FIDELIDAD
Monocitas
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación4+1+1   =