Tell Magazine

Columnas » Asia Dónde Vamos

EDICIÓN | Diciembre 2015

Feliz Navidad 2015

Por Sergio Melitón Carrasco Álvarez Ph.D. Profesor en la Universidad de Chile Director China & India Intelligence Reports smcarrasco@vtr.net
Feliz Navidad 2015

Los aeropuertos en diciembre tienen los colores de la Navidad. Pero también se percibe la adrenalina, tensión y aumento de la alerta y la vigilancia. En Europa, la dulce decoración navideña expresa, por un lado, el contento y la esperanza de un nuevo amanecer, porque Dios ha venido al mundo a habitar con nosotros. Pero, ya lo decía, las extremas normas de seguridad inquietan; cuesta sustraerse de la presencia de soldados pesadamente armados. Yo venía desde Nueva Delhi, de mi Conferencia sobre Indología que anuncié y expliqué en mi columna anterior, y eso fue lo que vi.

Y es que lo sucedido en París el fatídico viernes 13 de noviembre aún duele y estremece. En lo personal, y aparte de mi condena a todo hecho terrorista; de todas las horrendas imágenes transmitidas, la que me impresionó de manera especial, fue esa en que se veía salir por los túneles del Estadio atacado, a una ordenada columna de franceses que cantaban la Marseillaise. Me impactó la fortaleza de ese pueblo galo que no se dejaban amedrentar. Caminaban juntos, unidos, tratando de estar íntegros aún en un momento de confusión, decididos a no permitir que el caos los socavara y decayera. Esa estampa, era su expresión del triunfo ante la maldad que se había desatado con toda su furia en París. Esa imagen me llevó a modificar mi presentación a la Conferencia, a la que le añadí una introducción, que dice más o menos lo siguiente:

En Sánscrito, la raíz bhid, contiene la potencia lingüística que percibe y entiende lo que es el miedo paralizante. Todas las palabras derivadas de bhid, expresan conceptos destructivos: prabhidyam, bhiyam, y otras, son palabras que capturan realidades tales como “quebrar, destruir, dispersar”. En el Mahabharata, la gran saga de India, el personaje central que es Krishna le explica al príncipe Arjuna (el ser humano, la humanidad) cómo resistir los ataques del enemigo. Krishna le dice: “Mantente sereno joven Arjuna. Que tu espíritu no se quebrante, sino esté aplomado y unido todo tu ser en el Yoga. La frase usa el concepto bibishati, para significar “resistir el quebranto, no dispersarse, sino mantener la integridad”.

En los libros Arthashastras, que son los fundamentos de la jurisprudencia hindú, es común usar la palabra bhima, que quiere decir “violencia”, destrucción de lo que es armónico”; y nuevamente, en un contexto de recomendaciones para la buena vida social usa la palabra Yoga, que en los Dharmashastras expresa la idea de salud e integridad social.

La maldad, el Mal, el espíritu perverso está presente y atento a actuar en todas partes; invisible pero efectivo, busca confundir, subyugar y utilizar al ser humano, quien muchas veces convencido ciegamente con doctrinas destructivas, ataca y busca desmantelar lo que es bueno y armonioso. Lo contrario a esa acción que descompone y obstaculiza la vida es Yoga, la unión con el Ser Supremo. Yoga es la confluencia de la existencia para permitir el flujo vital hacia la máxima y más gozosa expresión. En cambio el Mal quiere esparcir el miedo, que paraliza y detiene ese fluir natural de la vida. La vida es organización, la fuerza contraria arrastra al desconcierto, a la anarquía, a la corrupción maloliente, a la desintegración. De esa manera, cuando la existencia pierde fuerza (shakti), se debilita, decae, finalmente se desintegra, y deviene la muerte.

Tal cosa fue lo que sucedió en París el viernes 13, y que aún no podemos olvidar. Sucede hoy en Chile, y en todas partes. Minorías que alteran la sana convivencia; grupos que con su acción incendiaria tratan de descomponer el todo social, quebrar las reglas, desmoronar el imperio de la Ley, deshacer el orden constitucional, acabar con lo que ha costado siglos, si es que no toda la civilización.

Han pasado muchos miles de años, y el consejo de Krishna a Arjuna está plenamente vigente: no vencerse al pánico, no entregarse al terror, nunca dispersarse sino mantener la unidad, la integridad. El valor de la integridad y de la Unión, es el legado de India a la Humanidad.

La Mente humana (Purusha) pareciera hoy dispersa, ambigua, promiscua. El pensamiento y la acción muestran incoherencia. Varios analistas entre los más lúcidos, han dicho que la política, la economía, las estructuras legales, se estremecen y decaen, y más de alguien ha dicho muy convencido que no hay ya nada que hacer. El horror, el caos, el desorden, se han hecho habituales. Mas, gracias a Dios eso no es cierto. Llega la Navidad, y el mensaje de Dios, da lo mismo si en la India o en Occidente, expresa lo mismo: Fe en que unidos, fuertes y bien inspirados, se vence el error, se disipan todas las tinieblas, nace la Luz y cada día si así lo queremos, amanece un mundo mejor.

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación4+2+7   =