Tell Magazine

Entrevistas » Mujer

EDICIÓN | Diciembre 2015

Liderando la inclusión

María José Escudero, Fundadora RONDA.
Liderando la inclusión

Convencida de que “ayudar te ayuda”, lema de la institución que preside, hace seis meses dejó la estabilidad laboral para dedicarse al servicio. Quiere que su hijo crezca en una sociedad mejor, sin segregación, con igualdad de oportunidades y para ello está dispuesta a dar la pelea.

Por Carolina Vodanovic G. / Fotografía Andrea Barceló A.

A los dieciocho años se independizó y, a falta de una carrera, estudió dos. Siempre de forma vespertina y trabajando durante el día para costear sus gastos. Fue asesora de inversiones en bancos, administradora de fondos y finalmente llegó al retail. Se convirtió en subgerente de negocios en Falabella, con una carrera prometedora. Pero había algo que no la convencía. A los veintinueve años, soltera y con  su hijo Lucas de siete, dio un giro brusco en su timón.

“Siempre había estado muy vinculada al área de servicio y en septiembre del año pasado empecé a trabajar en mí, comencé con un coaching. Quería entender qué era lo que realmente andaba buscando y retomé un sueño que había dejado pendiente meses atrás. Había visto un documental, en HBO, sobre un concurso de belleza para niñas en situación de discapacidad, Miss you can do it, y me propuse hacerlo en nuestro país.” Obsesa, como se describe, agarró el teléfono y logró dar con la fundadora de la institución americana, una mujer con parálisis cerebral que echó a andar el proyecto y que “no sólo ha logrado que las niñitas se sientan las más lindas, sino que, además, permitió que las familias generaran vínculos y se dieran cuenta de que no estaban solas, que tenían una sólida red de apoyo por parte de otras familias que estaban viviendo lo mismo”.

Fue entonces que descubrió que existía una institución nacional que había intentado hacer algo por el  estilo, pero que había tenido que congelar el proyecto por falta de fondos. “Con este propósito en mente, nos empezamos a juntar todas las semanas en mi casa y conseguimos que la Municipalidad de Las Condes nos facilitara el Parque Araucano. Enrolé a mi pololo, Luis Allendes, y también a un amigo, Carlos Fuentes, dueño de la agencia Panda. De ahí nos hablaron de un productor audiovisual, que vivía en situación de discapacidad y llegó Felipe Orellana. Somos cuatro fundadores y estamos juntos en esto”.

¿Por qué RONDA?
Carlos dio con el nombre, RONDA, que significa confiar, creer, tomarnos de las manos unos con otros e ir con una bandera. Todos emocionados entendimos que esto era mucho más que un concurso y hubo un giro. Igual hicimos la actividad en diciembre, levantamos fondos para el concurso y las actividades de verano de la fundación, pero siempre con un propósito mayor.

Hoy, RONDA es una fundación y su principal rol es asesorar en todo lo que tenga que ver con responsabilidad social inclusiva. “Juntamos gobierno, empresas y fundaciones y los unimos, independiente de que piensen distinto, pero mirando el objetivo mayor que es generar una real inclusión. Lo denominamos Efecto San Francisco, que implica abrazar las diferencias en nuestra sociedad sin segregación”.

¿Qué es ser inclusivo?
La inclusión consiste en mirar a todas las personas que tengan algún tipo de discapacidad, ya sea física o cognitiva; o a aquellas que sientan algún tipo de discriminación, ya sea por su color, edad, condición sexual, desde el ser humano, desde lo que ellos pueden ser y su potencial para tener las mismas oportunidades que todos. María José cuenta que el día en que conoció a Felipe Orellana, quien quedó tetrapléjico a los dieciséis años tras tirarse un piquero, cambió su visión respecto al tema. “Nos enseñó que lo que quieren las personas discapacitadas no es que les demos oportunidades como las que nosotros creemos; es que los empujemos y les digamos cojo, que les peguemos un palmazo, que los veamos como realmente son, sin ese filtro asistencialista y paternalista.

Creemos que la comunicación que hay de la discapacidad y la inclusión está desde la vereda de la culpa y RONDA es lo opuesto a eso, aquí no hay lástima. Queremos generar valor desde la diversidad, no buscar ser iguales porque eso nunca va a pasar. Y ese es el gran error que comete Chile”.

MÁS QUE RAMPAS

En enero recién pasado, RONDA fue invitada a la aldea verde de Lollapalooza 2014 y, como habían quedado desfinanciados con las actividades de verano, decidieron tocar la puerta de Costanera Center. Tras la reunión con la gerente de marketing, entendieron que podían y debían transformar a las empresas en inclusivas, desde su génesis.

“Hoy día, el 12,9% de los chilenos tiene algún tipo de discapacidad y esas personas no están insertas laboralmente. Creemos que si las empresas amplían su oferta laboral a este segmento y, en paralelo, también lo adoptan desde su ADN se generará un cambio real. Deben generar políticas de responsabilidad social inclusiva con espacios de accesibilidad universal, y no solo rampas de acceso, deben contar con un mesón de servicio al cliente cuya altura sirva para todo el mundo, con una ejecutiva que te pueda atender en lengua de señas si eres sordo, entender que el Braille lo comprende sólo un veinte por ciento de la población de ciegos, que hay otras tecnologías que son mucho más inclusivas. Todo esto es querer ponerse realmente en el lugar del otro desde la colaboración”.

¿Cuál es la labor que desarrollan hoy?
Lo que hemos hecho es ir a los líderes de cada industria y enrolarlos en esta visión, llamarlos a que abran puestos laborales, a que se transformen en accesibilidad, a que conozcan la realidad de sus propios empleados, porque muchas veces no tienen idea de que algunos tienen algún tipo de discapacidad. No lo saben, pues ellos no quieren contar que son sordos de un oído por temor a ser despedidos. ¡Esto es inclusión pura!

Convencidos de que este es el camino, a la vez que trabajan con las empresas, las van uniendo con distintas fundaciones y ONG, “para que hagan colaboración, no caridad”. Después de eso, vinculan al gobierno con las empresas a través del SENADIS (Servicio Nacional de la Discapacidad).

“Ellos crearon una figura para nosotros y para todas las fundaciones y ONG que se llama el “Círculo de Amigos de SENADIS” y RONDA fue la primera en entrar. Somos oficialmente promotores del sello Chile Inclusivo que mide a las empresas en tres banderas: accesibilidad universal, inclusión laboral y páginas web accesible”.

¿Cómo ha sido la respuesta de las empresas?
Ha sido lenta, pues aquí no aceptamos maquillaje y todo el cambio debe ser profundo, desde adentro. Trabajamos con los mejores en cada una de las aristas, vamos haciendo un seguimiento y mantenemos conversaciones eternas con los equipos de marketing y recursos humanos.

Creemos que la única manera de generar una real transformación es que todos ganemos. Lo que nosotros hacemos es preguntarle a la empresa qué cargo necesita y buscamos el tipo de discapacidad para ese cargo. No metemos gente para que queden tranquilos con su conciencia.

¿Tienen apoyo estatal?
El gobierno nos está dando un espaldarazo importante con proyectos de ley como la cuota legal, que implica que, en un tiempo más, todas las empresas que tengan más de cincuenta trabajadores deberán tener sobre un dos por ciento de su planta con personas en situación de discapacidad. Pero creemos que sería importante que el gobierno respalde a las empresas que abran puestos de trabajo desde el premio, para cambiar así el paradigma del castigo. ¿Por qué tenemos que esperar que haya una ley que sancione para empezar a cumplir? También hay conversaciones súper avanzadas para que exista la Subsecretaria de la Discapacidad, mal que mal, se trata del 12,9% de los chilenos.

UN CRISOL

Pero el sueño fundamental de RONDA apunta a algo incluso mayor: crear el primer centro de reinserción socio-laboral de Chile y de Latinoamérica, CRISOL.

“En Chile hay instancias maravillosas de rehabilitación, pero no hay ninguna especializada en reinsertar socio laboralmente a las personas. La idea es generar redes, colaboración; nos imaginamos una casa CRISOL, donde todos puedan llegar y entregar sus talentos al servicio de las personas. Queremos que sea también un espacio de cultura, de entretención, de colores, completamente opuesto al lado clínico de la rehabilitación. La idea es enseñarles a las personas a volver a sus vidas, a su día a día, y en paralelo actuar con la bandera de la inclusión para abrir nuevos espacios en la sociedad”.

¿Pretenden abarcar todo tipo de discapacidades?
En una primera instancia vamos a focalizarnos en la discapacidad física y cognitiva y queremos probar el piloto con estas dos temáticas. A través de un equipo multidisciplinario de fisioterapeutas, psicólogos y personas con discapacidad, vamos a apoyar a otras personas a reinsertarse. El foco va a la persona y a su entorno familiar y en paralelo generando apertura de mente en las empresas.

Fue Felipe Orellana quien vio este modelo en Europa. “Él vivió mucho tiempo en Barcelona y allá su discapacidad era menor. La ONU lo dice, la persona en sí no tiene ningún tipo de discapacidad, es su entorno el que la genera. En Chile esto se agrava, aquí vas a un bar y el baño no está adaptado. En Europa para que te den la patente tienes que tener el baño preparado. Así de simple”.

María José cuenta que en el último The Color Run, veinticuatro mil personas se pusieron la bandana de la inclusión e hicieron una partida simbólica, donde invitaron a otras doce fundaciones. “Todo lo que hemos hecho es para potenciar el sueño de CRISOL. Nos faltan recursos, tener socios y empresas que aporten a este sueño, pero queremos que se desarrolle con el ánimo que buscamos. Estamos pensando en una inclusión positiva, llena de colores y sin lástima en la mirada. Buscamos colaboración, no caridad”.

 

"La comunicación que hay de la discapacidad y la inclusión está desde la vereda de la culpa y RONDA es lo opuesto a eso, aquí no hay lástima. Queremos generar valor desde la diversidad, no buscar ser iguales porque eso nunca va a pasar”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación3+2+3   =