Tell Magazine

Espacio Inmobiliario » Espacio Inmobiliario

EDICIÓN | Diciembre 2015

Navidad a la chilena

Artesanía en pesebres
Navidad a la chilena

Mientras los árboles, las luces de colores y los viejos pascueros propios de las decoraciones navideñas responden a la tradición del hemisferio norte, los nacimientos son una magnífica oportunidad para dar ambiente a nuestros hogares con sentido e identidad nacional. Aquí algunas ideas ciento por ciento chilenas.

Por María Jesús Sáinz N. fotografía Andrea Barceló A.

Ni nieve, nidías cortos, ni noches frías. Nuestra Navidad se pasa en medio del calor y los niños revoloteando con sus regalos por terrazas, plazas y jardines. Sin embargo, los adornos que ambientan nuestros hogares suelen ser pinos con guirnaldas que simulan la nieve y luces de colores que se pierden en la luminosidad de los días de verano. Todos, salvo el pesebre, que además simboliza el corazón de esta celebración. Muchos heredados de generación en generación u otros que han llegado como regalo, por años han sido creación de artesanos y artistas de todo Chile, que han encontrado el tono perfecto para combinar tradición e identidad.

Como en el resto de los países de Latinoamérica, el pesebre llegó a Chile de la mano de los conquistadores españoles. Fueron las órdenes religiosas y luego los inmigrantes europeos quienes influenciaron estas imágenes. Sin embargo, desde los primeros albores de la patria el nacimiento de Jesús comenzó a representarse con personajes campesinos, vestidos de ponchos, sombreros tejidos, animales criollos y presentados en una ramada de paja. Hasta el día de hoy, por todo Chile se despliegan con sus materiales propios y sus características distintivas.

Para Rosario Balcells, fundadora del proyecto Chile a Mano, donde difunden artesanías inspiradas en los principios del comercio justo, es importante re valorar a los artesanos como maestros creadores, pues aunque está consciente de que la navidad es una fiesta universal, globalizada y atrapada por el consumo, también es en nuestro país una “celebración muy arraigada, donde los distintos pueblos han vivido esta fiesta representando el nacimiento en Belén con sus propios símbolos, materiales y recursos”.

Su invitación es a encontrar en la artesanía tradicional “una oportunidad para volver la mirada a lo esencial de la Navidad, poniendo la atención, más que en ese árbol recargado de objetos brillantes y luminosos, en la imagen de este nacimiento, que nos invita a que en nosotros puedan nacer cosas nuevas”, nos dice.

LA FUERZA

Hace ochenta millones de años la alteración de materiales volcánicos dio origen a una roca semipreciosa que, en 1993, fue declarada “Piedra Nacional de Chile”: la combarbalita. Como ya se sospecha por su nombre, es abundante en Combarbalá, región de Coquimbo, y utilizada con fines ornamentales desde los diaguitas hasta nuestros días. Los trabajos en esta piedra suelen describir la historia de la ciudad que la alberga, pero hay también nacimientos tan finos como hermosos. En www.rinconhuaso.cl, tienda de Adriana Hernández, se pueden conseguir en distintos tamaños y cantidad de piezas.

Todo el trabajo del artista Ernesto Durán está inspirado en la estética del norte de Chile. En su local del Pueblito de los Dominicos abundan las máscaras y figuras de arcilla y, entre ellas, un nacimiento que desarrolla hace años y que suelen llevar, sobre todo, los extranjeros. Así lo afirma Sandra Vilches, quien atiende el lugar y nos explica que la “inspiración de este trabajo y de toda la obra de Durán es recrear la memoria que prevalece de las culturas precolombinas”. En su obra se puede apreciar la sencillez del barro, los colores del norte y la honestidad en las formas.

Una alternativa clásica de la zona central es, sin duda, Pomaire. Retablos, sagradas familias, nacimientos completos con animales y otros inspirados en la estética mapuche, abundan en este pequeño pueblo de artesanos que se encuentra en la comuna de Melipilla. De tradición alfarera desde antes de la conquista, y siempre innovador, las figuras de tonalidad rojiza y superficie brillante, tan propias del lugar, han dado por años espacio a la imaginería religiosa navideña. Carolina Muñoz vive en Cabildo, región de Valparaíso, y desde los veintiún años que viene modelando la arcilla y confeccionando obras en cerámica gres. Como es propio de esta disciplina, elabora piezas utilitarias de mesa y cocina, pero también trabaja en estas fechas en la producción de nacimientos.

Aldo Buscaglia, de www.chileamano.com, conoce bien su trabajo. Nos dice que la obra en gres de Carolina “ha estado en varias tiendas y revistas en el circuito de la decoración, pues es un trabajo que tiene un sello distintivo que ha ido desarrollando con los años”.

LA DELICADEZA

Laura Ramos creció en Río Claro, en la región del Maule, donde tuvo sus primeros contactos con la lana. Luego sus estudios universitarios de diseño hicieron que descubriera su vocación por el telar y su talento para dar formas ingenuas y alegres a sus creaciones.

Sus muñequitas de lana la llevaron, en 2011, a obtener el Sello de Excelencia del Consejo de la Cultura y la UNESCO. Los nacimientos hechos a telar por esta artista se venden en www.chileamano.cl. El pesebre campesino sigue el estilo tradicional en un establo, pero con cada pieza hecha a telar y teñida con tintes naturales. La sagrada familia va en una carreta; una innovación que mezcla de manera perfecta la representación de la escena de Belén con lo más propio de las costumbres del campo chileno.

Las creaciones en fieltro de Ana Lagos de www.hebrasdelalma.cl están hechas en conjunto con el trabajo de mujeres mapuches de la localidad de Molco Alto, zona rural de Villarrica, región de la Araucanía, y entre muchas otras figuras, desarrolla pesebres. El primero lo hizo para ella y “como a tanta gente le gustó”, comenzó a hacer para vender, cada vez con más detalles y personajes.

Explica que hoy tiene una línea de nacimientos inspirados en los cuatro elementos: agua, tierra, viento y fuego. “También tenemos dos pesebres completos llamados natura y arcoíris, el primero con colores más pasteles y el segundo con tonalidades más fuertes. El último diseño que hemos hecho llamado pechipechi, que significa pequeño en mapudungun, ha resultado un producto estrella”. Pero si de delicadeza se trata, el trabajo a mano que realizan las tejedoras de Rari, en la región del Maule, se lleva todos los reconocimientos. Sus figuras realizadas en crin de caballo de color natural o teñido, son un clásico de la zona.

Sus artesanas, normalmente de edad, pueden demorar hasta tres meses en realizar un nacimiento que, lleno de detalles y precisión, es una verdadera obra de arte.

Es posible encontrarlos en la Asociación Maestra Madre de Rari, maestramadre@gmail.com, y en el local 42 del Pueblito de Artesanos de Los Dominicos.

En la tienda Cordillerana de la Fundación de Buenafe, www.cordillerana. cl, se pueden encargar pesebres realizados con hojas de choclo secas. Los hay de siete piezas, todos hechos a mano.

El material se humedece con un poco de agua tibia para ir dándole forma y luego se amarra con la misma hoja de choclo. Hay en tonos naturales y de color, y son propios del pueblo de Larmahue, en la comuna de Pichidegua, Región de O'Higgins.

 

Si de delicadeza se trata, el trabajo a mano que realizan las tejedoras de Rari, en la región del Maule, se lleva todos los reconocimientos. Sus figuras realizadas en crin de caballo de color natural o teñido, son un clásico de la zona.

Otros ESPACIO INMOBILIARIO

Parques urbanos
Perspectiva Urbana
EN SÃO PAULO
Espacios Arquitectura
» Ver todas los espacio Inmobiliario


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación3+5+3   =