Tell Magazine

Entrevistas » Deporte

EDICIÓN | Octubre 2015

Perfecta sincronía

Kelly Klober y Natalie Lubascher, nado sincronizado.
Perfecta sincronía

Son una dupla exitosa, pero sobre todo, son las exponentes de nado sincronizado que más difusión le han dado a su deporte. Activas en Instagram, Facebook y Twitter buscan promocionar entre las niñitas un deporte que mezcla belleza y bienestar.

Por María Jesús Sáinz N. / fotografía Andrea Barceló A.

Fueron las primeras deportistas chilenas en presentarse en el reciente Panamericano de Toronto. Debieron realizar su rutina con una cámara grabándolas a pocos centímetros y en medio de una transmisión televisiva en directo. Sin embargo, lejos de ponerse nerviosas, lo consideraron la mejor oportunidad para dar a conocer un deporte que en Chile no tienen aún las luces que ellas quisieran.

A meses de esta experiencia que las ubicó en el noveno lugar del continente, siguen firmes en el propósito de clasificar para los Juegos Olímpicos de Río y alcanzar las ansiadas medallas que, además, les brindarán el apoyo económico estatal que hasta ahora no han tenido.

Se les puede ver a diario en el Centro Acuático del Estadio Nacional, practicando en suelo y agua. Ahí hacen sesiones de preparación física, flexibilidad, pesas, contorsionismo, trabajo de natación y apnea, en largas sesiones que deben combinar con sus trabajos y estudios.

Mientras otras nadadoras se duchan y preparan en los camarines, ellas despliegan un arsenal de productos de belleza especializados para el agua y se maquillan frente al espejo mientras nos dan esta entrevista. Lo hacen para la sesión de fotos que realizaremos a continuación, pero tal como dice Kelly, “es también parte del ritual de este deporte”.

¿Les gusta maquillarse?
Natalie: Para nada. Nos saca de foco. Yo preferiría estar antes de las competencias como otros deportistas, que se preparan todo el rato elongando, concentrándose, visualizando la rutina… y nosotras, maquillándonos y preocupándonos de si un ojo quedó igual al otro.

Como parte de sus viajes, cuentan que en el mundial de Rusia pudieron constatar que en los países donde este deporte está más desarrollado había ocho maquilladoras para diez deportistas”. Con mucho sentido del humor —porque eso les sobra— cuentan que gracias a los tutoriales de Youtube han podido aprender todo lo que saben acerca de cómo arreglarse y que hasta el peinado se lo hacen entre ellas.

Es la imagen más clara de la falta de apoyo económico con que practican su deporte y de cómo, simplemente, no podrían seguir adelante si no fuera por sus familias y los apoyos de privados, que ellas mismas han conseguido gracias a su búsqueda incansable entre las empresas.

SINCRONíA

Kelly Klober era una niña de cinco años a la que le gustaba ver como su mamá, profesora de nado sincronizado, entrenaba en el Stadio Italiano a otra pequeña dos años mayor que ella. Esa nadadora, que con gracia se deslizaba en la piscina, era Natalie Lubascher, su actual compañera de dupla.

En ese entonces, la mamá de Kelly intentaba promover en su hija otras disciplinas con más apoyo, como la natación, pero para ella no había alternativas. En cuanto tuvo la edad comenzó a entrenar y en cuanto alcanzó la altura, a hacer dueto con su ídola infantil.

En 2013, y a solo dos meses de empezar a trabajar juntas, se presentó la posibilidad de participar en un panamericano de especialidades y sorprendieron a todos con una medalla de oro. Y sin pausa comenzaron a trabajar duro. Hoy no solo forman una dupla ganadora, sino además de mucha amistad y compañerismo.

“Rompimos para siempre con la idea de que un dueto lo forman dos niñas que solo hacen lo mismo y al mismo tiempo. Nosotras vinimos realmente a demostrar que somos una dupla, muy afiatada y con cosas en común”, dice Natalie, e invita a que las sigan en sus cuentas de Instagram (@kellynata) y en su página de Facebook, donde se les ve a diario entrenando, trabajando duro y, también, divirtiéndose con lo que hacen.

¿Es un requisito llevarse bien?
Kelly: No. Hay historias terribles de parejas que no se hablan. Piensa que hay veces que nos vemos doce horas al día y bajo estrés. Entonces es potente.

¿Cómo lo hacen?
Natalie: Las dos somos muy controladas. Antes de las competencias nos ponemos en modo zen, así que no nos traspasamos los nervios. Nos llevamos bien, sobre todo cuando estamos en el agua.

INSPIRANDO A NUEVAS GENERACIONES

Marcia Leite es la entrenadora de esta dupla. Brasileña de origen, lleva una vida en Chile formando niñitas en esta disciplina y librando su propia batalla por conseguir resultados en un deporte que no tiene ninguna tradición en el país. “La escasez de piscinas públicas ha hecho de este un deporte que se reduce a un pequeño grupo de clubes privados”, dice. Actualmente se practica en el Estadio Español (sólo para socios), Stadio Italiano, Club Médico, Universidad Mayor y Academia de Humanidades. También hay un equipo en Viña del Mar.

Por esta razón es que valora el aporte de Kelly y Natalie, que si bien están igualadas con la anterior dupla más exitosa que ha tenido Chile, han mejorado las puntuaciones y están entrenando a un nivel muy profesional para lograr grandes conquistas.

Tienen una oportunidad real de clasificar a Rio en el preolímpico que se desarrollará en algunos meses. Y es ahí donde ponen todas sus energías. Básicamente lo que quieren es abrir un camino para nuevas generaciones, porque tal como dice Kelly, “el nado es mucho nombre, entonces si nosotros no logramos buenos resultados, a las que vienen se les va a hacer más difícil llegar a unas olimpiadas”.

¿Lo recomendarían a niñitas que quieren iniciarse en algún deporte?
Natalie: Totalmente. Es un deporte que te ayuda a estar súper concentrada, a ser tolerante con la del lado, a ser equipo, y que te da mucha disciplina. En lo físico, es súper completo. Te aporta flexibilidad, fuerza y sincronía.

¿Hay que tener mucho control mental?
Kelly: La parte de la cabeza es súper importante porque te estás ahogando y tienes que sonreír. Te enseña que la cabeza manda. Natalie: También tienes que estar pendiente de muchas cosas al mismo tiempo: contar la música, estar preocupada de la formación en un equipo y ser capaz de improvisar si alguien en un levantamiento se resbala.

¿También tiene un componente estético?
Kelly: Totalmente. No deforma el cuerpo. Es muy favorecedor. Pareces más una bailarina que una deportista de alto rendimiento. Natalie: Además de que hay que transmitir y comunicar. No es sólo técnica. Las habilidades blandas juegan un rol importante.

 

"El nado es mucho nombre, entonces si nosotros no logramos buenos resultados, a las que vienen se les va a hacer más difícil llegar a unas olimpiadas”, Kelly Klober.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación2+9+9   =