Tell Magazine

Espacio Inmobiliario » Espacios Arquitectura

EDICIÓN | Septiembre 2015

EN VITACURA

PASAJE
EN VITACURA

Texto y Fotografía (1,6,7): Sacha Sinkovich, Arquitecto ( www.sachasinkovich.cl ) Fotografía: Gentileza de NOI Hotels

Próximo al Parque Bicentenario, y en una zona de tiendas, se ubica un hotel que recoge la particularidad de tener un doble frente: hacia una calle y una avenida.

Es a partir de esta dualidad que el proyecto propone unir ambas realidades a través de un trazo de porte urbano. Esto sin perder de vista que, en general, la hotelería en Chile propende a destacar una mirada contextualizada con el entorno natural del país. Como estamos en una ciudad, el conjunto ofrece la situación urbana en sus primeros niveles y una mirada desde lo alto para la cordillera y las cumbres vecinas, emparentados con la altura de los edificios contiguos. Por lo tanto existe un equilibrio visual de ajetreo versus calma. Es la condición de un “viajero” que le toca permanecer en la urbe, y acá se le da cabida.

Estamos de paso, no es nuestra casa, y debido a ello no hay una condición de encierro, sino de apertura, podemos entrar y salir cuando nos plazca. De hecho queda la sensación placentera de querer retornar al “estado límbico”, algo irreal, especialmente considerando que la vorágine de la ciudad está a un paso de distancia.

Dos maneras construyen el proyecto: el puente y el tamiz. El puente es la medida de cómo nos distanciamos en nuestro caminar, mientras que el tamiz es el modo cómo nos distanciamos visualmente.

El primer puente marca el traspaso por el acceso principal, fisura que interrumpe la fachada de quiebra-vistas de madera, con un foso de cascadas que no solo ilumina el subterráneo, sino que además recoge el sonido del agua cayendo, repiqueteo que se transmite a las instancias inferiores de reunión y descanso, entregando una atmósfera especial. Aquello que desde fuera parece sólo un umbral, en rigor es un portal a un pasaje.

Pasado el puente, la estrechez nos conduce al pasaje, abierto hacia lo alto, completando la totalidad del conjunto y un gran vacío longitudinal por donde cruzan otros puentes menores. Acá no hay pasillos, sino que corredores descolgados al vacío y pasarelas que nos tamizan la vista a la ciudad. Los puentes individualizan el trajín propio del hotel, y los habituales pasillos ocultos se hacen vivos y también se posicionan como miradores de la ciudad.

En cuanto al tamiz, la idea de filtro exterior, se replica en los interiores comunes, donde se cuelan las vistas a través de otros objetos, generando la sutileza necesaria para otorgarle espesor a la luz. Asimismo, y en el interior de las habitaciones, notamos que el tramado de madera de la fachada filtra la luz, pero a la vez otorga la privacidad de la urbe.

En el subsuelo, la relación del tamiz y su calidez se invierte, de modo que la madera y el ladrillo se traslada a las paredes, suelos y cielos, tratándose de recoger el máximo de luz por los ventanales. Ya no es el lugar de tránsito, sino de introspección y análisis, lugares de los eventos, reuniones y congregación. La calidez recoge la permanencia, mientras que la frialdad apura el tránsito.

En los subterráneos existe otra variedad de puentes, no sólo de comunicación, sino que dejan en exposición, a la vez que privilegian la doble altura de los recintos, en una especie de vivencia geográfica interior, libre de las ataduras de los muros y otorgando la sensación de libertad.

Este proyecto logra el equilibrio de urbe y naturaleza, destacando el tránsito a otra realidad, configurado como un pasaje entre paisajes. Transitamos y mutamos, dejamos de ser ciudadanos para convertirnos en viajeros, y nuestro entorno es correspondido por medidas generalmente destinadas al vehículo, y que acá le hacen gala al peatón.

FICHA TÉCNICA: Arquitecto: Jorge Figueroa y Arquitectos Asociados (www.jfarquitectos.cl/) / Cálculo estructural: Enzo Valladares y Asociados / Construcción: COVALCO / Mandante: Inmobiliaria Nueva Córdova S.A. / Año de construcción: 2009 / Superficie construida: 13.300 m2 / Superficie terreno: 2.700 m2 / Ubicación: Avenida Nueva Costanera 3736, Vitacura / Materialidad: Pino Oregón, celosía de madera en fachada, piedra (enchape muros), hormigón a la vista. / Programa del hotel: 87 habitaciones, salones y salas de reunión, restaurante, bar, lounge, spa (www.noihotels.com).

 

Otros ESPACIO INMOBILIARIO

Siempre verdes
Espacio Inmobiliario
» Ver todas los espacio Inmobiliario


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación1+7+1   =