Tell Magazine

Entrevistas » Mujer

EDICIÓN | Junio 2015

Tras la cámara

Paulina García Varela, directora de cine y psicóloga
Tras la cámara

Aunque es muy difícil hacer cine en Concepción, Paulina García ha conseguido darle una salida a su pasión. Eso sí, combinándolo con la entrega de conocimientos a las nuevas generaciones.

Por Soledad Posada M. fotografía Sonja San Martín D

“La Escuela de Cine de Chile, fundada en 1995 por los cineastas Carlos Flores Delpino y Carlos Álvarez Pineda, se convirtió en el primer centro de estudios especializado que apostó por la búsqueda y enseñanza de nuevos realizadores en un periodo que estudiar cine, en Chile, era considerado sólo un acto de rebeldía e inmadurez. El desafío era claro, sí se puede hacer cine en Chile, se pueden filmar ideas y también historias, y para eso sólo se necesita práctica”, esta es la definición que Wikipedia tiene de la Escuela de Cine de Chile. Paulina García perteneció a la primera camada de estos estudiantes, sin embargo, no fue un “acto de rebeldía e inmadurez”, al contrario, ella ya venía de estudiar su primera carrera, sicología en la Universidad de Concepción, y de haber trabajado en hospitales y consultorios por cuatro años. Lo que habla de una decisión pensada y que siempre esperó su momento para ser concretada. “Cuando salí del colegio (1985) no había estudios de cine en Chile, y no tenía ninguna posibilidad de irme afuera“, indica Paulina. “Como siempre quise cine, estudié Sicología, porque era la carrera que me iba a permitir hacer guiones y entender la conducta humana, el cómo funciona el personaje. Adquirir conocimiento técnico y científico para llevarlo al cine”.

TRAYECTORIA

Después de trabajar cuatro años como sicóloga, por motivos personales, se fue a Santiago, y en 1996 estudió en la recién abierta Escuela de Cine de Chile. Tuvo clases con los experimentados: Ricardo Larraín, Nelson Villagra, Orlando Lübert, Patricio Guzmán e, incluso, asistió a charlas de Alejandro Amenábar. Ahí se tituló como realizadora cinematográfica mención directora de cine.

Al titularse obtuvo una beca del gobierno italiano para estudiar en la Università degli Studi di Roma III, donde tomó cursos, como historia del cine italiano, teatro y teoría del lenguaje cinematográfico. Ahí conoció al galardonado director de cine Matteo Garrone (dos Grand Prix en el Festival de Cannes), y a los grandes del cine de ese país.

En 2001, vuelve a Chile, ya había nacido su hijo Jesús, quien da un vuelco en las prioridades de Paulina. “Dejé standby el cine y me dediqué a mi hijo”.

Desde el 2002, viaja intermitentemente a Roma, luego a Isla Negra y Viña del Mar, haciendo diferentes trabajos en video.

Regresa a Concepción el 2006. Dicta clases electivas de cine a diversas carreras de la Universidad Católica de la Santísima Concepción y, paralelamente, hace cortometrajes en plasticina y talleres de stop motion. “Estoy en mi fase de evangelizar y mostrar lo que hace un cineasta”, aclara. También hizo programas de TV, documentales para Canal 9 y la Municipalidad de Concepción y Hualpén, como La Jane Fonda, con Los Tres; y para SERNATUR, dos temporadas de Sabores del Biobío, en 2013 y 2014.

ROCK EN BIOBÍO

Este año dirigió, con su productora Moonfilms, una mini serie de TV de quince capítulos de diez minutos, denominada Rock en Biobío: sonidos de exportación, apoyada por CORFO y con agente operador COPEVAL.

Las grabaciones de esta mini serie se realizaron en Inglaterra, Chile, Suiza, Francia e Italia.

Actualmente, se ve por Canal 9 Regional, los sábados en horario prime. El 18 de julio comenzó la segunda temporada.

“En la miniserie se narra la historia de cómo en otras partes del mundo se escuchan y conocen a nuestros famosos músicos nacionales, emprendedores e innovadores, que son reconocidos en la industria musical, tanto nacional como internacional, tales como Álvaro Henríquez, Titae Lindl, Pablo Álvarez, Cantareman, Los Insolentes, Julia Smith y otras bandas de la región”, explica Paulina.

¿Cómo nace tu afición por el cine?
Lo traigo en el ADN. Mis padres fueron actores, mi abuela pintora y mis bisabuelos músicos. Viví en un ambiente artístico desde que nací y después de 1973, con el apagón cultural enorme que existió, empecé a consumir todo lo que podía a nivel audiovisual, ya sea a través de la televisión o el cine. Veía todas las películas que podía y aprendí cómo la realidad supera a la ficción. Entonces, empecé a amar el cine de una forma increíble, a necesitarlo, a disfrutarlo desde siempre y ha sido siempre el amor de mi vida.

¿Qué sientes al dirigir?
Esto siempre estará condicionado a quien diriges… por eso es que depende si son actores, audiovisuales, músicos, pintores u otras sensibilidades. Lo que no puedes perder de vista es la entrega. “Me encanta dirigir, siento que entrego energía y de esa forma invento y creo. Siento que estoy transfiriendo conocimientos, experiencia y que estoy dando directrices que permiten generar una sinergia mayor que se materializa en lo que el espectador ve en la pantalla”.

¿Qué tipo de película sueñas con hacer?
Me gustaría hacer una película que cuente cómo se hace una película. Algo parecido a La noche americana, de Francois Truffaut.

INDUSTRIA CREATIVA

¿Cuáles han sido las mayores dificultades para concretar tus metas?
Posiblemente, estar en un lugar donde la industria cinematográfica es escasa y no se destinan recursos a levantar mayores inversiones en el ámbito cultural. Estar en una ciudad en la que hay carencia de escuelas de arte, de música, de teatro y cine es un poco difícil, ya que la industria creativa no es tan valorada como uno quisiera.

¿El motor de tu vida?
Mi hijo Jesús, un adolescente de trece años. El mundo del cine, ¿es más difícil para las mujeres? No creo. Hay que ser creativo/a ciento por ciento y eso no tiene diferencia de género, es transversal. Incluso puede que sea más fácil para las mujeres, si lo miras por el lado de las áreas blandas y la sensibilidad.

¿Cuál es la recompensa en tu labor académica?
Esa parte de mi vida es muy bella, porque estoy constantemente rodeada de gente joven que de verdad ama el cine y que sintoniza conmigo. Me desafían a mantenerme al día consumiendo mucho material audiovisual, ya que me exigen saber qué pasa en la industria cinematográfica global, nacional e internacional.

¿Concepción tiene potencial para hacer cine?
Tiene las mejores locaciones. Río Biobío, mar, naturaleza, vida musical. Los personajes de esta ciudad no los encuentras en ninguna otra parte.

¿Cuáles son esos personajes?
Me refiero a los artistas, como músicos, actores y personajes de las industrias creativas, que tienen un sello especial. Los artistas de Concepción son únicos.

¿Cuáles son tus proyectos futuros?
Quiero seguir haciendo miniseries. Me gusta, sobre todo hay que seguir contando historias de músicos, de las bandas, de lo que hacen en esta región. Los músicos son unos actores increíbles. Trabajar con ellos es un verdadero lujo.

 

“Me encanta dirigir, ya que siento que entrego energía y de esa forma invento y creo”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación1+6+2   =