Tell Magazine

Entrevistas » Cultura

EDICIÓN | Mayo 2015

Colores para el alma

Umana Diseño
Colores para el alma

Artesanía, energía, diseño, tendencias y colores se mezclan en accesorios únicos y exclusivos. Una familia ligada al arte encontró en la orfebrería el espacio perfecto para reunirse, crear y compartir. Hecho por mujeres y para mujeres.

Por Mónica Stipicic H. / fotografia Andrea Barceló A.

Una psicóloga, una diseñadora y una artista. Una madre y sus dos hijas. Tres mujeres con alma creativa que hace cinco años decidieron darle rienda suelta a sus talentos y buscar una forma de vida que se acomodara a sus intereses y a sus necesidades de independencia y libertad.

Bárbara Rautenberg, Katalina y Begoña Hoyos son Umana Diseños, una marca dedicada a la orfebrería y la creación de joyas étnicas, de accesorios únicos, artesanales y exclusivos. Cada una en su propio taller y con sus propias manos fabrica aros, collares y pulseras que combinan los metales nobles con las fibras y son capaces de hacer piezas que resaltan materiales como lana, cuero, mostacillas y telas con piedras y diseños innovadores.

Aprendieron del ensayo y error. Tenían una historia familiar ligada al arte y un talento evidente, pero no quisieron tomar clases ni aprender formalmente porque no querían que nadie les dijera cómo hacer las cosas. Comenzaron en ferias de emprendimiento, vendiendo en peluquerías y universidades y rápidamente fueron dando el salto a bazares y ferias de diseño. Hoy son número fijo en grandes eventos como Taconeras o Ropero Paula, venden grandes cantidades al por mayor, distribuyen en tiendas por todo Chile y en el extranjero y organizan ventas en sus propias casas. Y no pretenden salir de ese circuito porque, aunque les han ofrecido instalar una tienda, no quieren perder su esencia artesanal ni mucho menos esclavizarse.

¿Cómo definirían la línea de trabajo que las inspira?
Katalina: Tenemos una base que es lo étnico, pero cada una maneja sus tiempos y sus propios estilos. Begoña: Eso nos permite tener variedad para los diferentes públicos. Mi mamá se enfoca mucho más en las señoras, nosotras pensamos más en las jóvenes, aunque para el público es imposible diferenciar qué cosa hace cada una. Pero nos interesa entrar también en diseños más clásicos, incorporando perlas por ejemplo, lo que tiene una muy buena recepción.

La mamá se dedica full a los collares y pulseras y las hijas hacen de todo, pero con mucha fuerza en los aros, que son el sello distintivo de la marca Umana. “Cuando vamos a una feria llegamos con cinco mil aros y ese es nuestro enganche, lo que más se vende. A pesar de la competencia que puede haber en lugares como esos, ya nos hemos hecho conocidas como “las chiquillas de los aros” y vendemos muchísimo”, dice Katalina.

Se sorprenden de lo conocidas que se han hecho a pesar de tener un perfil bastante bajo. La gente las va a buscar, las contacta para gestionar visitas y muchos llegan a las ferias sólo por ellas. “Nos llena el alma como nos felicitan cada vez que ven nuestros productos”, dice Bárbara.

Cada pieza que diseñan es un universo y en él se mezclan formas y texturas novedosas: textil, lana, cuero, macramé, fieltro, crochet. Además del instinto, Begoña reconoce que su formación como diseñadora de vestuario influye en esa línea. “Lo aprendí mientras estudiaba y me fasciné con el tema, de hecho mi examen de título fue sobre la base de tejidos en mostacilla, privilegiando la mezcla de colores y materiales”.

Cada una tiene su propia técnica. Mientras Bárbara imagina un collar y no deja de trabajar hasta que lo termina, Katalina es más visual; mira los materiales, los toca y comienza a mezclarlos hasta que resulta algo, a partir de lo cual desarrolla una línea y trabaja en series pequeñas, de diez o quince unidades. Begoña, en cambio, es la más “teórica” del grupo. “Primero estudio, navego, busco tendencias internacionales, me fijo en lo que se usa en colores, largos y tamaños y empiezo a mezclarlos con mis propias ideas. Entonces dibujo, porque todos mis diseños parten por un dibujo. Me gusta trabajar series grandes, de trescientas unidades”, dice.

ACCESORIO Y ARTE

Para ellas no es fortuito que se hayan juntado tres mujeres, de una misma familia, con la formación y la historia que las precede. La psicóloga, la diseñadora y la artista conviven claramente en este espacio. “Tenemos el plus de combinar estos roles, por ejemplo, entregándole un valor terapéutico a nuestras creaciones. Asesoramos a nuestras clientas por colores, las piedras que mejor funcionan para cada una, las energías contenidas en los metales. Y al mismo tiempo, hacemos asesoría de imagen, recomendamos diseños para cada tipo de rostro, piedras según los coloridos, porque nos importa que todas se vean bien”, dice Katalina.

Reconocen que podrían crecer mucho más. Y están en la etapa de pensar con calma los próximos pasos a seguir. Saben que necesitan una buena web para promocionar sus productos y quizás para vender en línea, pero también las asusta avanzar en eso. “Tenemos un poco de miedo de mostrar lo que hacemos, porque la copia es muy fuerte en este negocio. Hemos pensado hacer catálogos, incluso con códigos para las ventas al por mayor, pero nos preocupa ese tema”, explica Begoña.

Mientras tanto, participan activamente en las ocasiones que tienen para interactuar con sus compradoras. “Estamos convencidas de que lo que nosotros vendemos no es sólo un adorno, es mucho más que eso. Es algo que uno carga, con energía, nobleza y exclusividad. Muy reconocible en estilo, forma y trabajo”, sentencia Katalina.

 

“Tenemos el plus de combinar roles, entregándole un valor terapéutico a nuestras creaciones. Asesoramos a nuestras clientas por colores, las piedras que mejor funcionan para cada una, las energías contenidas en los metales”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación5+4+9   =