Tell Magazine

Espacio Inmobiliario » Perspectiva Urbana

EDICIÓN | Mayo 2015

Copy-Paste

Copy-Paste

Copy, paste... enter, enter, enter, enter, enter, enter, enter, enter...y así, tantas veces como las capacidades del terreno lo permitan.

José Pedro Vicente Arquitecto. Magíster en Arquitectura Pontificia UC. Santiago. www.josepedrovicente.cl

Se proyecta un modelo de casa que calce con la mayor cantidad de potenciales clientes y, luego, se repite una al lado de la otra, tan cerca como lo permita la norma, importando que quepa una más, por sobre las condiciones de orientación que resulten tener.

Es necesario destacar que esta proliferación de unidades habitacionales conlleva grandes desafíos. Por ejemplo, cada una de las casas —por muy cerca que estén— podrían enfrentarse a distintas condiciones de suelo. Tema que no se sabe a ciencia cierta, hasta no comenzar con las excavaciones, por lo tanto, la sabia improvisación es esencial. Por su parte, la accesibilidad y circuito vial que logra repartir a los cientos de usuarios, tiene que ser tan eficiente como segura. El proyecto debe evitar lugares húmedos en invierno y demasiado calurosos en verano, encontrando la justa medida para que sean medianamente confortables. El cumplimiento de la normativa, sus respectivas interpretaciones para conseguir el objetivo, economías de escala, definición de medidas para los recintos en relación con las dimensiones de los materiales, el esfuerzo por compensar la aplastante presencia de muros, hormigones, ladrillos, estucos, calles, veredas, rejas y panderetas con algo de verde, son algunos de los complejos desafíos que significa las expansiones urbanas como estas.

Pese a todo este gran trabajo, la arquitectura conlleva algo más que el simple oficio. Frente a esto, el mexicano Jaime Fernando Cruz, psicólogo, máster y doctor en arquitectura, señala que “al realizar esta acción, más que construir muros, techos, puertas y ventanas, el arquitecto construye lugares en los que vivirá un hombre, una familia, una sociedad, los cuales no se constituyen sólo por los ladrillos de las paredes, sino también por los anhelos, experiencias, deseos y todas las manifestaciones culturales del hombre” . Es decir, los proyectos —en este caso de viviendas— no solo deberían responder a una funcionalidad, norma y restricciones, sino también, a una experiencia que enriquezca la calidad de vida. Llevando esta idea a un escenario simple y doméstico, si diseñamos un quincho o una asadera, junto con presentar las condiciones para que se cocine la carne, su forma debe conseguir la convivencia. La amplia y variada gama de anhelos, aspiraciones, expectativas e ilusiones referentes a la recreación, deberían ser resueltas.

Por su parte, el psicólogo José Töpf sostiene en sus investigaciones que cada persona, y grupo de ellas, posee su propia conducta que le hace comportarse de forma particular y distinta. Si bien hay patrones que se repiten, jamás se desenvolverán o interpretarán los espacios de la misma manera. Sus documentos son bastante más amplios y complejos, sin embargo, para efectos de esta columna, la moraleja es que tenemos tantos tipos de usos, comportamientos y costumbres como cantidad de compradores, los que, paradójicamente, terminan encerrados en un mismo modelo de casa... de las que se constituyen solo por los ladrillos de las paredes, sin identidad.

 

Otros ESPACIO INMOBILIARIO

Un camino sin retorno
Espacio Inmobiliario
Más y mejor infraestructura
Espacio Inmobiliario
Tendencia que cautiva
Espacio Inmobiliario
MUSEO PELÉ
Espacios Arquitectura
Romántico y pastel
Espacio Inmobiliario
» Ver todas los espacio Inmobiliario


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación9+7+7   =