Tell Magazine

Agenda » Arte

EDICIÓN | Abril 2015
Capital Cultural

La transformación sociocultural que nos entrega la educación, es un tema digno de reflexión. En un estudio al respecto, se proponía hacer el ejercicio de recrear un árbol genealógico en una familia tradicional chilena, con una data histórica de cincuenta años.

La investigación proponía ver cuál había sido el real ascenso sociocultural en tres o cuatro generaciones sucesivas de miembros de esas familias que habían recibido formación universitaria de manera completa, titulándose en sus respectivas carreras y ejerciendo sus oficios de manera constructiva para aportar a nuestra sociedad.

Debemos recordar que el acceso a la educación para nuestras hijas y mujeres recién fue un tema que se presentó, con poco éxito, en los años sesenta, con un poco mejor matrícula en los setenta y ya de manera más equitativa desde los ochenta. ¿Cuántas familias entonces tienen más de tres generaciones con formación universitaria, en nuestro país?

La cifra es dramática, sólo un diez por ciento de la población actual es tercera generación de padres universitarios. Esta conversación la repetí con mi hija que está estudiando obstetricia en segundo año, yo soy profesor universitario y su abuelo cursó estudios de administración.

Luego replicamos este modelo de capital cultural, a todos nuestros más cercanos y solo llegábamos a un máximo de dos generaciones completas. Claro que siendo fieles a este estudio norteamericano,se declaraba que recién la cuarta generación aspiraría a un aumento de su capital cultural, por medio de la gestión del conocimiento.

Mi padre nació en 1922 y entonces mi hija entendió que solo sus hijos darán este verdadero salto, pero nos demoraríamos casi cien años.

OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación2+9+4   =