Tell Magazine

Columnas » Rodrigo Barañao

EDICIÓN | Abril 2015

Cambio de hora y la laguna Aculeo

Chef / rbaranaog@gmail.com
Cambio de hora y la laguna Aculeo

No es el tema del cambio de horario lo verdaderamente importante, sino la responsabilidad de cuidar el agua y la luz en cada uno de nuestros hogares, enseñándoles a nuestros hijos con el ejemplo. Y eso es pura conciencia, justamente lo que le faltó a mi gran comunidad de la laguna de Aculeo.

Qué bueno que no se cambió la hora este año, un clásico desde 1968, cuando a don Edison Román —quien trabajaba en esa época en la comisión de sequía— se le ocurrió esta brillante idea de cambiar horario. Ya existía en otros países, pero con el fin de alargar la luz del día. Si tienen buena memoria, el invierno era bastante más largo y mucho más lluvioso. Ahora, con suerte, dura junio, julio y agosto, a lo que se suma una escasez de agua mucho mayor a la de 1968.

Desde mi punto de vista no es el tema del cambio de horario lo verdaderamente importante, sino la responsabilidad de cuidar el agua y la luz en cada uno de nuestros hogares, enseñándoles a nuestros hijos con el ejemplo. Y eso es pura conciencia, justamente lo que le faltó a mi gran comunidad de la laguna de Aculeo, que significa “lugar donde llega el estero”. Voy hace más de cuarenta años a esta maravillosa laguna que en algún momento cubría hasta la calle para llegar a Rangue.

El agua sobraba, los deportes acuáticos eran un espectáculo, pero se comenzó a poblar y nadie tuvo la conciencia de la escasez de agua que se podría generar, regando tremendos jardines con agua del lago, a lo que posteriormente se sumó la sequía.

Aculeo depende solamente de aguas lluvias, es un lugar para conservar y disfrutar del entorno, los altos de Cantillana, el bosque de Robles en las cima de los cerros, las excursiones a caballo que hacemos en familia es todo un paraíso a sólo cincuenta minutos de Santiago.

¿Qué pasó que no nos preocupamos de cuidar el agua? Para qué decir la basura en las calles, falta de reciclaje, hay poca fiscalización en las construcciones que terminan botando escombros y material a las orillas de lago. Es una pena ver la sequía que se está viviendo. Nunca, en mis cuarenta y cinco años, había visto tal tragedia. En el verano nos fuimos caminando a la isla que está frente a nuestra casa, algo insospechado. Y si sigue así se podrá llegar a la segunda isla caminando, además de encontrarse con millones de botellas, bolsas, escombros, zapatos, latas etc

¿No saben que Aculeo es lugar protegido por la biósfera mundial? Tendrán que pasar cinco años de lluvias intensas para recuperar el nivel del lago. Ojalá que las autoridades correspondientes logren desviar algún canal o río de las localidades cercanas y así volver a ver este lago maravilloso lleno de agua y con su flora y fauna correspondientes. Cómo olvidar esos muelles llenos de familias, pescando en invierno o verano. Rescatemos Aculeo cuidando el agua, la luz y el medio ambiente.

No nos sirve el cambio de horario, sirve la conciencia de cada uno de nosotros para cuidar no solamente Aculeo, sino también nuestras calles, nuestro entorno, nuestra cordillera.

Los invito a compartir la receta de la Pili (nacida y criada en Rangue), quien trabaja con nosotros por más de quince años en Aculeo y quien ha sido testigo de cómo vamos perdiendo dicho sector.

Podrán ver imágenes de la laguna por internet y se sorprenderán.

Aprovechen el no cambio de hora con esta exquisita receta.

Mechada con tallarines:
2 kilos de ganso
3 salsas de tomates
6 tomates maduros
1 litro de vino tinto
1 litro de agua
1 pimentón rojo
Laurel, orégano, azúcar, sal

Llevar a la olla todo junto por dos horas, posteriormente moler la salsa que queda en la olla. Cocinar los fetuccinis al dente, agregar un trozo de carne, salsa y queso parmesano sobre la pasta. Acompañar con un buen Carmenere. ¡Salud!

Nos vemos el siguiente mes.

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación2+7+6   =