Tell Magazine

Columnas » Presta Oído

EDICIÓN | Abril 2015

El guión perfecto

Por Marcelo Contreras
El guión perfecto

M ientras a Foo Fighters los cambiaron, a comienzos de año, del Estadio Nacional a la Pista Atlética porque no habían vendido nada —llegaron menos de veinte mil personas a su show de enero—, el ascendente astro británico Ed Sheeran saltó del teatro Caupolicán, donde caben cinco mil asistentes, al mismo recinto donde el grupo de Dave Grohl debió contemplar amplios vacíos. El concierto, fijado para el 23 de abril, se puede leer como una nueva cachetada al rock por parte del pop, enésima prueba de que las audiencias juveniles están más conectadas con el género que privilegia la inmediatez y la ligereza.

A los veinticuatro años, Ed Sheeran es un fenómeno de carrera envidiable, con un guión prácticamente perfecto trazando su biografía. Su primer material llamó la atención nada menos que de pesos pesados como Elton John y el actor y cantante Jammie Foxx. Se hizo amigo de la súper estrella Taylor Swift que lo llevó de gira, y ha ganado Brit awards (los Grammy ingleses) y también un Ivor Novello, que reconoce a las grandes plumas musicales del viejo imperio. Con apenas dos discos (+ de 2011 y x de 2014) ha alcanzado ventas de platino tanto en su país como en Estados Unidos.

¿Cómo es su música? Por ahora un catálogo de grandes habilidades —canta increíble—, pero sin mayor rúbrica. Puede ser un intérprete tierno de guitarra acústica, invitar al baile según los manuales de Pharrell Williams, o coquetear con la ferocidad hip hop de Eminem. Juega en esos terrenos sin que ninguno parezca definitivo. Su destreza artística refleja esa cultura de los concursos de talentos en televisión, donde semana a semana aspirantes a estrellas deben interpretar un género distinto. Es el formato el que lo domina, y no al revés, como debiera ser.

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación9+9+2   =