Tell Magazine

Entrevistas » Deporte

EDICIÓN | Noviembre 2014

Bendito accidente

Geraldine Hart-Vorobyoff, masificadora de hockey
Bendito accidente

El hockey llegó a su vida sin proponérselo y, en cada episodio, toma un protagonismo inesperado. Desde los ocho años, esta profesora de educación física vive, respira, cae y renace en torno a este deporte. Afirma que su camino personal y profesional no ha sido fácil, pero hoy está convencida de que, en esta ciudad, su desafío es educar, integrar y crear proyectos para que el hockey deje de ser una disciplina de elite.

por Verónica Ramos B. / fotografía Patricio Salfate T.

Cuando cursaba tercero básico en el colegio The Grange School, la malla curricular exigía a las niñas practicar hockey y a los niños; rugby. Primero fue seleccionada en el grupo C y con el tiempo comenzó a ascender, hasta llegar al grupo A. Su posición en la cancha siempre fue al arco, pues su profesora de entonces así lo decidió y hasta el día de hoy, Geraldine Hart-Vorobyoff (41) lo agradece.

Estudió acuicultura en la Universidad Andrés Bello. Dos años le bastaron para darse cuenta de que lo suyo era la pedagogía en educación física y se cambió a la Universidad Educares. Hizo clases en diferentes colegios británicos, entre ellos, el Bradford, Craighouse, Orchard, Greenhouse y St. Andrew School.

Entre viajes, estudios y clases, el hockey siempre estuvo presente. Jugó por el grupo de exalumnas del Grange en el equipo Old Girls y entrenó a las chicas del Sport Francés. Hasta ahora, Geraldine forma parte de la Federación Panamericana de Hockey (PAHF), lo que para ella significa un paso para lograr un espacio en la Federación Internacional (FIH). “Sueño con estar a los ochenta años en un cargo vitalicio en el hockey y que todo este aporte tenga sus frutos”.

Un difícil período se cruzó en su vida, hasta que, en el 2013, Geraldine decidió regalar todas sus pertenencias y se vino con lo necesario a La Serena. Con la apertura del colegio Amazing, a la “Miss G” —como le dicen sus alumnos— se le dio la oportunidad de cerrar un ciclo e iniciar una nueva etapa. Desde entonces, forma parte del departamento de educación física de este establecimiento, donde además es la profesora de hockey de las alumnas que cursan, desde primero básico hasta segundo medio.

¿Con esto, el hockey sigue siendo protagonista en tu vida?
Absolutamente. El hockey llegó como un accidente a mi vida a los ocho años y aquí estoy. Vine a hacer clases de educación física y este deporte se ha dado de manera circunstancial.

¿Tu trabajo es encantar a las chicas con un deporte poco conocido?
Algunas se encantan y otras se desencantan, pero es parte de la formación. Yo siempre les digo que las horas de deporte son tan válidas como las otras asignaturas. Mis padres nunca me dijeron que no podía entrenar para dar prioridad a mis estudios y eso tiene que ver con la autodisciplina y la autorregulación de cada uno.

¿Sientes que hoy los padres subestiman a sus hijos, en cuanto al deporte?
He tenido malas experiencias al respecto, porque he visto lo que algunos padres generan en sus hijos. Los anulan, sienten que no son capaces y no dan la posibilidad de que los chicos puedan autorregularse. Los castigos frecuentes son, por ejemplo, no ir a una práctica y ¡eso no puede ser! El niño debe aprender a ser disciplinado en todos los aspectos de la vida.

¿Qué principios transmites a tus alumnas?
La perseverancia, la disciplina y la justicia. Lo más probable es que mis alumnas digan que soy pesada, exigente, vieja, etc., pero nunca dirán que soy injusta.

¿Qué resultados esperas de ellas?
Yo no quiero sacar chicas master en hockey, lo que quiero es que egresen del colegio sabiendo de este deporte y a las que sí les gusta, continúen.

¿Y en qué lugar queda la competencia?
Lo que me interesa, hoy, es el proceso de formación. Va a llegar un minuto en que se me va a exigir la competitividad, pero en este momento estoy viendo las falencias y fortalezas.

¿Cómo ha sido ese camino, hasta ahora?
Las alumnas han superado con creces mis expectativas y estoy más que feliz. Esto me pasa con las chicas del colegio y ahora con la rama de hockey del Seminario Rugby Club. Siento que hay entusiasmo y ganas, es decir, todo lo que pretendo provocar.

HOCKEY PLAYA

Cambiar la percepción que tiene el común de la gente, respecto al hockey es uno de los anhelos que Geraldine se ha propuesto en esta zona. Por esta razón, es que se autocalifica como masificadora. “Me encantaría ver a las chicas caminando con palos y pelotas al colegio, al club o en la Avenida del Mar y poder decir “esto ya se disparó”. Cuando vea eso sentiré que todo este proceso valió la pena”.

¿Algún proyecto en mente?
Generar torneos de hockey en la playa y para eso necesito tiempo. Ahora, para crear un proyecto así tendría que incluir el segmento argentino, porque en Chile no se juega hockey playa.

¿Sería entonces, un espectáculo deportivo?
La Serena sería un excelente espacio para realizar este tipo de actividades. La idea es invitar equipos con experiencia e integrar a las chicas que juegan en esta región, porque con el poco tiempo que llevan podrían perfectamente enfrentarse a este reto.

¿Y tu desafío personal?
Educar gente para que desarrollen iniciativas y que se interesen por crear más plazas en esta zona. Potenciar la inquietud en otras personas para que formulen ideas y proyectos en torno al hockey. Mi objetivo es sumar e integrar, porque esto, indudablemente, genera más competencia y oportunidades.

¿Otra área para masificar el hockey es, también, tu nuevo negocio?
Con Mauricio Flores, exalumno y profesor de educación física en Chillán, nos asociamos en una minipyme. El concepto es la venta virtual de indumentaria de hockey, elaborada con materia prima nacional. En cada producto va impreso el nombre de algún personaje que ha sido importante en mi vida deportiva: entrenadores, deportistas o gente que ya no está y que dejó una huella.

¿La idea es potenciar la venta en regiones?
Así es, porque si queremos masificar este deporte en provincias, también debemos dar la posibilidad de que puedan adquirir el vestuario a precios accesibles. La tienda virtual está en Facebook y se llama La Chueca Hockey.

CASADA CON EL RUGBY

Mientras ella integraba el equipo de hockey en el Grange, sus amigos y compañeros lo hacían en el rugby. Afirma que le tiene cariño a este deporte y que, incluso, forma parte de su sustento. En el 2000, hizo un curso de masoterapia en Pucón y esto le permitió trabajar un tiempo con deportistas individuales y con equipos de rugby. “Esta técnica me ha entregado herramientas que he podido complementar a mi conocimiento como profesora. Lo que yo practico es una terapia más preventiva y con un menor tiempo de recuperación”.

¿Gracias a la masoterapia llegaste a Seminario Rugby Club?
Conversando con Patricio Ramírez, que es el entrenador de este equipo, surgió la idea de integrarme al club como masoterapeuta. Estoy con ellos desde abril de este año y la verdad es que por primera vez me siento acogida por un equipo de rugby.

¿Así surge la idea de formar una rama femenina de hockey?
Les propuse la idea de integrar a sus esposas, hijas, pololas, madres y hermanas en esta rama del club y les encantó. Ellos solicitaron un espacio para entrenar en el colegio Seminario Conciliar y partimos en agosto.

¿Cómo ha sido esta experiencia?
¡Excelente! Formamos equipos sub 10, 14, 16 y mayores de 18. El entrenador es Guillermo Ramírez y yo soy la “metiche”. Mi rol es encaminar, pero no me aguanto y me meto en la cancha y opino igual.

¿Pero no sientes que eso es válido?
Es que no debería, porque el entrenador es Guillermo y lo hace muy bien. Pero me he dado cuenta de que no puedo evitar dar mi opinión y lo hago, porque lo que sé de hockey es gracias a mis alumnas. En todo este trayecto, lo que a mí me engrandece no son los resultados, sino el proceso de formación que he inculcado en mis niñas.

¿Fue una buena decisión venirte a La Serena?
Siento que Dios me está encaminando de la manera correcta. Hoy estoy mucho más preparada para todo y en esta ciudad me he sentido muy confiada y segura. Amo mi trabajo y soy muy afortunada, porque mi deber es ser un aporte, a través del hockey.

 

“Lo que a mí me engrandece no son los resultados, sino el proceso de formación que he inculcado en mis niñas”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación8+4+1   =