Tell Magazine

Entrevistas » Café con

EDICIÓN | Noviembre 2014

“La actuación es mi pasión”

Teresita Reyes, actriz
“La actuación es mi pasión”

por Maureen Berger H. / fotografía Vernon Villanueva B.

Dicharachera y carismática como siempre, pero con varias decenas de kilos menos, la actriz nacional, Teresita Reyes (66), hoy le saca partido a su lado sexy en eldía a día, pues en televisión continúa aceptando los roles que vengan: “no tengo problemas con seguir haciendo de nana, de hecho me encanta”, afirma quien nació y creció en Osorno, bajo la atenta mirada de sus abuelos maternos. Pasó de estudiar en un colegio de monjas alemanas estrictas en el sur a otro más relajado en Santiago, donde pudo desarrollar su personalidad y su lado lúdico. Al egresar, entró a derecho y tomó talleres de teatro en la Universidad Católica, pero a través de los años se fue quedando con la actuación, “descubrí que este es el mundo que amo, que es mi pasión”, dice la actriz que muy joven se casó con el empresario Jorge Yacaman y se convirtió en madre de cuatro hijos. Conversamos de estos y otros temas tras su participación en el XII Encuentro: Mujeres en el Chile de Hoy, el Mundo del Trabajo y sus Desafíos, organizado por la Cámara Regional del Comercio de Valparaíso (CRCP) en el Casino Enjoy de Viña del Mar.

¿Cómo eras de niña?
Muy histriónica, en mi casa había una habitación enorme con el guardarropa de mis numerosas tías y yo ahí me volvía loca jugando. Me ponía los tacos, sombreros y vestidos, armaba un escenario en el patio e imitaba a la Sarita Montiel.

¿De qué manera entraste a la televisión?
Gracias a la escuela de teatro, donde desde primer año me tocó actuar con tremendas actrices como Bélgica Castro o Anita González, ¡yo estaba en llamas! Y en segundo año entré a programas infantiles en el Canal 9 de la Universidad de Chile, junto a Anita Reeves, Jorge Cruz y Armando Navarrete, en tiempos en que yo era una pergenia (ríe).

¿Con tantos hijos, pensaste en dejar tu carrera?
No, siempre me la jugué y nunca rechacé ningún trabajo. Hice de asesora del hogar por años, ¡ya tengo un magíster en el rol de nana! (ríe), de lo cual me enorgullezco, pues he aprendido muchísimo y ninguna me ha salido igual. De hecho, siento que el papel que me hizo más conocida fue Imelda en Machos. Esa nana comprensiva y rellenita que guardaba muchos secretos y sufría por la familia Mercader.

¿Esa vez fue cuando te fotografiaste desnuda, cierto?
Sí, pero verme así no fue lo que gatilló el desear operarme para bajar de peso, sino lo que me comentaron mis compañeros de la teleserie Machos y, en especial, Jorge Zabaleta, que un día me dijo: “quiero hablar contigo, porque en la mañana te vi en la tele y tengo miedo de que te pase algo”. Mi salud cambió rotundamente después de bajar los cincuenta kilos que tenía de más.

¿Aconsejas a otras chilenas que se hagan la misma operación?
La verdad es que no, yo aconsejo que las chilenas sean felices. El ser gorda no es un pecado y no tiene por qué frenar los sueños de nadie. A mí no me los frenó, yo me operé solo porque estaba enferma, pesaba 117 kilos, tenía pre diabetes, hígado graso, era resistente a la insulina y mi glicemia estaba altísima.

¿Cómo fue la transición de la antigua Teresita a la actual?
Debo decir que este cambio me devolvió la salud, me permitió reencontrarme con mi sexualidad, sensualidad y mi femineidad que estaba bien escondida. En la calle me gritan ¡rica! y yo les pido que me lo digan de nuevo (ríe). En lo laboral hubo un tiempo en que no me llegaban ofertas de trabajo, como que no encajaba con esta nueva figura. Pero pronto los directores se adaptaron y me dieron roles de cuica regia venida a menos, de mala o el de la peculiar Nina Abdalha, la abogada árabe en El regreso de TVN. Además, me llamaron para Lupita, la segunda teleserie que hará Mega, donde solo sé que seré la mamá de la protagonista.

Siempre haces roles más cómicos ¿te costó ser la mala en Esperanza de TVN?
Sabes que me encantó hacer de Carmen, la empleada que odiaba a la protagonista. Y, curiosamente, la gente en la calle no cambió conmigo, siguieron expresándome su cariño. Aunque solo me rogaban que no fuera tan perversa con la pobre Esperanza.

¿Has tenido un buen 2014?
Claro que sí, con harto trabajo. Recién en octubre se viralizó un video que hice y se llama La campaña del miedo, de la productora Efecto Moral, que a través de la ironía toca temas como la violencia y los bombazos que nos han afectado. He participado en varias películas de chiquillos de escuelas de cine y en Alma, filme en pleno rodaje. El cine me encanta y estoy abierta a todo lo que me ofrezcan, pues no soy regodeona para nada (ríe).

 

“Mi salud cambió rotundamente después de bajar los cincuenta kilos que tenía de más”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación3+6+8   =