Tell Magazine

Columnas » Sabella

EDICIÓN | Octubre 2014

Sabella, Carrera y Antofagasta

María Canihuante Vergara
Sabella, Carrera y Antofagasta

Andrés Sabella, el antofagastino por antonomasia, el creador del término “antofagastinidad”, definido por él mismo como “el amor integral por Antofagasta, nuestra tierra”, siempre recordaba los grandes hitos, las fechas importantes. No podemos, en la senda sabelliana que hemos emprendido, dejar esta tradición que el poeta nos legó.

Hace algunos días, se cumplieron sesenta y cinco años del fallecimiento de Armando Carrera, el creador del conocido Vals Antofagasta. En una LINTERNA DE PAPEL, Andrés relata:

El 17 de septiembre de 1949, la música chilena se llenó de tristeza. A mediodía, Armando Carrera, el autor del vals “Antofagasta”, entraba al silencio. Lo anunciaron las radios y se sintió que se había trizado una alegría. ¡Nunca más se escucharía a Carrera en la romántica evocación de las viejas melodías!

Y Andrés nos cuenta, en sentidas palabras, el triste momento en que dan a conocer tan infausta noticia en un local nocturno de Santiago.

En el “American Bar”, de Bandera, en Santiago, nos juntamos varios antofagastinos, esa noche, y tras las primeras honras al 18, el bandeonista Ángel Capriolo, pidiendo silencio, habló a la concurrencia del músico que nos dejaba. Por un instante, Armando se unió a nosotros. Dulcemente, la orquesta tocó el vals “Antofagasta”. La pista de baile permaneció solitaria y en penumbra. Concluida la pieza, vino un silencio largo.

Y también cuenta cómo nació este vals, que nos identifica como antofagastinos:

Un amor desgarrado inspiró su vals. Todo Antofagasta lo cantó y lo bailó. Este vals se bailó en el mundo entero. Tal vez por la gran dulzura que los enternece. Carrera, al partir a Valparaíso, en 1917, decidió llamarlo, sencillamente “Antofagasta”, prueba de su gratitud de hombre y de artista para la ciudad que lo formaba. La letra le fue puesta por un poeta anónimo de la pampa, quien se la envió a Carrera, sin imaginar que de esta alianza surgiría lo que es, sin disputa, el verdadero Himno de Antofagasta”.

Pero Andrés, eterno contador de historias, personaje importante de la bohemia santiaguina en la década del cuarenta, nos relata en otras columnas:

Era un 14 de febrero. Un grupo de antofagastinos residentes en Santiago, nos concertamos para celebrar tan importante fecha de la ciudad añorada, nuestra ciudad. Nos reunimos en “El Rosedal”, un conocido lugar de baile. Y, coincidentemente, el pianista era también antofagastino. Le pedimos que tocara nuestro Vals “Antofagasta”. Lo cantamos a voz en cuello, ante la mirada desconcertada de los otros parroquianos. Nos salió tan lindo, que pedimos a la orquesta que lo repitiera. Lo volvimos a cantar y volvió a salir hermoso. Pedimos la repetición y lo cantamos ¡17 veces!

Y, bueno, si estamos hablando del vals Antofagasta, nada mejor que conocer la letra de nuestro vals:

“ANTOFAGASTA”

¡Oh!, Dulce amor mío                       
Dancemos este vals,
Y olvida las penurias
que solemos dejar.

Hay momentos en la vida, en que el alma se turba
Seducida por el huracán de mi querer,
¡Oh!, Qué mala estrella pueda yo tener
Aún no comprendo este mal.

Siempre nunca olvides
Al hombre que te amó,
Al que con voz sonora
Amores te juró

Por qué habré nacido para tanto padecer
Esta mala estrella quiero yo romper,
No hay remedio para mí,
Para calmar mi sufrir /Mejor quiero morir

Quieres pues, que desconfíe ya Mas, qué haré yo
De las caricias que mal me jurabas tú, Sin poder olvidar,
Para que de este modo, yo Olvidar la mujer amada
Pueda implorar tu falso amor. Hasta su último adiós.

Siempre cantamos sólo el principio. Es un justo homenaje a Armando
Carrera el conocer toda la canción, quien, aunque no era antofagastino,
nos dejó este hermoso legado: un himno que nos identifica.

Sabella, el poeta mayor, dedicó poemas, libros, columnas y revistas a nuestra
ciudad. Entre estas últimas, damos por ejemplo Antof, creada por Andrés.

Así, en el tiempo, el recuerdo y nuestro patrimonio, se unen tres letras

“A”:
ANDRÉS, ARMANDO Y ANTOFAGASTA.

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación8+5+6   =