Tell Magazine

Agenda » Música

EDICIÓN | Agosto 2014
Naked Tunes

Quinientas copias en vinilo. Es lo prometido. Un detalle romántico… para colección, dirán los “apitutados” de siempre o el fanático más aguerrido que logre conseguir uno, pues seguro que se agotan. La pregunta que viene es: ¿por qué? Una primera explicación trataría de hallar méritos en el disco en sí, en la obra artística que encerraría. Pero musicalmente hablando, no hay nada muy llamativo. Hay quienes desean ver en este disco una vinculación con el soul que, francamente, sorprendería a sus cultores.

Desde este punto de vista, Naked Tunes gana el adjetivo de incalificable, a lo cual más de algún parcial del ex prisionero asentiría con una sonrisa. No queda claro, sin embargo, si la mantendría cuando se observan las condiciones vocales de Jorge González, aquí Leonino. Y es que, tan sabido es que González carece de voz, que es un alivio que ahora escoja melodías más reposadas y hasta tonos susurrantes que nos muestran a un González lo suficiente dúctil para dejar atrás las arrítmicas estridencias y destemples de sus cuerdas vocales. Lamentablemente, lo que gana en misericordia para sus escuchas lo pierde estrepitosamente en dicción inglesa… mala elección; ahora que reside en Berlín, quizá la fonética alemana le acomodaría mejor. En resumen, ¿mérito artístico del disco? ¡Next!

Una segunda explicación sería que el disco tiene el atractivo de la extravagancia, del divertimento… en definitiva, de lo exótico y lo raro. Para los que disfrutamos con Tren al Sur y tantas otras memorables composiciones que ya forman parte de un imaginario colectivo que debe ser una espada de Damocles sobre la cabeza de González, esta vuelta de carnero no pasa de ser algo sensacionalista, pero demasiado carente de contenido… Entonces, si se acaban las quinientas copias de vinilo, bien se podrían acabar diez mil. Los incondicionales de Jorge González harán lo suyo, los buscadores de rarezas contribuirán, hasta los iconoclastas bregarán por unos cuantos para sus piras. Los que aprecian el arte y la música, sin embargo, dejarán este disco pasar. ¿Y Leonino? Bueno, Leonino se quitará el disfraz y Jorge González recibirá sus derechos y con su tradicional mueca de fastidio y desdén, caminará “bajo los tilos”.

OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación5+3+2   =